¿Cómo elegir una almohada?

¿Cómo elegir una almohada?

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

95 fichas consejo

La almohada, esencial para un sueño de calidad, se elige en función de la posición en la que duermes, tu complexión y tus gustos en cuestión de firmeza y apoyo. Almohada natural o sintética, ergonómica, de espuma viscoelástica o incluso antiácaros... ¡Sigue nuestra guía para dormir a pierna suelta!

Características importantes

  • Tamaño y forma
  • Funda y relleno
  • Materiales
  • Almohada de látex
  • Almohada de espuma viscoelástica
  • Tratamientos
Ver almohadas

Para garantizar un apoyo y una firmeza óptimos, la almohada debe cambiarse aproximadamente cada dos años. Por lo tanto, te plantearás cuál elegir con frecuencia. Entonces ¿qué almohada elegir? Todo depende de tus hábitos de sueño y de cómo te sientas más cómodo, así como de tu presupuesto.

Primero tendrás que decidir el tamaño y la forma, teniendo en cuenta que, aunque hay quien prefiere las almohadas cuadradas, para dormir bien se aconsejan las almohadas rectangulares.

Después tendrás que elegir la funda de la almohada, que puede ir desde el clásico algodón, el poliéster, cuyo mantenimiento es especialmente sencillo, o incluso el bambú, que tiene propiedades naturalmente hipoalergénicas y antibacterianas.

Finalmente, tendrás que decidir el tipo de relleno: de materiales naturales, que son más caros pero aportan un volumen inigualable, o de materiales sintéticos, que tienen un mantenimiento más sencillo y ofrecen niveles de confort muy diversos. Eso sin olvidar, por supuesto, las famosas almohadas de viscoelástica, especialmente recomendadas para las personas que padecen dolores de espalda. Asimismo, existen en el mercado almohadas ergonómicas, que también pueden ser de espuma viscoelástica de látex y adoptan una forma que rellena la curvatura de la nuca. Por eso, son ideales si duermes de lado o boca arriba. 

Ver el catálogo de ManoMano
Funda de la almohada

Formas

Una almohada puede tener forma cuadrada o rectangular:

  • La forma cuadrada es la más común, pero, si bien este tipo de almohada es ideal para relajarse (lectura, televisión, etc.) en la cama, es menos recomendable para dormir;
  • la forma rectangular es perfecta sea cual sea la posición en la que duermes. Además, su longitud te permite mantener la cabeza permanentemente en contacto con la almohada para apoyarla y mantenerla alineada con respecto a la columna vertebral, incluso si te mueves mucho.

Tamaños de almohada

Existen varios tamaños de almohada, pero los más comunes son: 

  • En formato cuadrado, 60 × 60 cm y 65 × 65 cm;
  • en formato rectangular, 50 × 70 cm y 40 × 60 cm (este último tamaño es ideal para niños). 

La funda de la almohada contiene el relleno y, por lo tanto, debe ser de una calidad suficiente como para no dejar que se salgan las fibras sintéticas o las plumas y el plumón del interior. Podrás elegir entre: 

  • Una funda de algodón, que es absorbente y permite una excelente circulación del aire; 
  • una funda de poliéster, que es cómoda y de fácil mantenimiento;
  • una funda de bambú, cada vez más popular hoy en día. Suele contener espuma viscoelástica y es naturalmente antibacteriana e hipoalergénica. Además, absorbe la humedad y permite una excelente circulación del aire

El relleno de la almohada es el material que contiene la funda y que hace que tenga más o menos volumen. Puedes elegir entre un relleno natural o uno sintético. 

Relleno natural

Este tipo de relleno, como su nombre indica, está hecho de materiales naturales, normalmente de una mezcla de plumón (de pato o de oca) y plumas. Teniendo en cuenta que el plumón es más mullido que las plumas, elige un relleno con un porcentaje más elevado de uno u otro en función de tus preferencias.

Las almohadas con relleno natural son envolventes y voluminosas y garantizan una excelente ventilación y termorregulación. Sin embargo, su mantenimiento es más complicado y su precio, más elevado que el de un modelo con relleno sintético.

También existen almohadas de lana, naturalmente antiácaros, que regulan la humedad y la temperatura a la vez que garantizan una sujeción firme, a veces excesiva para algunas personas.  

Relleno sintético

El relleno sintético, como su nombre indica, está hecho de diferentes fibras sintéticas de fácil mantenimiento y transpirables y resulta más económico que comprar una almohada con relleno natural. Sin embargo, su duración es menor.

Las almohadas con relleno sintético se suelen recomendar para personas alérgicas. Ofrecen niveles de confort muy diversos, por lo que deberás elegir en función de tus gustos y necesidades. 

Entre las almohadas con relleno sintético destacamos: 

Relleno de látex sintético

Este tipo de relleno permite una excelente ventilación gracias a su estructura alveolar, perfecta para reducir el riesgo de alergia. Gracias a su elasticidad, también ofrece una excelente sujeción de la nuca y la cabeza. Cabe destacar que algunos rellenos contienen una mezcla de látex de origen natural y látex sintético.

Relleno de espuma viscoelástica

Este tipo de relleno es termosensible y tiene la capacidad de reaccionar al calor para ajustarse a la forma de la cabeza y del cuello y después recuperar su forma inicial con cada movimiento. Por eso, la espuma viscoelástica (una espuma de poliuretano de muy alta densidad) sujeta perfectamente las cervicales y la nuca.

Se recomienda a las personas que tienen problemas de espalda, se desaconseja a las que sudan mucho, puesto que es menos transpirable que un modelo de látex, por ejemplo.

Tratamientos antiácaros y anti bacterianos de una almohada

Algunas almohadas son sometidas a tratamientos específicos antibacterianos o antiácaros si no tienen estas propiedades de forma natural para prevenir, por ejemplo, los problemas de alergias. Estos tratamientos pueden aplicarse a la funda, al relleno o a ambos.

Pueden ser tratamientos químicos o a base de aceites esenciales (lavanda, eucalipto, limón) encapsulados en las fibras.

La mejor almohada para cada posición al dormir

La elección entre una almohada firme y otra más mullida, igual que la del tipo de relleno, dependerá de la posición que suelas adoptar para dormir. 

Dormir boca arriba

Si duermes boca arriba, opta por una almohada firme o de firmeza media o incluso una almohada ergonómica, que garantizará una sujeción perfecta de la cabeza y la nuca. Sin embargo, procura que no tenga demasiado relleno para no crear una curvatura a la altura de la nuca. 

De lado

Si duermes en esta posición necesitarás una almohada de firmeza media o ergonómica que garantice que la cabeza, el cuello y la columna vertebral estén alineados. 

Boca abajo

Si bien esta posición no se considera ideal para dormir bien, en cualquier caso conviene optar por una almohada mullida que evite cualquier curvatura. Te aconsejamos especialmente un relleno natural de plumón y plumas.

Ver almohadas

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración, 95 fichas consejo

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Después de trabajar varios años en cadenas de televisión de primer orden, escogí dejar hablar a mi pluma y orientarme hacia la redacción y la edición.Soy tan apasionada de la decoración y del bricolaje, como de la historia y de la ciencia. Ecléctica tanto en mis gustos como en mis textos, escribo desde hace más de 25 años sobre esas temáticas.  En mi activo se cuentan obras didácticas, novelas y noticias, así como numerosísimos artículos de bricolaje y decoración. En ellos cuento consejos y trucos experimentados en mi vieja casa, renovada poco a poco.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea