Cómo podar un seto

Cómo podar un seto

Alberto, responsable de servicio de jardinería, Toledo

Ficha escrita por:

Alberto, responsable de servicio de jardinería, Toledo

49 fichas consejo

Podar un seto dependerá del tipo y del uso que le demos. Así, realizaremos una poda lineal y rectilínea para un seto clásico y una estética para uno paisajístico. La altura dependerá del tipo de seto y de si lo plantamos para delimitar, ocultar o decorar, pudiendo crear bordes redondeados, rectos o en chaflán.

Características importantes

  • Tipo de poda
  • Herramientas
  • Especie vegetal
  • Seto de ocultación
  • Seto decorativo
Elige tus herramientas de poda

Ya sea un arbusto clásico o de ocultación, un seto cortaviento, un arbusto de jardín o un arbusto de interior, cada tipo de seto tiene sus particularidades, a las que debe adaptarse la poda. Pero no te sientas abrumado, todo es cuestión de practicar y adquirir experiencia. Sólo hay que tener en cuenta las características de cada tipo de arbusto.

Es importante saber que cualquier seto debe podarse regularmente para favorecer la buena salud de las plantas que lo constituyen y para garantizar una apariencia regular y armoniosa. En este último punto, la forma que se le da al seto es decisiva. También es relevante la poda de formación, es decir, la poda que dará forma al seto que acabamos de plantar.

Poda de un seto clásico o de ocultación

Los setos clásicos o de ocultación se utilizan para conseguir privacidad del interior de un jardín o para delimitar una propiedad. Cumplen el papel de valla o pared verde. Generalmente se componen de especies de plantas perennes, que no pierden sus hojas en invierno. En la mayoría de los casos se utilizan tuyas, cipreses y laureles.

La poda de un seto convencional es lineal y recta. Ten en cuenta que también podemos podar en bisel, cortando en ángulo las esquinas para compensar el crecimiento más rápido de los tallos en estos lugares.

Para las coníferas, se puede considerar una poda redondeada, huyendo de las líneas rectas.

En altura, podemos seguir una pendiente o, por el contrario, mantener la horizontalidad. Con ello conseguiremos una apariencia visual más uniforme aunque la altura de las plantas desde el suelo sea distinta.

Poda de un seto cortaviento

Los setos cortavientos forman una pantalla o barrera vegetal contra los riesgos climáticos en áreas escasamente pobladas o rurales. Se componen de árboles perennes o caducifolios, que tienen un porte no demasiado compacto para permitir el paso del viento .

La poda debe respetar el equilibrio de cada árbol, manteniendo las mismas proporciones en relación con su eje. Esto es beneficioso para el desarrollo de árboles y evita que se crucen las ramas de distintos ejemplares.

Se busca mantener la forma natural de los árboles a la vez que se preserva la regularidad del seto.

Poda de un seto de jardín

Los setos de jardín están formados por arbustos de diferentes especies. A menudo tienen una función de ocultación pero, sobre todo, se plantan con finalidades estéticas. De hecho, sus diferentes colores, formas, follajes, cortezas, frutos e incluso sus aromas los convierten en un atractivo importante para el jardín.

Por ello, la poda se hace con un objetivo estético. Debemos favorecer la forma natural de cada arbusto y cortarlo adecuadamente. Por ello se le da al seto una forma redondeada en lugar de un corte recto, que va en contra de la forma natural de los arbustos.

Poda de un seto interior

Los setos interiores tienen varios propósitos: delimitar una huerta, una zona de flores o un camino, resaltar una parcela de tierra, ocultar una pared, etc. Pueden agruparse en dos categorías principales: setos bajos y setos libres.

Los setos bajos están formados por arbustos de la misma especie y variedad. Los setos libres, son heterogéneos, formados por diferentes especies y una altura promedio entre uno y dos metros.

Dentro de tu jardín, la imaginación es el límite

La elección de flores en los parterres, el diseño de la huerta, el diseño de un pequeño camino de entrada, el tamaño de los setos interiores... depende de tu creatividad. También lo es en el caso de los setos bajos: puedes darle forma rectilínea, redondeada, trapezoidal o incluso atípica. Por ello, las herramientas de poda deben elegirse en función del resultado esperado. Por el contrario, para los setos libres, la poda debe tener en cuenta la forma natural de cada arbusto.

La poda durante la formación

La poda durante la formación del arbusto es importante para obtener el ancho y la altura deseados para el seto. Sin embargo, es aconsejable favorecer un crecimiento que no sea ni demasiado amplio ni demasiado alto. Es así por dos razones: para evitar la formación de ramas gruesas dentro del seto y para evitar que la poda se convierta en un trabajo diario.

Antes de alcanzar el ancho y la altura deseados, es necesario cortar ligeramente por los lados en lugar de la parte superior. Cortar el tallo central ralentiza significativamente el crecimiento del arbusto, especialmente en las coníferas.

Ver el catálogo de ManoMano
Flores
Elige tus herramientas de poda

Ficha escrita por:

Alberto, responsable de servicio de jardinería, Toledo, 49 fichas consejo

Alberto, responsable de servicio de jardinería, Toledo

Dirijo desde hace varios años un servicio de jardinería y cuento con una clientela formada por particulares y empresas. Tengo a mi cargo un equipo de jardineros y me ocupo de la creación y mantenimiento de espacios verdes. Además de eso, aporto mi experiencia y conocimientos a mis clientes en lo que se refiere a mantenimiento y mejoras de los jardines. En este sentido, poseo una formación comercial, habiendo desempeñado diversas funciones en hostelería al inicio de mi carrera profesional. Posteriormente orienté mi carrera hacia la ordenación paisajística, en el seno de una colectividad territorial, dónde adquirí sólidos conocimientos técnicos gracias a la formación interna y a las labores de seguimiento desempeñadas en importantes obras en un municipio sometido a numerosos cambios. En el plano personal, tengo que señalar que estoy orientado hacia el arte de la jardinería. En este sentido, he creado y diseñado con mi esposa un jardín que cuido con esmero, al igual que una preciosa huerta.  ¡Y no nos olvidemos del bricolaje, también se me da bastante bien! Porque para trabajar en el jardín, también hay que saber hacer algo de bricolaje: pérgolas, cabañas, suelos empedrados, vallas y muchas más cosas... ¡Siempre hay trabajo en un jardín!   Después de haber trabajado con dedicación, mi esposa y yo solemos estar muy orgullosos del resultado obtenido y encantados de poder disfrutar de un entorno agradable y acogedor. Así que nada más sencillo para nosotros que daros consejos sobre el mantenimiento y la mejora de vuestros jardines o la elección de herramientas para trabajar. Estamos a vuestra disposición.