Cómo trasplantar  una planta a otra maceta

Cómo trasplantar una planta a otra maceta

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Trasplantar una planta es cambiar el recipiente en el que está por otro más grande. También es una oportunidad para cambiar el sustrato o mejorar el existente, añadiendo una capa de drenaje. Gracias a esta acción, la planta volverá a tener el espacio, el drenaje y los nutrientes necesarios para seguir creciendo sana.

Características importantes

  • Ventajas
  • Período
  • Pasos para el trasplante
  • Renovación superficial del sustrato
Ver plantas de interior

El trasplante de una planta es necesario por dos razones:

  1. La tierra que hay en una maceta va perdiendo elementos nutritivos debido a que la planta los va absorbiendo para alimentarse y a los sucesivos riegos.
  2. Las raíces crecen continuamente y, si no se les proporciona un recipiente más grande, acaban quedándose sin espacio.

En general, el trasplante afecta a todas las plantas de interior, las plantas perennes de balcón y las plantas de exterior que se venden en maceta y han sido sometidas a una hibernación bajo cubierta, como ocurre con los cítricos.

Ver el catálogo de ManoMano
Plantas de interior

Las plantas jóvenes cuyo crecimiento es muy activo deben trasplantarse todos los años. A otras plantas les bastará con un trasplante cada dos años o incluso cada tres años.

Hay señales que indican que ha llegado el momento de trasplantar la planta:

  • La planta crece poco, desarrolla tallos más cortos así como hojas y flores más pequeñas;
  • aparecen raíces finas por los agujeros de drenaje.

El mejor período para cambiar de recipiente es a principio de la primavera, o durante el mes de marzo, antes de que la planta siga creciendo. No debe trasplantarse una planta que ya ha iniciado su período de floración. Sin embargo, por lo general es preferible trasplantar las plantas después de comprarlas, puesto que normalmente no tienen suficiente espacio en la maceta o jardinera original con la que la adquirimos.

1. Preparar el material

Son necesarios:

  • Una maceta de un diámetrosuperior según el tamaño de la planta;
  • sustrato especial para trasplantes;
  • materiales dedrenaje (grava, arcilla expandida en gránulos, etc.); el drenaje es innecesario si utilizas una maceta con reserva de agua;
  • sustrato de cultivo adaptado a la planta, listo para usar o que puedes hacer tú mismo;
  • una tela geotextil;
  • accesorios: regadera, trasplantador, tijeras de podar, cultivador, tamiz.
  • equipos de protección individual (EPI): guantes de protección, vestuario de jardinería.

2. Preparar la maceta

  • El fondo del recipiente debe tener un agujero de drenaje de al menos 8 mm de diámetro. Si es una bandeja grande o una jardinera, deberá tener varios separados 10 cm entre sí;
  • en verano, el sustrato de una maceta colocada en un balcón está expuesto a una gran cantidad de calor, y las raíces sufren. Para protegerlas, crea un aislamiento en la pared interior del recipiente colocando placas finas de poliestireno (unos milímetros de grosor son suficientes);
  • forma una capa para drenar el sustrato y evitar el exceso de humedad en el fondo del recipiente de modo que las raíces no estén sumergidas en el agua. Esta capa está formada de grava, puzolana, fragmentos de macetas de terracota o arcilla expandida en gránulos y debe representar aproximadamente 1/6 del volumen del recipiente;
  • para las macetas de gran tamaño, usa una tela geotextilcomo filtro entre la capa de drenaje y el sustrato. Así evitarás que el sustrato tapone los resquicios de la capa de drenaje. Procura elevar los bordes de la tela por la pared de la maceta. Te facilitará la extracción de la planta en próximos trasplantes.

3. Extraer la planta de la maceta

  • Dale la vuelta a la maceta antigua que contiene la planta (o colócala en posición horizontal) y dale golpecitos a la base. Tira delicadamente de la base de los tallos hacia el exterior de la maceta con una mano mientras sujetas la maceta con la otra mano;
  • en algunos casos, puede ser necesario romper o cortar el recipiente para liberar el cepellón, esto es, la masa compacta formada por el sustrato y las raíces;
  • esta operación puede resultar más fácil si se interrumpe puntualmente el riego, puesto que el sustrato se retrae y facilita así la extracción de la planta de la maceta. No obstante, no lo hagas durante períodos de calor porque la planta podría sufrir de deshidratación.

4. Trasplantar la planta

  • Escarba el contorno del cepellón para descompactarlo, sobre todo si las raíces han formado un moño (raíces enrolladas en espiral alrededor del cepellón). Esto es señal de que has tardado demasiado en trasplantar la planta;
  • deposita una capa de sustrato en el fondo de la bandeja y coloca el cepellón en el centro procurando que su superficie esté de 4 o 5 cm por debajo del borde de la maceta;
  • rellena el contorno del cepellón y, ligeramente, la superficie del cepellón con sustrato o mantillo. Compáctalo y luego riégalo. El sustrato se compacta ligeramente después de regarlo. Añade más sustrato y vuelve a compactarlo. No presiones en exceso para facilitar la permeabilidad de la tierra cuando tengas que regar;
  • puedes echar una fina capa de arcilla en gránulos en la superficie para mantener una buena higrometría limitando las pérdidas de agua de riego debidas a la evaporación;
  • no la fertilices de inmediato; espera al menos 3 semanas. 
Ver el catálogo de ManoMano
Regarlo

En ocasiones es difícil trasplantar plantas que crecen en macetas o recipientes de grandes dimensiones. En esos casos, renovaremos superficialmente el sustrato, es decir, nos limitaremos a sustituir varios centímetros del sustrato de la superficiede la maceta.Esto se hace una vez por año, en el mes de marzo, en algunas plantas. Estas son las más comunes:

  • Ficus;
  • Palmera;
  • Filodendro;
  • Yuca;
  • Buganvilla;
  • Limonero;
  • Naranjo;
  • plantas acidófilas que se cultivan en tierra de brezo: Rododendros, Azaleas, Arces de Japón, Camelias.

Renovar superficialmente el sustrato de una planta en 4 pasos

  1. Con ayuda de un cultivador, rasca la superficie del cepellón evitando cortar o dañar las raíces.
  2. Retira el antiguo sustrato con un trasplantador y sustitúyelo por una mezcla de sustrato y compost o un sustrato que hayas enriquecido con abono.
  3. Compáctalo y luego riégalo.
  4. Un mes más tarde, empieza a abonar la planta para favorecer su crecimiento.
Ver plantas de interior

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea