¿Qué hortalizas sembrar o plantar en Octubre?

¿Qué hortalizas sembrar o plantar en Octubre?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Octubre es un mes crucial para las hortalizas que cultivaremos durante el otoño. En algunas zonas las noches son cada vez más frescas y en otras aún hace calor y siguen produciendo las hortalizas de verano. En ambos casos, es importante el trasplante de las crucíferas para que puedan empezar a desarrollarse.

Características importantes

  • Siembra directa
  • Siembra en semilleros
  • Trasplantes
Ver hortalizas

En Octubre puedes realizar una siembra directa de rúcula, espinaca, guisantes, habas y rabanitos. También es buena época para sembrar patatas. Trabaja bien la tierra en profundidad, forma los caballones y siembra las patatas con los ojos mirando hacia el cielo. De ellos aparecerán a la vez las raíces y los tallos, que irás aporcando conforme vayan desarrollándose.

Si las cultivas en macetas o contenedores, elige uno que sea muy profundo y llénalo con 20 cm de sustrato. Introduce las patatas y cúbrelas con más sustrato, pero no hasta arriba de la maceta: utiliza únicamente la cantidad suficiente para que las patatas queden bajo tierra.

Conforme vayan formándose los brotes, añade más tierra hasta completar la altura de la maceta. Esta práctica favorece la formación de más tubérculos.

Los ajos pueden cultivarse para su consumo como ajos tiernos o ajetes. Puedes sembrarlos con una separación de 5-6 cms entre dientes, y enterrarlos a una profundidad similar para que al cosecharlos tengan más parte blanca comestible

Si los cultivas para cosecharlos enteros (por cabezas), separa los dientes unos 15-20 cms entre sí y a unos 20-25 cms entre líneas. Puedes sembrarlos alrededor del huerto para aprovechar el espacio al máximo. Es un cultivo muy lento que no podremos cosechar hasta el próximo verano. Piensa en ello para que no te molesten cuando en primavera tengas que trabajar la tierra del huerto.

Ver el catálogo de ManoMano
Rúcula, espinaca, guisantes, habas y rabanitos

Puedes preparar semilleros de lechugas, escarolas, rúcula, canónigos, cebollas, acelgas e incluso de habas y guisantes si prefieres no hacerlo directamente en el huerto.

Las semillas grandes de las leguminosas (como lo son las habas y guisantes), germinan muy fácilmente y con un alto porcentaje de éxito. Esto nos permite elegir el método de siembra: directamente en la tierra del huerto o en semilleros.

Puedes ponerlas en remojo el día antes de la siembra para agilizar su germinación, que de todos modos, es muy rápida. Si optas por los semilleros, utiliza una bandeja de alveolos de gran tamaño para que las plántulas puedan desarrollarse correctamente antes del trasplante.

Ver el catálogo de ManoMano
Semilleros

La mayoría de plantel que preparamos en verano estará ya listo para trasplantar. También tenemos la opción de comprar las plántulas si nos hemos despistado y no recordamos sembrarlas en su momento.

Podemos trasplantar lechugas, acelgas, brócoli, coles, coliflores, apio, espárragos, espinacas y romanescu. También las habas y guisantes que ya tendrán un buen tamaño si las sembramos hace un mes.

Elimina los cultivos que ya no producen

Es probable que algunas matas de tomate, pimiento o berenjena sigan produciendo en estos momentos. Pero seguro que mucho más lentamente que hasta ahora, cuando empiezan a bajar las temperaturas. 

Aunque nos sepa mal, deberíamos eliminar totalmente estos cultivos para dejar espacio a los nuevos. Estos, además, necesitan empezar a desarrollarse antes de la llegada del frío de verdad. 

Ver el catálogo de ManoMano
Comprar las plántulas

La tierra del huerto estará agotada en aquellas zonas donde hemos cultivado las hortalizas más “voraces”: tomates, pimientos y berenjenas (de la familia de las solanáceas) así como pepinos, calabacines y melón (cucurbitáceas). Planta tus lechugas, escarolas, acelgas y espinacas en esa zona.

Las habas tienen la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico en la tierra. Es algo que les vendrá muy bien a las hortalizas que plantaremos cuando las cosechemos. Ubícalas en la zona más pobre en nutrientes de tu huerto, o en aquella que quieras mejorar.

Puedes plantar rabanitos, cebollas, ajos y puerros donde hasta ahora has cultivado hortalizas de hoja.

Y sobre todo, no olvides compostar los restos de las plantas sanas que has arrancado. Evita introducir plantas enfermas por plagas u hongos en el compostador.

Atención al riego por goteo

El riego por goteo ha sido muy práctico durante el verano, pero ya toca modificar su programación. En situaciones de lluvia abundante, lo mejor es desactivarlo totalmente y volver a ajustarlo más adelante. Evitaremos que el huerto se riegue más de la cuenta, provocando la aparición de hongos y con el consecuente ahorro de agua.

La mayoría de programadores de riego disponen de un botón para activar el riego en modo manual. Resulta muy práctico en otoño y en primavera, ¡aprovechémoslo!

De todos modos, si sabes que no vas a utilizarlo hasta el año que viene, te recomendamos desmontar el programador del grifo y sacarle las pilas para evitar que se desgasten en su interior. Lo protegerás de los rigores del invierno, y estará listo para ser utilizado la próxima primavera.

No es necesario eliminar la instalación de la manguera a no ser que te moleste para trabajar la tierra. Si la dejas instalada, no olvides taponarla para evitar que se introduzca suciedad en su interior que podría obturar los goteros.

Recoger agua de lluvia

El agua de lluvia es fantástica para regar y además, ¡es gratis! Si disponemos de espacio para instalar un pequeño depósito, resulta muy sencillo modificar los bajantes de los tejadillos para empezar a acumularla. Utiliza tubos, codos y derivaciones de PVC para llevar el agua de los bajantes hasta el depósito de recuperación. 

Aunque puedes sellar las uniones entre las distintas piezas, se recomienda dejar libre la última, de modo que puedas moverla para desaguar fácilmente cuando el depósito esté lleno. 

Es buena idea utilizar un filtro al final para evitar las impurezas que suele arrastrar el agua al pasar sobre el tejado. Te animamos a reutilizar una media vieja o un calcetín fino que cumplirá perfectamente esa función. Retíralo de vez en cuando para limpiarlo y evitar que se obture la instalación.

Los depósitos deberían ubicarse en un lugar a la sombra para evitar la aparición de algas. Elévalos ligeramente para poder colocar un cubo o una regadera debajo del grifo y sobre todo, ten en cuenta el peso del depósito una vez lleno. Una manera sencilla, resistente y económica de crear una base para ellos es con bloques de hormigón.

Protección ante el ataque de caracoles y babosas

La lluvia trae consigo la reaparición de caracoles y babosas que se han pasado el verano escondidos en espera de menos calor y más humedad. Su apetito es voraz y lamentablemente, les encantan las plantas que estaremos cultivando en estos momentos.

Utiliza un producto molusquicida para proteger tus plantas. Su formato en gránulos permite formar una barrera alrededor de las hortalizas que queremos proteger. Los gránulos son de colores que destacan sobre el de la tierra y es muy fácil saber cuándo debemos aplicar más. Se deshacen poco a poco por acción del agua de riego o de la lluvia, por lo que echando un vistazo podremos ver si aún queda producto en el huerto.

Actualmente, la mayoría de productos anti-caracoles y limacos están aprobados en agricultura ecológica y contienen un amargante para disuadir a nuestras mascotas de probarlo. 

De todos modos, aconsejamos leer atentamente las instrucciones de uso y seguridad de cada producto para poder dosificarlo y manipularlo correctamente.

Ver el catálogo de ManoMano
Producto molusquicida
Ver hortalizas

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea