Cómo crear un macizo de flores

Cómo crear un macizo de flores

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Un macizo es un espacio en el que se agrupan distintos tipos de plantas para crear un conjunto estético. Puedes combinar flores y arbustos de distintos tamaños, utilizar plantas de la misma altura con floraciones escalonadas o trasplantar en él plantas melíferas que atraerán a abejas y polinizadores a tu jardín.  

Características importantes

  • Distintos tipos de macizo
  • Cuando plantar un macizo
  • Elección del espacio
  • Características del espacio
  • Diseño
  • Elección de plantas
  • Consejos para la elección de plantas
  • Trasplante
Elige tus semillas de flores

Diseñar un macizo es mucho más creativo que diseñar un parterre. Pueden tener contornos curvos, relieves, y permiten jugar con arbustos que se convierten en estéticos fondos vegetales de todo el conjunto.

Puede instalarse en primer plano de un seto o una pared para realzar las cualidades ornamentales de las plantas que lo componen (es el llamado “mixed border" en inglés); pero con la misma facilidad puede formar una isla en el césped y, por lo tanto, ser visible desde cualquier ángulo, lo que le convierte en su principal atracción. En este caso, las plantas más altas se colocarán en el centro (árboles o árboles pequeños, gramíneas altas). Una pérgola puede sostener las plantas trepadoras, formando composiciones muy logradas. 

La única dificultad de un macizo radica en la coexistencia de plantas muy diversas: perennes, bienales, anuales, bulbosas, arbustivas o trepadoras, con sus distintas necesidades de luz, riego y abono.

Ver el catálogo de ManoMano
Pérgola

En función del tipo de plantas elegidas, el mejor momento para plantarlas será el otoño o la primavera.

Comienza en el otoño plantando arbustos, plantas perennes resistentes, bianuales (pensamientos, margaritas, nomeolvides ...) y bulbos de flores de primavera. Siembra o trasplántalos en grupos densos, que formarán hermosas agrupaciones de flores entre las plantas perennes o al pie de los arbustos.

La siguiente primavera, añade plantas anuales, plantas resistentes a las heladas y bulbos de floración estival.

Ver el catálogo de ManoMano
Bulbos de flores

Vamos a elegir y delimitar el espacio en el que vamos a cultivar nuestro macizo de flores. Su ubicación puede venir definida por varios motivos:

  • Para ocultar un muro en mal estado, el espacio donde hemos situado un compostador o los contenedores de basura de la casa o el jardín.
  • Para delimitar una separación entre distintos ambientes.
  • Para cultivar plantas que atraigan a abejas y polinizadores a nuestro jardín
  • Para crear un espacio para plantas de rocalla.
  • Para dar color a una zona determinada del jardín, como por ejemplo alrededor de la vivienda.

El primer paso será delimitar el espacio donde vamos a cultivar. Para ello podemos utilizar pequeñas estacas y un cordel, o trazando su contorno con la ayuda de una pala plana o palote

A continuación, eliminaremos cualquier planta que no queramos mantener dentro del macizo. El césped puede retirarse con la pala, profundizando algunos centímetros para levantarlo desde la raíz. Si realizamos esta tarea dividiendo el espacio en secciones, resultará mucho más fácil.

Las malas hierbas (o hierbas adventicias) pueden eliminarse de manera manual, utilizando un producto herbicida o un deshierbador térmico. El sistema aconsejado para retirar el césped puede ser útil si hay muchas y crecen espesas y tupidas. Al levantarlas con la pala, también estaremos retirando la capa superficial de tierra donde pueden quedar semillas. Evitaremos sembrarlas sin querer si utilizamos una carretilla para depositar cada una de las paladas de tierra lo más cerca posible de la zona del macizo.

Una vez la tierra esté libre de plantas no deseadas, es recomendable labrar superficialmente con ayuda de una azada. De este modo la tierra la tierra quedará esponjosa y aireada, lo que facilitará que las nuevas plantas arraiguen con facilidad.

Ver el catálogo de ManoMano
Azada

La elección de las plantas se verá condicionada por varios factores que vamos a desarrollar a continuación. Te será de ayuda dibujar un plano del espacio y observar la cantidad de luz que recibe durante todo el día, así como el ángulo desde el que lo verás habitualmente.

  • La ubicación del macizo respecto a la luz: las plantas a elegir deben soportar exposiciones a pleno sol, en semi-sombra o de sombra total. Las plantas más altas deberán situarse al fondo para evitar que den sombra al resto.
  • Las temperaturas medias de tu zona, especialmente en invierno, determinarán la supervivencia de determinadas plantas. Busca información sobre cada especie y su adaptación al frío o las heladas.
  • Las distintos niveles con la que queramos jugar para valorar si nos conviene crear un macizo elevado o elegir arbustos o plantas de distintas alturas. Además, es conveniente tener en cuenta la envergadura de las plantas una vez se desarrollen, para evitar que invadan zonas de paso.
  • La utilización de plantas perennes o vivaces (que permanecerán año tras año en el macizo aunque puedan perder sus hojas) o de temporada (que solo viven durante unos meses). Recuerda que puedes incluir algunas plantas aromáticas que te pueden ser de utilidad en la cocina, y que además pueden atraer a distintos insectos como abejas o mariposas.
  • Nuestras preferencias en cuanto a colores, no solo de las flores sino de las hojas de las plantas. No estarán en flor de manera permanente, por lo que también es interesante conocer en qué momento del año florecerán para alternar distintas especies que aporten color en todo momento.
  • La posibilidad de instalar un pequeño estanque para valorar la adquisición de plantas acuáticas o que puedan beneficiarse de una humedad elevada.
  • La utilización de algún elemento decorativo. Puedes crear macizos preciosos alrededor de viejos enseres como una bicicleta vieja, una carretilla, un tonel, o algún recuerdo familiar con posibilidades decorativas. Sin olvidarse de las fuentesestatuas o decoraciones de jardín y de que con ayuda de piedras y borduras puedes crear varios niveles para aprovechar un talud o un desnivel natural del terreno.
  • Evita mezclar plantas que no tengan necesidades similares en cuanto a riego o exposición solar. 
Ver el catálogo de ManoMano
Borduras

  1. Elige plantas que florecen en distintos momentos del año para conseguir un efecto decorativo distinto durante mucho más tiempo.
  2. Selecciona plantas de follaje persistente y de distintos colores. Una buena proporción es de un tercio de estas plantas respecto al resto.
  3. Adapta la altura de las plantas al tamaño de tu macizo. Evita plantas altas en un espacio pequeño.
  4. Las plantas tapizantes que tienden a desbordarse evitan la rigidez en el conjunto.
  5. Ante la duda sobre el color de las flores, elige plantas con flores blancas: compensan los colores brillantes del resto.
  6. También puedes elegir un tema floral basado en los colores: tonos rosas y morados, tonos sólidos y azules, etc.
  7. Para conseguir floraciones invernales, no olvides los áster y los crisantemos así como arbustos con ramas decorativas (sauce, cornejo, acebo).
Ver el catálogo de ManoMano
Plantas

  1. Antes de formar agujeros para trasplantar cada una de las plantas seleccionadas, coloca las macetas de los distintos ejemplares en el espacio destinado al macizo. Te resultará más sencillo visualizar las distintas composiciones que puedes crear con ellas. Si no están en flor, recuerda el color que tendrá cada una para evitar combinaciones estéticamente descompensadas.
  2. Sumerge las macetas en agua durante 20 minutos para que sea más sencillo retirar la maceta sin dañar las raíces. 
  3. Deja suficiente espacio entre ellas para que puedan crecer sin problemas y no olvides que en el futuro deberás poder acceder al macizo para manipularlas. Todas las plantas precisarán algún tipo de poda en algún momento, ya sea para mantener su forma o eliminar flores marchitas. Es probable que el primer año observes espacios vacíos entre plantas que desaparecerán cuando empiecen a crecer.
  4. Cuando hayas decidido la colocación de cada planta, forma un agujero con ayuda de una pala de mano y trasplanta cada ejemplar. Añade un poco de abono en el fondo de cada agujero y remuévelo para mezclarlo con la tierra. 
  5. Retira la planta de la maceta, introduce el cepellón en la tierra y compacta ligeramente el sustrato a su alrededor. Riega generosamente cada una de las plantas para que se sientan como en casa.
  6. Aléjate unos metros para ir visualizando el conjunto en su totalidad, especialmente si vas a disfrutar de él desde el interior de casa, paseando por un sendero o desde una pérgola, un cenador o zona con muebles de jardín. Te ayudará a ganar perspectiva, especialmente si el macizo puede verse desde distintos ángulos (entrada a la casa, desde el porche, la piscina, etc).
  7. Valora la posibilidad de instalar un riego por goteo en el macizo porque sin vegetación, o con las plantas en sus primeros estadios de crecimiento te resultará más sencillo. 
  8. Si entre tus preferencias están las plantas de temporada, sitúalas siempre en la zona que resulte de más fácil acceso. Podrás cambiarlas cómodamente cuando se marchiten y sustituirlas por unas nuevas en cada estación.
  9. Añade una capa de compost sobre la tierra para conseguir un efecto uniforme y para aportar todos los nutrientes que seguro necesitarán para empezar a crecer sanas y fuertes.
  10. El acolchado es muy interesante después de una plantación: reducirá enormemente las necesidades de riego y desherbado en el futuro. Si es de origen orgánico, contribuirá a enriquecer el suelo con nutrientes. Utiliza corteza vegetal o restos de poda y siega que puedes pasar por un biotriturador.
  11. Acaba delimitando el macizo con piedras o una bordura si son de tu agrado.
Ver el catálogo de ManoMano
Bordura
Elige tus semillas de flores

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea