¿Cómo mantener un gallinero?

¿Cómo mantener un gallinero?

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Es esencial mantener el gallinero en buen estado para garantizar la higiene, la buena salud y el bienestar de las gallinas, así como la mayor durabilidad de las instalaciones. Frecuencia de limpieza, productos, del cambio de la paja hasta la limpieza de todo el conjunto... Tienes todos nuestros consejos en esta guía.

Características importantes

  • Protección
  • Higiene
  • Limpieza
  • Productos
  • Frecuencia
Ver gallineros

Las gallinas son unos animales muy vulnerables. Son una presa fácil para numerosos depredadores, como zorros, martas, comadrejas, ratas e, incluso, perros.  Las condiciones climáticas también son un factor de riesgo para las gallinas. En efecto, no llevan bien el viento, las corrientes de aire, la humedad ni las altas temperaturas.

Mantener en buen estado el gallinero protegerá a estas frágiles criaturas de estos inconvenientes. Así, el uso de una alambrada sólida limita los riesgos de ataques de depredadores, el empleo de una madera tratada aísla del frío y el viento y la buena higiene mantiene a los parásitos alejados.

Parásitos y enfermedades de las gallinas

Aunque los piojos son los parásitos más habituales entre las gallinas, hay otros que hacen su aparición cuando los suelos de los gallineros no están en buen estado. Entre ellos, se encuentra el Knemidokoptes mutans o ácaro de las 5 patas, responsable de la sarna de las patas, cuyas consecuencias pueden ir desde el desprendimiento de escamas hasta la deformación de las patas.

Las enfermedades más corrientes que amenazan a la salud de las gallinas son:

  • La gripe aviar;
  • la coccidiosis;
  • la tifosis;
  • la enfermedad de Marek.

Observa a tus gallinas una a una con atención para detectar si tienen parásitos o alguna enfermedad. El mejor momento del día para hacerlo es al darles la comida y el agua.

Ver el catálogo de ManoMano
Gallinero

Por norma general, la frecuencia de limpieza del gallinero varía en función del tamaño del mismo y de la cantidad de gallinas. Si únicamente tienes unas cuantas, bastará con hacer un mantenimiento a la semana y limpiezas más a fondo a lo largo del año. 

El mantenimiento de un gallinero suele realizarse de la siguiente manera:

  • El mantenimiento semanal;
  • el mantenimiento mensual;
  • el mantenimiento anual.

Es necesario renovar la cama del gallinero una vez a la semana, en particular debajo de las perchas o aseladero, al que las gallinas se encaramarán para dormir. Puedes aprovechar también para limpiarlo.

Los gallineros prefabricados que se venden suelen estar equipados con cajones que facilitan esta operación. 

Una vez realizada la limpieza, pon una cama nueva en el suelo, con un espesor de 3 cm como mínimo. La cama es importante tanto para el bienestar de las gallinas, como para su higiene. Además, es aislante y facilita la tarea de limpieza del gallinero.

Se pueden utilizar diferentes materiales: aserrín, virutas de madera, paja de lino o cáñamo, periódicos viejos, etc. Aunque es común utilizar paja de trigo o cebada, esta opción no es la más aconsejable, ya que es poco absorbente. No olvides cambiar la paja de los ponederos una vez por semana

Al realizar el mantenimiento de los accesorios del gallinero, no hay que olvidarse de la bandeja de polvo o arenero, que es una especie de bañera en la que las gallinas se dan su baño... de polvo. Así es como consiguen eliminar a diferentes parásitos. 

Coloca el arenero a una buena distancia del comedero y el bebedero para que no se llenen de polvo.

Aprovecha para comprobar también que la malla gallinera o alambrada no tiene aberturas y que los depredadores no han excavado la tierra por debajo del gallinero con la esperanza de poder penetrar en él. 

Información útil: la cama del gallinero es rica en nutrientes, especialmente en nitrógeno y fósforo. Una vez compostada, es un excelente fertilizante natural para el jardín

Ver el catálogo de ManoMano
Malla gallinera o alambrada

Limpia y desinfecta los comederos, los bebederos y los ponederos. No te olvides de raspar con una espátula los excrementos acumulados sobre el suelo.

Utiliza vinagre blanco como producto de limpieza. Los criadores lo utilizan, mezclado con agua caliente, desde hace mucho tiempo. O puedes usar jabón negro, que también es ecológico. 

La gran limpieza del año suele realizarse en invierno. Es preferible hacerla al principio del invierno, ya que es la estación en la que las gallinas pasarán más tiempo en el interior. 

Cuando hayas vaciado el gallinero por completo, haz lo mismo que en las limpiezas mensuales y, después, utiliza una hidrolimpiadora, insistiendo en las juntas, las bisagras, etc.

Una vez seco, desinfecta todo el interior del gallinero con un producto de higiene y desinfección para corral apropiado: pulveriza o rocía todas las paredes del gallinero, incluidos el suelo y el techo. Utiliza un vaporizador o un pulverizador para asegurarte de distribuir el líquido por todo el gallinero de forma homogénea.

Desinfecta todos los accesorios en la misma sesión de limpieza. Esta limpieza a fondo permite eliminar parásitos como piojos, bacterias e insectos molestos. Se aconseja utilizar un bactericida.

Una vez seco el espacio, vuelve a meter todo el equipamiento y prepara una buena cama: ¡tus gallinas te lo agradecerán!

Ver el catálogo de ManoMano
Accesorios

A ser posible, utiliza siempre productos de limpieza y desinfección ecológicos. Hay muchos productos biológicos, bactericidas, fungicidas o insecticidas antiparasitarios que son aptos para gallineros.

Empieza temprano, cuando las gallinas salgan, para que el espacio y los utensilios tengan tiempo de secarse bien antes de su vuelta al atardecer. Si haces el mantenimiento del gallinero de forma periódica, solo tendrás que dedicarle un poco de tiempo y podrás evitar inconvenientes sanitarios.

La estructura y las partes del gallinero que no tienen alambrada suelen ser de madera, ya que es el material más estético. La más común es el pino con tratamiento de autoclave (tratamiento hidrófugo), que garantiza una buena durabilidad a un precio asequible.

La madera con tratamiento autoclave es resistente a las inclemencias del tiempo, pero para que conserve el color se recomienda aplicar, una vez al año, un saturador o un aceite natural como por ejemplo, aceite de lino. Además, la madera es menos propensa a sufrir fisuras por la acción de las variaciones climáticas. 

Ver el catálogo de ManoMano
Saturador o un aceite natural
Ver gallineros

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea