¿Qué hortalizas sembrar y plantar en febrero?

¿Qué hortalizas sembrar y plantar en febrero?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Durante el mes de febrero, las tareas que podremos realizar en el huerto son mínimas: cosechar algunas hortalizas, revisarlas en busca de plagas, protegerlas del frío y podar algunos árboles y arbustos. La preparación de semilleros de hortalizas de primavera y verano centrará nuestra atención durante este mes.

Características importantes

  • Siembra directa en el huerto
  • Siembra en semilleros
  • Tratamientos y poda de frutales
  • Repicado de hortalizas
Ver semillas de hortalizas

Como ocurre siempre durante el invierno, las posibilidades de siembra directa en el huerto están condicionadas por las bajas temperaturas. En febrero, algunos huertos resultan impracticables debido a la nieve o las heladas, mientras que en otros es posible seguir sembrando y trasplantando un buen número de hortalizas.

Un invernadero en forma de túnel nos permitirá iniciar los cultivos al abrigo de las inclemencias, con la ventaja añadida de que la mayoría de estructuras son fáciles de instalar. Cuando llegue el buen tiempo, es tan simple como retirarlo, desmontarlo y guardarlo hasta la siguiente temporada.

Durante el mes de febrero podemos sembrar semillas de guisantes, habas, acelgas, espinacas, remolachas, rábanos y zanahorias. Determinadas variedades están disponibles en formato cinta de semillas para agilizar el proceso de siembra.

Estas cintas se fabrican con tiras de papel biodegradable que contiene semillas a la distancia exacta a las que las debemos sembrar. Basta con formar un pequeño surco en la tierra del huerto, extender la cinta, cubrirla ligeramente y regar para activar su germinación.

A los pocos días empezarán a germinar y el papel, se irá descomponiendo poco a poco bajo tierra.

Ver el catálogo de ManoMano
Regar

Durante el mes de febrero podremos iniciar la mayoría de cultivos que ocuparán nuestros huertos durante la primavera y el verano. Los semilleros de estas hortalizas se preparan en un lugar cálido que favorezca su germinación ya que la mayoría de semillas necesitan temperaturas mínimas de 18º para activarse.

No es difícil obtener estas temperaturas en el interior de nuestro hogar, o bien utilizando un germinador eléctrico o una manta eléctrica como las de los terrarios

Una vez las semillas hayan germinado, las mantendremos bien iluminadas para evitar que las plántulas se ahílen. 

Una vez las plantas han germinado, necesitan recibir mucha luz. Si no la reciben, los tallos se alargan en su busca. Es el llamado ahilamiento de las plántulas, que crecen débiles y estiradas. Normalmente, llega un momento en que acaban muriendo, pues el fino tallo que las sostiene acaba cayendo, incapaz de soportar el peso de las primeras hojas que se abren tras la germinación.

Si no es posible encontrar un lugar iluminado en el interior de casa (cerca de una ventana, por ejemplo), o en el exterior (protegiéndolas del frío en un invernadero), podemos utilizar luz artificial específica para plantas

Estas luces les proporcionarán la luminosidad necesaria gracias a sus LEDs de bajo consumo. Tanto las bombillas como los fluorescentes se adaptan a la mayoría de casquillos estándares, por lo que podemos adaptarlas a un flexo de escritorio, por ejemplo.

En febrero podemos preparar semilleros de lechugas, cebollas, remolachas, acelgas, espinacas, apio, puerro, coles y repollos. En un mes y medio aproximadamente, podremos trasplantarlas al exterior.

También podemos empezar a preparar semilleros de hortalizas de verano como los tomates, berenjenas, pimientos, okra, calabacín, calabaza, judía, maíz, melón, sandía y pepino.

Ver el catálogo de ManoMano
LEDs

El invierno es la mejor época para realizar una serie de tratamientos preventivos en nuestros frutales. Con ellos, eliminaremos gran parte de los huevos de las plagas más habituales, que se esconden en los recovecos de la corteza. Si tus frutales padecen pulgón, ácaros, cochinilla u hongos, aprovecha el parón invernal y la falta de hojas para aplicar fitosanitarios preventivos.

Los más habituales son el aceite vegetal (o aceite de invierno) o el jabón potásico que mejora la adherencia de otros productos como por ejemplo, acaricidas y/o insecticidas. Suele mezclarse con un fungicida y aplicarse a la vez, aunque lo recomendable es revisar las instrucciones de cada producto para comprobar que no existen incompatibilidades entre ellos. De ser así, el tratamiento entre un producto y otro debe espaciarse tantos días como se recomiende en la ficha técnica del fitosanitario.

Se disuelven en agua para llenar un pulverizador con el que rociaremos todos los árboles evitando que el producto llegue a gotear. Elige un día soleado y sin viento y asegúrate de llegar a todos los recovecos y el envés de las hojas. Protégete con mascarilla y gafas de seguridad para evitar cualquier tipo de intoxicación.

Algunas variedades de árboles frutales se podan durante el período invernal: albaricoquero, alcaparro, almendro, arándano, avellano, encina, cerezo, ciruelo, kiwi, manzano, melocotonero, nectarino, olivo, pomelero y vid. 

La poda debe realizarse para dar forma al árbol, evitar ramas cruzadas y aumentar así su producción.

Ver el catálogo de ManoMano
árboles frutales

A menudo, las plantas que se germinan con mucha previsión, crecen tanto que es necesario trasplantarlas a una maceta de mayor tamaño. Ocurre lo mismo cuando se preparan semilleros en bandejas sin alveolos y obtenemos un buen número de plantas que luchan entre ellas por el espacio y los nutrientes del suelo.

Aún no es el momento idóneo para trasplantarlas al exterior y por ello nos vemos obligado a realizar este trasplante intermedio al que llamamos repicado.

El repicado es algo que debemos prever en la planificación de nuestro huerto, y por ello es conveniente tener en cuenta el espacio disponible y el momento más apropiado para el trasplante de cada variedad. 

Aunque como hemos dicho anteriormente, en febrero es posible empezar a preparar semilleros de tomates y pimientos (entre otras hortalizas), deberíamos preguntarnos antes si en un mes y medio o dos se van a dar dos circunstancias concretas en nuestro huerto:

  • Si vamos a eliminar ya algunos cultivos para dejar espacio a los nuevos;
  • si la temperatura exterior va a ser la apropiada para que las nuevas plantas empiecen a desarrollarse.

Si no va ser así, procederemos a repicar nuestras plantas utilizando macetas de pequeño diámetro que rellenaremos con sustrato universal y a las que trasplantaremos las plántulas para que sigan creciendo.

Mientras esperamos a que llegue el momento de trasplantarlas definitivamente, las podemos mantener en el exterior para que les dé el sol utilizando un invernadero con estantes.

Ver el catálogo de ManoMano
Invernadero con estantes
Ver semillas de hortalizas

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea