¿Cómo alimentar a los pájaros en invierno?

¿Cómo alimentar a los pájaros en invierno?

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Con el frío, a los pájaros les resulta mucho más complicado alimentarse, pero no por ello dejan de buscar comida. Si les aportamos algo de alimento, les ayudamos a pasar mejor esta estación difícil para ellos y a reducir su tasa de mortalidad. Os dejamos esta guía para saber cómo alimentar a los pájaros en invierno.

Características importantes

  • Comederos
  • Emplazamiento
  • Periodos de alimentación
  • Tipo de alimentación
  • Aportación de agua en bebederos
Ver nidales y comederos

La única estación en que los pájaros necesitan un aporte alimentario es en invierno. El resto del año son muy capaces de encontrar su propia comida. Podemos empezar a alimentarlos a principios de invierno o cuando llegue el frío, a partir del mes de noviembre aproximadamente.

Debemos dejar de llenar los comederos a finales de invierno o a partir del mes de marzo. Lo que sí es muy importante es continuar estos aportes de de comida durante todo el invierno una vez hayamos empezado a alimentarlos.Se acostumbran rápidamente a esta ayuda, y si dejamos de añadirla, podrían morir.

El hambre hace que olviden la prudencia, y no dudan en acercarse a las casas en busca de alimento. Será una buena ocasión para observar de cerca a estos pájaros que difícilmente podremos durante el resto del año: pinzones, jilgueros, abubillas...

Ver el catálogo de ManoMano
Comederos

Lo mejor es observar qué especies de pájaros están en nuestro entorno, a fin de adaptar el tipo de comida más apropiado en función de sus necesidades. Algunos pájaros se alimentan en el suelo, sobre el que se posan, como ocurre con los merlos y los petirrojos.

Otros prefieren los alimentos que encuentran en altura o sobre una percha o comedero colgante, como los carboneros, que realizan auténticos números de equilibrista suspendiendose de los árboles para alimentarse de bayas.

Lo más sencillo es conseguir una mezcla de semillas para pájaros silvestres. Estas mezclas contienen semillas de distintos tamaños, por lo que podremos alimentar a distintos tipos de pájaros: girasol, cardo, maíz, mijo, trigo, cebada y otras.

Si vuestro modelo de comedero no dispone de una tolva de reserva, es mejor no añadir más comida de la que sean capaces de consumir en 24 horas. Limpia regularmente los comederos, así como su emplazamiento; los excrementos de las aves pueden transmitir enfermedades.

Alimentos a elegir preferentemente

Las semillas de girasol son uno de los mejores alimentos básicos, y además a los pájaros les encanta. Es mejor elegir semillas negras en lugar de las que tienen estrías, ya que son mejores y más ricas en aceites. Pero hay más opciones donde elegir:

  • Las semillas de cereales, que son alimentos ricos en lípidos y glúcidos aportando la energía que necesitan los pájaros para luchar contra el frío: avena, mijo, maíz, trigo;
  • las mezclas de semillas, que están compuestas principalmente por semillas de girasol, cacahuete y maíz partido;
  • las grasas vegetales, comercializadas habitualmente con forma de pan o de bola. Esta grasa puede ser pura o incorporar una mezcla de semillas, insectos deshidratados o frutos;
  • los frutos secos triturados como las almendras, nueces, avellanas, cacahuetes o pasas. No pueden ser salados ni tostados;
  • las frutas, aunque estén marchitas o en mal estado: manzanas, peras, uvas;
  • el agua no se puede considerar un alimento, pero también es indispensable.

Además, a los pájaros suele resultarles igual de complicado encontrar agua independientemente de la estación del año. Utiliza un recipiente poco profundo y llénalo de agua dos veces al día. Añade agua tibia para romper la capa de hielo que puede formarse en la superficie al llegar la época de heladas.

Alimentos a evitar

Como los pájaros tienen dificultades para encontrar alimento durante el invierno, es habitual que coman cualquier cosa. Por ello, es conveniente evitar la aportación de determinados alimentos que les podría perjudicar, como por ejemplo:

  • Grasas animales: manteca de cerdo, tocino, sebo o mantequilla, que podrían dañar sus pequeños corazones;
  • semillas secas de leguminosas como los guisantes o las lentejas;
  • galletas o pienso para animales domésticos, ya que su composición no está adaptada a las necesidades de las aves.

Alimentos que debes evitar siempre:

  • Frutos secos salados, azucarados o tostados;
  • pan seco;
  • semillas de ricino, ya que son tóxicas;
  • arroz crudo;
  • coco deshidratado;
  • restos de la comida del hogar, ya que pueden contener sal. Puedes darles patatas o arroz cocido si lo preparas exclusivamente para ellos, sin añadir  ni pizca de sal;
  • leche, ya que podría envenenar a los pájaros: es mejor utilizar únicamente agua para darles de beber.

En cambio, se les puede ofrecer restos de queso, siempre que sea en pequeñas cantidades.

Ver el catálogo de ManoMano
Comedero

Instala los comederos y los bebederos en espacios abiertos, fuera del alcance de los gatos y al abrigo del viento. Reparte algunas semillas directamente en el suelo y por todo el jardín, colgando las bolas de alimento y los comederos.

Instala varios comederos en zonas distintas para evitar conflictos entre especies diferentes. Observarás como algunas suelen imponerse ante el resto.

En la medida de los posible, dales de comer dos veces al día y siempre en los mismos lugares y franjas horarias para «fidelizar a la clientela».

No utilices nunca una caja nido como comedero. Para poder disfrutar del esfuerzo y observar las aves con tranquilidad, coloca los comederos en un lugar que puedas observar desde el interior de tu hogar, cerca de una ventana.

Ver el catálogo de ManoMano
Ventana

Si dispones de espacio en tu jardín y te gustan los árboles y arbustos ornamentales, elige variedades con frutos persistentes que puedan servir de alimento para los pájaros durante los meses de invierno.

Viburnum, saúco negro, serbal, cornejo, madreselva, hiedra, cotoneaster, pyracantha y el manzano ornamental, producen frutos en otoño que resultan del agrado de carboneros, petirrojos, mirlos, verderones, pinzones, jilgueros y gorriones, entre otros.

Además, los arbustos de hoja perenne como el laurel, les servirá de protección durante el mal tiempo y los arbustos espinosos (pyracantha, berberis, acebo) como refugio ante los predadores.

Ver el catálogo de ManoMano
Arbustos espinosos
Ver nidales y comederos

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea