Cómo podar un árbol

Cómo podar un árbol

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

La poda permite eliminar la madera muerta, equilibrar las ramas y controlar la altura y volumen del árbol. La poda de los árboles se realiza generalmente durante el período previo al reposo vegetativo, cuando la savia empieza a fluir más lentamente. Esto suele ser durante el otoño, aunque en algunas especies es mejor podar a finales de primavera o principios de otoño para una mejor cicatrización.

Características importantes

  • Motivos para podar un árbol
  • Herramientas y materiales necesarios
  • Poda paso a paso
  • Consejos para la poda
Ver las herramientas para talar ramas, matorrales, etc

A diferencia de como ocurre en la poda de frutales o de setos, la poda de los árboles, se realiza normalmente sobre las ramas más grandes. Pero siempre debe ser realmente necesaria para evitar traumatismos en el árbol. Las principales razones para realizar una poda son:

  • Respetar la legislación vigente ; recordemos que el propietario del árbol debe cortar las ramas que crecen hacia casa del vecino;
  • eliminar las ramas que crecen en dirección a cables eléctricos o instalaciones comunitarias (siempre y cuando la rama tenga un determinado grosor);
  • cortar ramas muertas, antes de que se desprendan por sí solas;
  • recortar ramas rotas que pueda originar por ejemplo, una tormenta.
  • reducir la altura de un árbol, que queda expuesto a ráfagas de viento.
  1. Elegir un período adecuado para realizar la poda de los árboles.
  2. Seleccionar las ramas que es necesario podar.
  3. Cortar las ramas de manera limpia y precisa.

Saber hacer 

Tener unos conocimientos mínimos de la anatomía y fisiología de los árboles es una ventaja: distinguir una rama sana de una enferma, o reconocer un chupón. También es necesario conocer la morfología de los árboles sobre los que se va a intervenir, para poder realizar una poda respetuosa con su silueta natural.

La utilización de herramientas como una sierra o unas tijeras de podar no plantea dificultad alguna. Pero para cortar ramas grandes puede ser necesario el uso de una motosierra. El trabajo se dificulta si es necesario podar a una cierta altura. En tal caso, es recomendable utilizar herramientas de poda extensibles o recurrir a una empresa de jardinería especializada.

Tiempo de realización

De 1 a 2 h, dependiendo del tamaño del árbol.

Número de personas recomendado

1 persona

Herramientas y consumibles

Equipo de protección individual

  • Guantes de protección;
  • calzado de seguridad;
  • gafas de protección;
  • casco antiruido;
  • casco con protector del mentón o de uso forestal;
  • ropa de manga larga;
  • equipo específico para poda en altura (arnés, cuerdas, etc.).

**Esta lista no es exhaustiva: el equipo de protección individual debe adaptarse a cada situación de trabajo.

Ver el catálogo de ManoMano
Sierra de poda

1. Elija el período adecuado para podar los árboles

El período de poda es importante para que las heridas que ocasionaremos al árbol sanen rápidamente y no lo debiliten. La poda se realiza tradicionalmente durante el reposo vegetativo; la operación es más sencilla cuando el árbol carece de hojas (por lo menos en los de madera dura) y por lo tanto es más sencillo ver bien las ramas.

Sin embargo, es posible podar a finales de primavera o principios de verano ya que se ha comprobado que la cicatrización es más rápida y segura en estas épocas. Evita el inicio de la primavera, ya que los cortes provocan un abundante flujo de savia, y el final del verano para que el frío y las heladas no afecten a los brotes nuevos que aparecerán.

Es recomendable realizar diversas podas a lo largo de varios años que una única poda severa, cortando muchas ramas una sola vez. Eso podría ser traumático para el árbol. Lo ideal sería actuar sobre árboles jóvenes, podando ramas de pequeño diámetro, anticipando así la forma que le queremos dar.

2. Seleccionar las ramas a podar

  • Poda todos los brotes que aparecen en la parte baja, cerca de las raíces y todos los chupones que aparecen en el tronco o en ramas viejas;
  • elimina las ramas muertas, o rotas;
  • elimina las ramas mal orientadas (hacia el suelo o en dirección hacia el centro de la copa), además de aquellas que se cruzan;
  • corta las ramas que se forma en el centro de la copa, para facilitar la penetración de la luz;
  • reduce las ramas laterales muy desarrolladas para conservar el porte o la forma natural del árbol;
  • corta las ramas secundarias con crecimiento vertical, manteniendo las que las sostienen;
  • reduce la longitud de las ramas más altas para evitar que crezca demasiado.

3. Cortar las ramas de manera limpia y precisa

Podar una rama en 3 etapas 

En una rama de más de 4 cm de diámetro, aplicaremos la técnica de poda en 3 tiempos (técnica de doble muesca). Esta técnica permite evitar que una rama, al ceder bajo su peso, rasgue parte de la corteza que le sigue. Estos son los pasos a seguir:

  1. A 20 cm del tronco o de la rama de soporte, debajo de la rama que se va a cortar realiza un corte con la sierra (o con una motosierra si el grosor de la rama lo requiere) a una profundidad equivalente a 1/3 de su diámetro.
  2. A algunos centímetros del primer corte de sierra realizado cortad la rama hacia abajo; la rama se romperá formando un tocón.
  3. Corta el tocón respetando el ángulo de corte. Es necesario realizar un corte oblicuo pero no demasiado cerca del tronco. Esto permitirá que el árbol forme un cordón alrededor de la cicatriz. Operando de este modo, evitaremos la formación de nuevos brotes.

Masilla o pasta cicatrizante: una práctica controvertida

En el pasado, se solía recomendar la utilización de pasta cicatrizante en cualquier corte con un diámetro superior a los 2 cm. Sin embargo, esta práctica se ha cuestionado en las últimas épocas ya que esta capa de material cicatrizante atrapa microorganismos patógenos y mantiene calor y humedad, que son condiciones indispensables para la aparición de hongos.

Sin embargo, sigue siendo habitual el uso de pasta o masilla cicatrizante en árboles frutales para combatir enfermedades y se recomienda en determinados árboles más sensibles, como el tilo, el álamo y el cerezo.

  1. Mantén tus herramientas de poda bien afiladas para realizar cortes limpios y rectos. Desinfecta las tijeras de poda con lejía o alcohol cada vez que cambies a un nuevo árbol para evitar la transmisión de posibles enfermedades.
  2. Las podas deben realizarse siempre de manera que el árbol mantenga una silueta armoniosa.
  3. Recuerda que el corte de una rama de gran tamaño requiere atarla al extremo de una cuerda para que otra persona la acompañe y dirija su caída. Pide ayuda si lo necesitas.
Ver las herramientas para talar ramas, matorrales, etc

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea