Octubre en casa y en el jardín

Octubre en casa y en el jardín

Lola - marketera enganchada al bricolaje

Ficha escrita por:

Lola - marketera enganchada al bricolaje

12 fichas consejo

Depende del año y el lugar, octubre puede ser un mes aún bastante cálido o, por el contrario, la antesala de un frío invierno.  La caída de las hojas, sobre todo si el otoño comienza lluvioso, será la nota dominante del jardín y de los parques. Se recogen los frutos de otoño, se plantan los bulbos para tener flores al año siguiente y las resguardamos con lonas o en un invernadero. Ya tenemos a buen recaudo los muebles de jardín y las barbacoas y la piscina cubierta con una lona.  Dentro, al calorcito del hogar, al final de mes se preparan las calabazas para Halloween o se demuestran las dotes culinarias. 
Ver radiadores eléctricos

Aunque las mañanas son cada vez más frescas, el huerto en octubre es generoso e invita a recoger las frutas y verduras de otoño. Hasta mediados de mes, puedes plantar plantas de fresa en tierra rica, y en las regiones con inviernos suaves, puedes plantar habas y también coles, lechugas, alcachofas y bulbos de primavera. Las plantas que soportan mal el frío se pueden trasplantar y poner a cubierto en un invernadero o en el interior. Los gladiolos, las dalias, las crocosmias, las cannas, las begonias tuberosas... Los bulbos que dieron ya sus flores pueden desenterrarse y guardarse en un lugar seco y aireado, como el sótano o el garaje, para volver a plantarlos la primavera siguiente. Se pueden plantar camelias, magnolias, acebos y otros arbustos de hoja perenne, así como todos los árboles frutales en contenedores, además de pequeños frutos. Entre las cosechas y las últimas plantaciones, también es un buen momento para esparcir estiércol y sembrar abono verde en las parcelas libres.

El “veranillo de San Miguel”, de final de septiembre, trae los últimos calores y da paso al encanto otoñal. En el jardín y en las zonas arboladas una gama de colores efímeros, pasando por el ocre, los amarillos y los anaranjados lo inundan todo. Y día tras día, conforme el clima va haciéndose más inclemente, los árboles se deshojan y los restos de sus copas cubren el suelo que, tanto los empleados municipales, como los particulares se esfuerzan por barrer. 

La última siega, la escarificación del césped, la protección de las plantas en los invernaderos, la poda de los setos y arbustos… mantienen ocupados a los propietarios de jardines, y saben que octubre es al otoño, lo que abril a la primavera.

Según la región, tu tolerancia al frío y tu motivación, la llegada del otoño pone fin a los almuerzos en la terraza, las barbacoas y las tardes de baño. Octubre atrae a los poetas y a los amantes de la contemplación, aunque para otros, la llegada del día de Todos los Santos anuncia la tristeza otoñal y el invernaje de la piscina, que idealmente tiene lugar cuando la temperatura del agua se reduce los 12°C de forma constante. 

Ya no se ven ni chuletas ni chorizos en las barbacoas porque éstas se apagan, y muchas se tapan con fundas. Los amantes de las fiestas en la terraza, tendrán que salir cubiertos o equiparse con una estufa de exterior, aunque no sea tan ecológica como la leña. Los rezagados, que desde la primavera lo han dejado para el día siguiente, pueden aprovechar los últimos días de bonanza para el mantenimiento de las casetas, o de los postigos, si los hubiera en las ventanas de tu casa. 

Aunque a la mayoría no nos guste, el último fin de semana de octubre se cambia la hora para pasar al horario de invierno. La noche se adelanta y se encienden antes las luces en casa y en los lugares de trabajo. Según el frío, habrá que comenzar a poner la calefacción, al menos algún radiador o alguna estufa. 

A riesgo de repetirnos, los LED consumen un 90% menos que las bombillas halógenas y un 60% menos los fluorescentes compactos, una bomba de calor ahorra un 50%, los radiadores de inercia un 10%, y la diferencia entre una caldera de gas antigua y poco eficiente y una más reciente es de un 20% menos en la factura. Se trata de pequeños ahorros para ir llenando el cerdito, y ponen de manifiesto un mayor confort térmico. 

Es bien sabido que cuando llega el mal tiempo, es difícil salir de la cama por la mañana. ¿Pero, por qué? ¿Necesitas hibernar? ¿Cuando te levantas aún es de noche? Es un poco por las dos cosas. Aunque el Hombre sea menos peludo que un oso y mucho más grande que una marmota, es un mamífero cuyo comportamiento también está influido por la estación. Así que elige bien la ropa de cama, para hacer de tu dormitorio una guarida cálida y confortable, y no te resistas a la llamada del edredón nórdico. Además, todos somos víctimas, antes o después, de la falta de sueño, así que ¡aprovechemos los primeros fríos para reparar esta carencia!

Para el aficionado al bricolaje, el mes de octubre es parecido a septiembre: comienza el tiempo de aprender nuevas habilidades y dar un pasito más en las que ya se han adquirido. Es el momento perfecto para convertir el garaje, en un taller o hacer de esa habitación que tienes llena de trastos, un santuario para hacer tus manualidades. Hay que decir que el mal tiempo del otoño favorece los trabajos en el  interior y afrontar proyectos de todos los niveles de complejidad. ¿Y tú? ¿Qué va a hacer esta próxima temporada?    

Las gallinas puede verse desde un piso como algo muy lejano o, desde mucho más cerca, podrían considerarse un miembro más de la familia, una máquina de hacer huevos ecológicos y estiércol de calidad, las aliadas para reducir los residuos de la cocina o el ingrediente de un buen caldo.

Si cuentas con espacio suficiente, un gallinero es atractivo, tiene un toque rústico y es divertido para los niños. Pero antes de instalar uno en tu parcela, ten en cuenta la cantidad de trabajo que supone y pregunta en el ayuntamiento, no sea que exista alguna normativa que lo impida. Puede que a tus vecinos no les guste el cacareo, y aunque las gallinas no requieren tanta atención como un perro o un gato, hay que mantener el gallinero en perfecto estado y alimentar a las ponedoras.   

No todo el mundo va a tener la posibilidad de  criar gallinas, pero quizá sí de tener un pájaro o de recibir la visita de algunos de ellos. Te adelantamos aquí una guía que se anticipa a los meses de invierno:

Y si lo que en realidad tienes es un problema con los pájaros, concretamente con las palomas, también puedes consultar la siguiente guía para saber cómo ahuyentarlas:

El programa de todo el año, mes a mes 

Dispones de una guía para cada mes del año, aquí tienes las siguientes: 

Ver radiadores eléctricos

Ficha escrita por:

Lola - marketera enganchada al bricolaje, 12 fichas consejo

Lola - marketera enganchada al bricolaje

Hace 30 años caí, como por casualidad, en el sector de la distribución de bricolaje y jardinería y descubrí un mundo apasionante. Durante todo este tiempo he podido aprender y practicarlo (no todo lo que quisiera). Y siempre he tratado de compartir y ayudar a otros a que se enganchen al DIY, tanto como yo lo estoy.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea