¿Cómo instalar un radiador de agua caliente?

¿Cómo instalar un radiador de agua caliente?

Jere, fontanero apasionado

Ficha escrita por:

Jere, fontanero apasionado

15 fichas consejo

Los radiadores de agua caliente, son parte integral de los sistemas de calefacción central, se conectan al circuito de agua caliente con caldera. Se componen de llave (o grifo), purgador y una T, para instalarlos sólo necesitas unas cuantas herramientas. En esta guía tienes todos los pasos que hay que seguir.

Características importantes

  • Desembalar el radiador y verificar el material
  • Montar la llave, el purgador y la T de regulación
  • Tomar medidas e instalar el radiador de agua caliente
  • Conectar el radiador y llenarlo de agua
Ver radiadores de agua caliente

Un radiador de agua caliente cuenta con un circuito de calefacción central, en el que una caldera se encarga de la producción de calor. Todos los radiadores de agua caliente tienen cuatro orificios, es decir, cuatro puntos de conexión en cada uno de los extremos:

  • Uno para la llegada de agua caliente, que viene de la caldera, el inicio;
  • uno para la salida del agua caliente enfriada, que vuelve a la caldera, el retorno;
  • uno para el purgador de aire, que permite evacuar el aire del circuito de calefacción;
  • uno que se cierra con un tapón, y que está previsto para adaptarse a los diferentes tipos de instalaciones.

Importante: es fundamental elegir bien el radiador de agua caliente, cuyas dimensiones están pensadas para compensar las pérdidas de calor. La potencia retenida depende del volumen que haya que calentar y del aislamiento de la vivienda.

El purgador de aire

El agua circula por un circuito de calefacción central, cuyo funcionamiento puede verse afectado por la entrada de aire en alguno de los puntos superiores de la instalación. Para evitarlo, hay que purgar el circuito, por eso uno de los orificios situados en la parte superior del radiador es para instalar el purgador de aire. El purgador de aire es un pequeño tapón que tiene un tornillo en el centro para expulsar el aire. Para asegurar el funcionamiento óptimo de los radiadores de agua caliente, hay que purgarlos de forma periódica.

La llave del radiador

La llave del radiador se pone en la entrada de agua caliente (entrada) y permite regular la cantidad de agua caliente, es decir, la potencia. La potencia se puede ajustar de dos maneras:

  • Manualmente, con un cabezal de grifo clásico;
  • automáticamente, con un cabezal de grifo termostático, que ajusta el caudal de agua en función de la temperatura ambiente de la habitación.

La T de regulación

En conjunto, una instalación de calefacción central cuenta con una caldera con bomba, también llamado circulador, que envía el agua a los radiadores (o al suelo radiante, dependiendo de la instalación). De hecho, los radiadores están más o menos alejados de la caldera y el agua sigue siempre el camino más corto para circular. De esta forma, los radiadores que están más cerca de la bomba se sobrealimentan, mientras que los que están más lejos no reciben suficiente agua caliente. Para compensar este fenómeno, se conecta una T de regulación al radiador, a la canalización de retorno y en la vía central, hay un tornillo que se cierra para limitar los radiadores más cercanos y se abre para favorecer a los que están más lejos. Esto es lo que se conoce como "equilibrio hidráulico".

Ver el catálogo de ManoMano
Bomba

Por sus propiedades físicas, el agua caliente sube y el agua fría baja. Por eso, hay que instalar:

  • El caudal de entrada y la llave de regulación en la parte superior del radiador;
  • el retorno con la T de regulación en la parte inferior del radiador.

La T de regulación se puede poner al lado de la llave o del purgador. Sin embargo, tal y como decíamos antes, el agua siempre sigue el camino más corto. Por ejemplo, imagina que tienes un radiador muy largo con el caudal de entrada y el retorno en el mismo lado. Los elementos del radiador de agua caliente que estén más lejos recibirán algo menos de agua que los que estén al principio. Por eso, para garantizar un funcionamiento óptimo, es mejor montar el retorno en la esquina opuesta al inicio o caudal de entrada. De esta forma, todos los elementos del radiador, independientemente de cuál sea su posición, recibirán la misma cantidad de agua.

Fijación del radiador de agua caliente

Los radiadores de agua caliente se pueden montar de tres formas distintas: en la pared, en el suelo, y al suelo y al techo.

Fijación en la pared

La mayoría de los radiadores, generalmente de aluminio, se fijan en la pared gracias a los soportes de fijación en los que se instala el radiador con unos ganchos.

Fijación sobre base y en el suelo

Los radiadores de agua caliente de hierro fundido suelen ser muy pesados, por eso simplemente se ponen en el suelo. Hay radiadores de aluminio de pie y perfil bajo que se fijan en el suelo, están previstos para instalarse delante de las paredes de cristal y son especialmente aptos para espacios acristalados.

Fijación a suelo y techo

Los radiadores de altura total están previstos para usarse en habitaciones que tienen mucha pérdida de calor y en las que no queremos tener que poner varios radiadores en las paredes. Sus fijaciones son ajustables para su instalación en lugares en los que varía la altura bajo el techo.

Ver el catálogo de ManoMano
Radiadores de aluminio

Tiempo de realización

1 a 2 horas

Número de personas

1-2 personas

Herramientas y consumibles

Equipos de protección individual

** Esta lista no es exhaustiva. Los equipos de protección individual deben adaptarse a cada situación de trabajo.

Ver el catálogo de ManoMano
Llave inglesa
  1. Desembala el radiador y verifica el material.
  2. Monta la llave, el purgador y la T de regulación.
  3. Toma medidas e instala el radiador de agua caliente.
  4. Conecta el radiador y llénalo de agua.

Hemos seleccionado para ti el siguiente vídeo

    • Desembala el radiador con cuidado de no dañar la parte delantera;
    • identifica los diferentes accesorios (soportes de fijación, tapón, etc.) y lee las instrucciones de montaje.

    Para evitar que les entre polvo, los radiadores de agua caliente llevan tapones de plástico en los orificios que hay que retirar antes de instalarlos.

    Retira los tapones y monta la llave

    • Desenrosca los tapones de plástico del radiador.

    • Enrosca la llave en el orificio del radiador que has elegido. Normalmente, no hace falta hacer una junta de estopa o de teflón, ya que la llave está adaptada al radiador, por lo que ya lleva una junta de caucho o goma;
    • utiliza una llave inglesa para apretar el racor hasta que la junta se comprima.

    Monta el purgador y el tapón

    • Instala el purgador en el otro orificio superior. Al igual que la llave, el purgador tiene una junta de goma. Apriétala con la llave inglesa hasta que la junta se comprima;
    • comprueba que el tornillo del purgador está bien cerrado con el destornillador plano (así evitarás que el agua se salga);
    • enrosca el tapón en la parte inferior del radiador.

    Instala la T de regulación

    La te de regulación suele venir en dos partes: la propia T y un racor roscado libre que se enrosca en el radiador. El cabezal de apriete de este racor suele estar en el interior, no en el exterior, así que tendrás que utilizar una llave de montaje adecuada para instalarlo.

    • Introduce la llave de montaje en el racor y después, apriétalo hasta que la junta de goma se comprima;
    • aprieta la T en el racor previamente atornillado.

    Dependiendo del modelo del radiador, tal vez incluya una plantilla de montaje. En caso contrario, tendrás que tomar todas las medidas.

    • Instala los soportes de fijación en el radiador;
    • mide el espacio entre los soportes de fijación;
    • identifica el lugar en el que vas a instalar el radiador y la posición de las tuberías presentes en su lugar (deja de 10 a 15 cm al suelo);
    • traslada las medidas a la pared con un metro y un nivel de burbuja;
    • taladra los orificios e introduce unos tacos de fijación aptos para el tipo de soporte;
    • atornilla los soportes a la pared;
    • instala el radiador sobre los soportes de fijación.

    • Conecta el radiador a las tuberías de canalización de calefacción y después, enrosca los racores de inicio y retorno con la llave inglesa.

    • Llena el radiador hasta alcanzar una presión de aproximadamente 2 bares (dependiendo de la instalación hidráulica);
    • purga el aire con el purgador y añade presión. Cuando veas que sale agua del purgador, significará que está lleno;
    • añade presión;
    • comprueba la estanqueidad de todos los racores;
    • ajusta y regula la llave del radiador;
    • comprueba que toda la superficie del radiador se calienta.

     Ya tienes instalada tu calefacción de agua caliente.

    Ver el catálogo de ManoMano
    Racores
    Ver radiadores de agua caliente

    Ficha escrita por:

    Jere, fontanero apasionado, 15 fichas consejo

    Jere, fontanero apasionado

    Me llamo Jere y soy un fontanero apasionado por su trabajo, tanto que incluso pienso en la fontanería en mi tiempo libre. Esta pasión me ha llevado a hacer vídeos tutoriales en YouTube para compartir todas las buenas prácticas de esta disciplina. También escribí un libro sobre el tema que explica todos los métodos para trabajar con el cobre: "Cuando amas, no cuentas". En general, me encanta hacer las cosas por mí mismo y me encanta compartir mi conocimiento, mi experiencia. Por lo tanto, estaré de poder orientarte, tanto en temas de fontanería como de construcción, y así ayudarte a hacerlo tú mismo.

    El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

    • Millones de productos

      Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

    • Entrega a domicilio o en punto de recogida

      Tú eliges

    • Cientos de expertos en línea

      Como tener a muchos Macgyver pero en línea