Cómo elegir un calefactor industrial

Cómo elegir un calefactor industrial

Sebastián, Manitas autodidacta

Ficha escrita por:

Sebastián, Manitas autodidacta

233 fichas consejo

Para secar muros o trabajar sin frío, los calefactores de obra o de taller son fundamentales. Los calefactores o estufas industriales de gas, gasoil o eléctricos, se escogen en función de su potencia calorífica, de la superficie a calentar y de su difusión de calor, ya sea por aire caliente propulsado o infrarrojos.

Características importantes

  • Gas, gasoil o eléctrico
  • Combustión directa o indirecta
  • Potencia calorífica
  • Volumen a calentar
  • Uso en espacios con o sin personas
Elige tu sistema de calefacción

Calefactor industrial eléctrico

Un calefactor de obra eléctrico, también llamado estufa industrial, funciona de forma sencilla y suele tratarse de un cañón de aire que propulsa aire caliente a través de una resistencia de potencia variable, que se regula según la superficie a calentar.

Los cañones de aire caliente, también llamados calefacciónde aire caliente por convección, suelen tener forma cilíndrica y su potencia varía aproximadamente de 1.5 kW hasta más de 9 kW en el caso de los calefactores de aire más potentes.

El ventilador dispone de varios niveles, el calentador cuenta con un termostato (para un calor constante) y un termostato anti-sobrecalentamiento.

El flujo de aire oscila entre 400 m3/h y 1000 m3/hora - en función de la potencia.

La principal ventaja de un calefactor industrial eléctrico es su sencillez de funcionamiento y su autonomía, perfecta para evitar las heladas en una obra, calentar habitaciones sin ventanas en un sótano o naves industriales. La desventaja es que los más potentes funcionan con una corriente trifásica de 380V y se necesita suministro a través de un grupo electrógeno. Su peso oscila entre 5 y 20 kg.

Calefacción industrial de gasoil

Calefactor de obra de gasoil de combustión directa

Los calefactores de obra de gasoil son los más potentes, los más impresionantes y los más pesados. Los calefactores a gasoil de combustión directa (prohibidos en los lugares públicos y donde hay animales) permiten calentar grandes espacios ventilados. Los calefactores de obra a gasoil disponen de muy buen rendimiento (100%) y son móviles - suelen llevar ruedas. Se pueden equipar con una chimenea para evacuar los gases de combustión.

Su potencia varía de 20 kW hasta más de 100 kW, y disponen de un termostato, como los calefactores eléctricos. Los calefactores de obra de gasoil sirven para calentar los locales de almacenamiento, obras abiertas, invernaderos etc. Ciertos modelos pueden estar conectados a un depósito de gasoil independiente. Se desaconseja su uso para deshumidificar las obras, ya que produce humedad durante la combustión. El ventilador funciona con electricidad.

Calefactor de obra de gasoil de combustión indirecta

Los calefactores para la obra de fueloil de combustión indirecta sirven para calentar estructuras poco ventiladas o con presencia de personas - carpas, fábricas, almacenes, etc-.

Los calefactores de combustión indirecta suelen ser silenciosos y la llama producida está separada de la salida de aire.

El calefactor se puede colocar en el exterior de la estructura a calentar y el aire caliente circula gracias a unos conductos. Es adecuado para el secado de las obras, para el deshielo y, opcionalmente, puede disponer de un termostato de ambiente, un reloj o incluso un temporizador. El flujo de aire de los calefactores de gasoil más potentes supera con facilidad los 5000 m3/h. Su rendimiento es inferior, aproximadamente un 90%, y los más potentes pueden calentar volúmenes de hasta 1000 m3. El aire caliente propulsado por el ventilador funciona con electricidad.

Calefactor industrial de gas

Calefactor de obra a gas de aire caliente propulsado

Los calefactores industriales de gas son menos voluminosos que los calefactores de gasoil, pero más que los calefactores eléctricos. Disponen de una fuerte potencia calorífica que se tiene que dimensionar con la superficie a calentar. Se debe utilizar en lugares muy bien ventilados o para el secado de espacios.No se debe utilizar en lugares públicos. Funciona con gas butano o propano. El ventilador requiere electricidad para poder funcionar.

Calefactor industrial de gas radiante Al ser calefactores industriales más pequeños, los radiantes a gas tipo brasero están directamente conectados a una botella de gas de 13 kg (incluso de 35 kg) y tienen una potencia de unos 4 kW.

Son móviles, autónomos y no pueden ser utilizados en lugares públicos. Se transportan fácilmente, de hecho lo más voluminoso es la botella de gas y son de bajo consumo. Silencioso, no genera corriente de aire.

Los calefactores o estufas de gas radiante emiten el calor gracias a sus paneles radiantes infrarrojos, de encendido piezoeléctrico y su instalación cuenta con una manguera de gas y un regulador. La potencia es regulable y la dimensión del reflector es de unos 300 x 250 mm.

Ver el catálogo de ManoMano
Calefactores industriales de gas

El volumen a calentar (expresado en m3) se calcula de una manera sencilla multiplicando la superficie del suelo expresada en m2 por la altura en metros. Sin embargo, se debe tener en cuenta que los calefactores de obra se utilizan en zonas abiertas, muy mal aisladas y nunca con el mismo volumen. Para evaluarlo de manera rápida, 1 m2 requiere 100 Watts es decir 1 kW = 10 m2.

Su potencia de calentamiento se expresa en kilocalorías (Kcal), y la diferencia de temperatura que se debe alcanzar entre el aire exterior y las zonas interiores tiene una relación de aproximadamente 1000 Kcal por 1 grado que se gana. Para obtener una temperatura de 18º en una obra ventilada, se debe disponer un mínimo de 18.000 Kcal.

Los calefactores de aire forzado propagan mejor el calor y de manera más uniforme.

Determina correctamente la potencia calorífica (Kcal) en función de las temperaturas y volúmenes a calentar.

Escoge un calefactor de combustión indirecta si necesitas calentar espacios con personas o animales, y de no ser así, elige un calefactor eléctrico.

Opta por un sistema de calefacción con características y potencia similares a un calentamiento ligero, y con opciones como un temporizador o un reloj.

Hay que tener en cuenta que los calefactores a gasoil y a gas son autónomos (excepto los modelos con soplador/aire forzado) y no requieren una conexión eléctrica para funcionar (a diferencia de los calentadores eléctricos).

Analiza tus necesidades, sobre todo si necesitas una calefacción para el secado de habitaciones, un uso desaconsejado para los calefactores a gasoil de combustión directa.

Elige tu sistema de calefacción

Ficha escrita por:

Sebastián, Manitas autodidacta, 233 fichas consejo

Sebastián, Manitas autodidacta

Mi lema es: aprender es mejor que pedir. Y...¿cuál es la recompensa final? Pues, una cerveza bien fresquita. La curiosidad por las cosas me ha hecho pasar muchas horas haciendo bricolaje, arreglando cosas por casa, construyendo muebles...espero poder ayudaros después de todo lo aprendido.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea