Qué verduras cultivar en un invernadero

Qué verduras cultivar en un invernadero

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Un invernadero es un lugar privilegiado donde cultivar. Lechugas, tomates, guisantes y zanahorias, entre otras, encuentran un espacio donde crecer. Es necesario optimizar la gestión del espacio mediante la utilización de tutores o mallas de entutorado. Te contamos qué hortalizas puedes cultivar en invernadero.

Características importantes

  • Ventajas
  • Inconvenientes
  • Verduras por periodo
  • Restricciones
  • Administrar el espacio
Ver invernaderos de jardín

Ventajas

Inconvenientes

El cultivo de las plantas puede adelantarse, lo que resulta en una cosecha más temprana.

Extensión de la temporada de crecimiento a la temporada tardía, lo que proporciona más verduras.

Refugio del mal tiempo: lluvia fuerte o muy fuerte, granizo, viento.

Posibilidad de cultivar hortalizas que serían muy difíciles de cultivar en el suelo en regiones frías o con primaveras frías.

Cosecha de hortalizas más hermosas, más grandes y en ocasiones, con mejor sabor.

Requiere de más tiempo y dedicación.

Riesgo de que el invernadero alcance temperaturas excesivas en verano.

Necesidad de un buen sistema de irrigación. 

En un invernadero cerrado, la atmósfera es cálida y húmeda, lo que favorece el desarrollo de enfermedades fúngicas: oidio, mildiu, podredumbre gris, etc.

Aparición de plagas: pulgones, arañas rojas, cochinillas, moscas blancas, caracoles y limacos.

Presencia de menos insectos polinizadores en el interior del invernadero.

Tenga en cuenta que para atraer insectos polinizadores, es aconsejable cultivar algunas flores en su invernadero, ya sea en macetas como entre los vegetales: caléndulas, crisantemos o claveles.

Aunque casi todas las verduras se pueden cultivar en un invernadero (siempre y cuando la temperatura pueda controlarse durante el verano), deberemos elegir cuáles cultivar porque el invernadero tiene un espacio limitado.

Ver el catálogo de ManoMano
Verduras

La utilización de un invernadero (o mini invernadero) es particularmente interesante al inicio de la temporada para obtener las primeras verduras del año.

Desde diciembre hasta febrero, dependiendo de la región, puede comenzar a sembrar: lechugas, zanahorias, rábanos, colinabos, coliflores, nabos, cardos, guisantes y habas. Incluso puede plantar patatas para una cosecha temprana (cubra el suelo con paja después de plantar).

Por otro lado, puede sembrar en el interior de casa las verduras típicas del verano (tomates, pimientos, berenjenas y melones) a partir de enero, ya que el invernadero no estará lo suficientemente caliente para ello en la mayoría de zonas.

A finales de marzo se pueden empezar a sembrar calabacines, protegiéndolos con una campana u otro método de protección. También pueden trasplantarse tomates, pimientos y berenjenas en la mayoría de zonas siempre y cuando no haya riesgo de heladas.

En abril, se inicia la siembra de judías o alubias. Normalmente puede realizarse a primeros de mes en las zonas más cálidas y a finales en las más frías. La cosecha se inicia 2 meses después. También pueden sembrar pepinos. Iniciaremos la cosecha de las hortalizas que sembramos a principios de año: lechugas y rábanos.

Finalmente, también hay verduras que se pueden sembrar en el interior del invernadero, pero que más adelante suelen trasplantarse fuera por dos motivos:

  1. Pueden tener demasiado calor durante los meses venideros (repollo, puerros y lechuga).
  2. Al crecer muy bien en campo abierto, liberan espacio en el invernadero que, por lo tanto, se puede utilizar para plantas que necesitan más temperatura.
Ver el catálogo de ManoMano
Una campana u otro método de protección

Las hortalizas que necesitan más calor pueden cultivarse durante el verano en el interior de un invernadero: tomates, melones, berenjenas, pimientos o incluso calabaza.

La luminosidad que recibirán en interior, puede ser ligeramente inferior más bajo en comparación con el exterior, dependiendo siempre del tipo de invernadero. Para que las hortalizas puedan beneficiarse de un máximo de luz, pode asiduamente las plantas que pueden o deben podarse (tomates, pepinos, berenjenas, etc.).

Retire regularmente las hojas de la base, las hojas secas y los chupones o brotes axilares de los tomates que limitan la producción de frutos. Ate los pimientos a un tutor o a una estaca para evitar que se doblen o se rompan sus ramas.

Una de las principales limitaciones del invernadero es la falta de espacio, por lo que es aconsejable plantar hortalizas que puedan cultivarse verticalmente (como los tomates, pero también los pepinos, etc.) atando las plantas a tutores o a cables verticales que se cuelgan del techo del invernadero. El espacio que queda libre en el suelo, quedará ocupado por plantas más bajas.

No olvide abrir el invernadero durante el verano: permitirá que los insectos polinizadores puedan acceder a su interior y facilitar el cuajado de las flores.

Ver el catálogo de ManoMano
Tutor o a una estaca

En septiembre pueden sembrarse las últimas lechugas de invierno, las coliflores y las espinacas. También pueden sembrarse puerros, que se cosecharán durante todo el invierno y tendrán un buen tamaño a principios de primavera.

En octubre y noviembre, después de cosechar los últimos tomates, priorice la siembra de rúcula, espinacas, canónigos y lechugas de invierno.

A partir de octubre o en noviembre-diciembre, siembre las habas y guisantes. En zonas cálidas se pueden sembrar zanahorias para obtener cosechas tempranas, a principios de la primavera.

Es recomendable cubrir las semillas o los trasplantes con un manto de de protección de cultivos o manta térmica

Si se trasplantan hortalizas al interior del invernadero a finales de verano o a principios de otoño, podremos realizar cosechas con las que alimentarnos durante el invierno: puerros, repollo, remolacha, nabos y espinacas.

Puede ser aconsejable utilizar un acolchado para aumentar la temperatura del suelo en las zonas más frías.

Hortaliza

Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

Berenjena

P

P

P

P

C

C

C

Acelga

S

S

C

C

Apio

S

S

Zanahoria

S

S

C

C

Achicoria

S

S

P

C

C

Brócoli

S

S

S

C

C

Coliflor

S

S

S/P

S/P

P

C

C

Col repollo

S

S

Colirábano

S

S

C

C

Espinaca

S

C

Haba

C

C

S

S

Calabacín

S

S

C

C

C

Pepino

S

S

S

C

C

C

Judía

S

S

C

C

Lechuga

S/C

S/P/C

P

C

C

S

S

P

Melón

P

P

P

C

C

Nabo

S

S

C

J

Puerro

S

S

Guisante

S

S

C

C

S

S

Pimiento

P

P

P

C

C

C

Patata

P

P

C

C

Rábano

S

S

C

C

Tomate

P

P

P

C

C

C

C

Leyenda : S  = siembra ; P  = plantación ; C = cosecha

Ver invernaderos de jardín

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea