¿Cuándo segar el abono verde?

¿Cuándo segar el abono verde?

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

La siembra de abono verde entre cultivos distintos, nos permite devolver al suelo los minerales que las raíces han extraído en profundidad. Pero para aprovechar estos nutrientes, debemos segar las plantas e incorporarlas al suelo antes de volver a plantar. Veamos en qué momento realizar esta siega y cómo hacerlo.

Características importantes

  • Tiempo de cultivo
  • Siega
  • Incorporación a la tierra
  • Plantas utilizadas
Ver abonos y fertilizantes

Aunque lo más habitual es sembrar el abono verde en otoño en las parcelas de tierra que no se cultivan durante el invierno, nada nos impide su cultivo durante otras épocas del año. De hecho podemos sembrarlo siempre y cuando el cultivo que le deba suceder le permita crecer lo suficiente. Puesto que para ello necesitamos entre dos y varios meses en las variedades de cultivo largo, el momento en que segaremos e incorporaremos los abonos verdes, estará condicionado por su periodo de siembra.

Es muy importante cortar el abono verde antes de que forme semillas, independientemente del momento del año que sea. De lo contrario, nos arriesgamos a que las plantas germinen por sí solas, convirtiendo el abono verde en una «mala hierba» que aparecerá entre los cultivos posteriores. 

El mejor momento para segarlo es justo antes de la floración, justo cuando veamos aparecer los botones florales. Es entonces cuando las plantas concentran el máximo de nutrientes, especialmente nitrógeno, y su descomposición será mucho más rápida que si lo cortamos más tarde.

Llegado el momento de segar, podemos encontrarnos con varias situaciones:

  1. El abono verde se sembró a finales del verano o en otoño, y se destruyó en gran medida a causa de las heladas, lo que nos facilitará mucho la tarea. Esta es una situación habitual en plantas como la mostaza, las habas forrajeras, la facelia o el trigo sarraceno. Por tanto, la siega no tiene mucho sentido en este caso. Siempre que tengas ganas, y para que la tierra quede limpia, puedes pasar un rastrillo para eliminar las raíces que podrás añadir a la pila de compost.
  2. El abono verde ha crecido poco (independientemente de cuál sea el momento del año en que lo sembraste).

En ambos casos, puedes enterrar superficialmente el abono verde en el suelo.

En cualquier otra situación, el abono verde debe ser segado antes de enterrarlo. 

Utiliza uno de estos métodos para segar:

  • Córtalo con un cortacésped si su altura no supera los 30 cm. Realiza varias pasadas cruzadas y baja cada vez más la altura de corte;
  • siega utilizando una guadaña, una hoz o una desbrozadora;
  • corta las plantas con una cizalla o una podadera en zonas de difícil acceso.

Deja las plantas sobre el suelo durante 2 o 3 semanas para que inicien su descomposición de manera natural; pasa un cortacésped sobre las plantas después de la siega para que su tamaño sea más pequeño y el proceso sea más rápido.

Ver el catálogo de ManoMano
Guadaña

Pasadas dos o tres semanas, ya puedes enterrar el abono verde. Su incorporación a la tierra puede realizarse de dos maneras distintas:

Volteando la tierra en superficie

Para incorporar el abono verde no es necesario un arado en profundidad, ya que su descomposición total requiere la presencia de oxígeno. Este arado puede realizarse a 10 cm de altura con una pala o una azada (regulando la profundidad del arado a un máximo de 15 cm).

Utilizando una herramienta con dientes

Utiliza una horquilla, una azada de doble mango, una horca o una herramienta de motor como una motoazada o un motocultor. Si utilizas una herramienta de motor, realiza dos pasadas cruzadas para mezclar mejor los restos de abono verde con la tierra.

Ver el catálogo de ManoMano
Motocultor

Espera de 2 a 3 semanas antes de enterrar el abono verde para que pueda empezar a descomponerse de manera natural.

Una vez incorporado en la tierra, es mejor plantar cualquier hortaliza que implique un trasplante o un repicado a otras que requieran una siembra directa. En la medida de lo posible, dale preferencia a cualquier hortaliza exigente en nutrientes que pueda aprovechar la nueva riqueza del suelo:

  • Calabazas;
  • melones;
  • tomates;
  • berenjenas;
  • coles;
  • apio;
  • fresas.

Las raíces de las plantas sembradas como abono verde aporta muchos beneficios al suelo cuando se descomponen, y por ello, no es necesario arrancar sus raíces. El único motivo por el que deberías hacerlo, es cuando necesitas disponer de esa parcela de tierra para sembrar semillas pequeñas y no puedes esperar.

En estos casos, las plantas arrancadas pueden utilizarse como acolchado en otras parcelas o para añadirlas a la pila de compost.

En la siguiente tabla encontrarás las plantas que se utilizan habitualmente como abono verde, aunque es muy común sembrar una mezcla de dos o tres de ellas (por ejemplo, fabáceas, centeno y guisante forrajero).

Abono verde

Periodo de siembra

Incorporación

Avena

Marzo a abril

Septiembre a octubre

Segar 3 o 4 meses después o en primavera.

Colza

Agosto a septiembre

Segar a finales de invierno.

Haba forrajera

Marzo a mayo

agosto a septiembre

Segar a principios de verano o en marzo.

Mostaza

Marzo a septiembre

Sembrar en primavera o en verano, ya que se muere en otoño. Triturar si no las destruye las heladas de invierno.

Facelia

Marzo a septiembre

Segar a las 8 o 10 semanas de la siembra. Las heladas de invierno suelen acabar con las plantas.

Trigo sarraceno

Abril a agosto

Sembrada en primavera o en verano, se siega al cabo de 2 meses. Las heladas de invierno acaban el proceso.

Centeno

Agosto o septiembre

Segar a finales de invierno y enterrar.

Trébol blanco

Marzo a mayo

Agosto o septiembre

Puede rebrotar después de la siega.

Trébol rojo

Agosto o septiembre

Segar a finales de invierno y enterrar.

Veza

Marzo a mayo

Abril o septiembre

El frío del invierno acaba con ella.

Ver abonos y fertilizantes

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea