Todo sobre el bambú

Todo sobre el bambú

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Fascinante por su robustez y rápido crecimiento, el bambú es una planta muy apreciada en jardines, balcones y terrazas. Tiene muchas ventajas: cuidados sencillos, densidad y color del follaje. No obstante, hay quien la considera un problema. Te contamos todo sobre variedades, cultivo, mantenimiento y precauciones.

Características importantes

  • Tipo de cultivo
  • Variedades
  • Mantenimiento
  • Plagas y enfermedades
Ver bambues

  • Nombre común : Bambú;
  • nombres científicos: Phyllostachys, Fargesia, Semiarundinaria, Sasa... (existen distintas especies);
  • tipo de planta: planta perenne arbustiva;
  • tipo de cultivo: en el suelo o en maceta, siempre en el exterior;
  • altura: de 0,20 a más de 10 metros;
  • floración: prácticamente nula o sin interés;
  • suelo / sustrato: rico, suelto y fresco;
  • temperatura: es una planta rústica, aguanta temperaturas negativas de -15 °C hasta los -20 °C;
  • exposición: soleada y semisombra.

Existen dos grandes categorías de bambú. Los bambús rastreros tienen rizomas largos y delgados que emiten muchos brotes. Por tanto, se vuelven invasivos rápidamente, especialmente cuando el suelo es pobre y seco. Los rizomas crecen en busca de agua y elementos minerales para alimentarse.

Paradójicamente, en suelos ricos y bien provistos de agua, los bambús se comportan de manera menos invasiva. Los bambús rastreros, debido a su rápida propagación a través de los rizomas, son perfectos para crear setos, o como ocultación tanto si se plantan en el suelo, en sacos de cultivo o en jardineras.

Los bambús cespitosos o no rastreros, tienen rizomas cortos, gruesos y densos. Por tanto, no son invasivos y perfectos para jardines de pequeño tamaño o para cultivarlo en jardineras (especialmente el género Fargesia). Su desarrollo puede controlarse con podas anuales.

Los bambús difieren también en altura: pueden medir algunas decenas de centímetros como las especies enanas como el Pleioblastus hasta más de 10 metros en el caso de los Phyllostachys.

Ver el catálogo de ManoMano
Jardines

Cultivo en el suelo

Aunque prefieren inviernos suaves, el bambú puede cultivarse en cualquier zona. Son plantas realmente rústicas, que soportan bien el frío. Algunas, hasta los -20 °C, manteniendo su follaje siempre verde, ya que no pierde las hojas en invierno. En cambio, el bambú acusa mucho las heladas si además llegan acompañadas de viento.

La tierra debe ser fértil, rica en humus y con un buen nivel de humedad durante todo el año. Aunque crecen bien en terrenos calcáreos, prefieren suelos ligeramente ácidos. Si tu tierra es arcillosa, añade algo de compost o sustrato para aligerar la mezcla. Le sienta muy bien una exposición de sol parcial, en semisombra.

El bambú debe plantarse preferentemente a finales de verano o durante el otoño, cuando la tierra aún se mantiene caliente. Las plantas compradas en maceta pueden trasplantarse en cualquier momento del año, evitando los meses más fríos de invierno.

Para evitar que se descontrole y que acabe invadiendo más terreno, es recomendable utilizar barreras anti-rizomas en el momento del trasplante. Estas barreras son tabiques gruesos de plástico (se suministran en rollos), que se instalan hundiéndolos verticalmente en la tierra para evitar que los rizomas sigan creciendo e invadiendo todo el jardín.

Su cultivo permite crear distintos efectos visuales: de bosque, macizo, seto, rocalla... El bambú es un elemento imprescindible en la creación de un jardín zen.También puedes combinar varias especies para disfrutar de distintas tonalidades en las hojas o los tallos, cambios en la altura o para crear efectos degradados.

Cómo plantar un seto de bambú

Elige una variedad que forme una hermosa pantalla densa y verde durante todo el año. Las plantas del género Phyllostachys son algunas de las más utilizadas. Requieren de un mantenimiento mínimo y pueden crecer hasta los 10 metros de altura. Eso sí, siempre podemos podarlas con regularidad si buscamos dimensiones más modestas. 

Su principal inconveniente es que es una variedad rastrera, y por tanto invasiva. Te recomendamos instalar una barrera anti-rizomas para limitar su expansión.

Cava el suelo en profundidad, retira las malas hierbas y las piedras. Forma una zanja de 70 cm de profundidad y longitud. Es en este punto cuando se debe instalar la barrera anti-rizomas. 

Distancias de plantación: de 30 a 40 cm para las variedades pequeñas, y 2 metros para aquellas que se desarrollarán más. La distancia más habitual para las variedades de tamaño medio es de 0,80 a 1 m.

Antes de rellenar el surco formado para plantar mezcla bien la tierra con compost o con cuerno triturado, y compacta la tierra alrededor de cada planta para minimizar los efectos del viento. No olvides regar generosamente en ese momento y continuar haciéndolo durante el verano: al bambú le encanta el agua.

Cultivo de bambú en contenedores

El bambú también puede cultivarse en contenedores o jardineras, lo que la convierte en una planta perfecta para el balcón o la terraza. Los contenedores deberían medir 50 cm como mínimo, tanto en profundidad como en anchura. Llena los contenedores con una mezcla de tierra de jardín y sustrato a partes iguales.

Utiliza especies que no pasen de los 4 metros de altura, como la fargesia. Con el tiempo se convierten en setos hermosos, y son una alternativa original a las celosías y otros métodos de ocultación.

Ver el catálogo de ManoMano
Plantas

El bambú es una planta que no precisa de ningún cuidado especial cuando se trasplanta correctamente. Durante el año que sigue al trasplante, es conveniente regar con regularidad y copiosamente las plantas. A partir de ahí, no será necesario regar más que cuando la planta lo necesite.

En contenedores, los riegos suelen realizarse de 2 a 3 veces por semana, excepto en invierno, cuando bastará con un riego mensual. Utiliza un acolchado en la base de las plantas para conservar la humedad durante más tiempo.

El bambú que crece en el suelo no necesitará más que un poco de compost o de estiércol compostado en septiembre y un poco de abono para césped a principios de primavera. Si cultivas tu bambú en macetas, utiliza abono para césped en primavera y en otoño.

Es recomendable trasplantar el bambú que crece en maceta cuando observemos que las raíces se han desarrollado en exceso. Utiliza una maceta de un tamaño o dos mayor y divide la planta en dos: es la manera más sencilla de multiplicar el bambú.

La poda del bambú es muy sencilla: elimina primero todos los tallos secos cortando a ras de suelo. Si las plantas se han vuelto muy densas, corta algunas cañas para que consigan más luz y destaquen más su color.

Si lo has plantado para formar un seto, puedes cortarlo una vez al año para mantener su altura controlada, y siempre y cuando veas que su crecimiento ha finalizado. Una vez cortadas, las cañas de mayor o menor grosor, pueden utilizarse como tutores o como elemento decorativo.

El bambú es una planta muy resistente a las enfermedades. Si las hojas se secan, corta las partes dañadas a principios de primavera. Verás que rápidamente aparecen nuevos brotes en su lugar. 

Cuando las hojas amarillean, suele ser debido a un problema en el riego, que puede ser tanto por exceso como por falta de agua. 

El bambú puede ser atacado por pulgón, araña roja y cochinilla. Para eliminar la cochinilla, utiliza un paño o un bastoncillo de los oídos impregnado en agua y alcohol. En los casos más graves, lo mejor suele ser eliminar las cañas más afectadas.

La araña roja succiona la savia de las hojas hasta que amarillean y caen. Pulveriza agua fría sobre los tallos: la araña roja la detesta. 

Para eliminar el pulgón, utiliza jabón potásico (2 cucharadas soperas por litro de agua), y repite la aplicación a los 8 días. También puedes recurrir a la lucha biológica, utilizando depredadores específicos como por ejemplo las larvas de mariquita.

Ver bambues

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

Productos relacionados con esta ficha consejo

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea