Tareas del huerto en invierno

Tareas del huerto en invierno

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

El invierno es la época más tranquila en el huerto. Los riegos se espacian en el tiempo, las plagas permanecen inactivas cuando hace frío y podemos empezar a planificar y preparar semilleros de cultivos de primavera. Las tareas más habituales del huerto de invierno consisten en proteger las hortalizas del frío.  

Características importantes

  • Protección de las plantas
  • El riego en invierno
  • Cultivos de invierno: calendario de siembra
  • Preparación de semilleros de hortalizas de primavera
  • Empezar un huerto en invierno
  • El pulgón de las habas
Ver herramientas manuales de jardinería

El frío ralentiza el crecimiento de las hortalizas durante el invierno, pero la mayoría son capaces de resistir las bajas temperaturas. No obstante, resulta útil tener a mano un rollo de tela protectora o manta térmica para cubrir los cultivos si existe riesgo de heladas.

La manta térmica es un tejido muy fino de polipropileno de color blanco. Es transpirable, y por ello deja pasar la luz y el agua. Se extiende sobre las plantas y las abriga, manteniendo una temperatura superior en algunos grados a la exterior.

También puede utilizarse para protegerlas de algunos insectos, como por ejemplo la mariposa de la col. La retícula de su malla es tan pequeña que la mariposa es incapaz de acceder a las plantas para depositar sus huevos.

Este tejido se comercializa en rollos de varios metros y en forma de bolsa para proteger árboles y arbustos. Es posible reutilizarlo durante varias temporadas si no ha sufrido roturas.

Otra opción para proteger las hortalizas del frío son los túneles de cultivo. Habitualmente se comercializan en kits de distintas longitudes que incluyen la cubierta de PVC o polietileno así como los arcos en plástico o acero (según el modelo).

El material de la cubierta está preparado para resistir los rayos UV así como las inclemencias meteorológicas propias del invierno. Algunos modelos incluyen aperturas con cremallera o velcro que debemos abrir de vez en cuando para renovar el aire del interior. 

Si vas a utilizarlo en zonas con mucho viento, elige un modelo que se pueda anclar y lastrar para evitar que la estructura se mueva.

Si el espacio lo permite, un invernadero nos permitirá proteger las hortalizas más sensibles al frío, resguardar los semilleros e iniciar cultivos a salvo del viento, la lluvia, las heladas y/o el granizo.

Podemos elegir entre modelos de estructura fija (fabricados en cristal o policarbonato), o uno en forma de túnel

Debemos instalarlo donde reciba el máximo de horas de sol posible, y por ello se recomienda que la entrada se coloque en una posición Norte/Sur y el lado más ancho quede hacia el Oeste/Este. 

Ver el catálogo de ManoMano
invernadero

Las hortalizas que cultivamos durante el invierno son las menos exigentes en cuanto a riego. En esta época del año agradecerán riegos matinales, cuando la temperatura diurna empieza a subir. Regar por la mañana en lugar de al anochecer (como hacemos en verano) es una práctica común que evitará que la tierra esté demasiado húmeda durante la noche. Si vives en una zona fría y donde suele helar durante la noche, las plantas lo agradecerán.

También debemos valorar la pluviometría de nuestra zona para ajustar la periodicidad del riego. Durante los inviernos especialmente lluviosos, es posible llegar a prescindir de riego adicional durante semanas en determinadas hortalizas (como por ejemplo cebollas o ajos). 

Si este es tu primer invierno como hortelano, observa las plantas con atención: si sus hojas y tallos se ven hidratados, lo más probable es que no necesiten más agua. 

Si estás cultivando un huerto en macetas, jardineras o en una mesa de cultivo, es especialmente importante no regar más de la cuenta. Después de un verano cultivando hortalizas muy exigentes en riego y abonado, el otoño y el invierno nos suele sorprender por sus mínimas necesidades. 

Ver el catálogo de ManoMano
Mesa de cultivo

Antes de preparar semilleros de cultivos de invierno, deberíamos tener en cuenta las temperaturas exteriores que hay en nuestro huerto. En zonas de invierno suave, las leguminosas como las habas y los guisantes pueden empezar a sembrarse a finales de otoño, mientras que en aquellos con inviernos fríos, se siembran a finales de invierno para aprovechar la subida de temperaturas de la primavera.

Iniciar un cultivo desde semilla nos permite elegir entre una variedad mucho más amplia de posibilidades. Pero siempre existe la posibilidad de elegir plantones para empezar nuestros cultivos.

Los plantones se comercializan con un tamaño apropiado para ser trasplantados al exterior, nos ahorran los cuidados que precisan las plántulas germinadas desde semillas y son una buena opción para empezar el huerto a mitad de temporada.

Las hortalizas que podemos sembrar o trasplantar durante el invierno son:

Hortaliza

Tipo de siembra

Tiempo para la cosecha

Acelga

Directa o semillero

3 – 4 meses

Ajo

Directa

4 – 6 meses

Apio

Semillero

6 – 8 meses

Borraja

Directa o semillero

2 – 4 meses

Canónigos

Directa

2 – 3 meses

Cebollas

Semillero

5 – 6 meses

Chirivía

Directa

3 – 4 meses

Col

Semillero

5 – 6 meses

Coliflor

Semillero

5 – 6 meses

Escarola

Semillero

2 – 4 meses

Espárrago

Directa

2-3 años

Espinaca

Directa o semillero

2 – 3 meses

Guisantes

Directa

4 – 5 meses

Habas

Directa

4 – 5 meses

Lechuga

Semillero

2 – 4 meses

Puerro

Directa o semillero

5 – 6 meses

Rábanos y rabanito

Directa

2 – 4 meses

Remolacha

Directa o semillero

3 – 4 meses

Zanahoria

Directa

3 – 4 meses

Ver el catálogo de ManoMano
Plantones

Aunque en el huerto hace frío, a finales de invierno podemos empezar a preparar los semillerosde los cultivos de primavera y verano. Normalmente se empieza por las solanáceas (tomates, pimientos y berenjenas), dejando las cucurbitáceas (calabacín, calabaza, melón y sandía) para el final.

La elección del mes más apropiado para la siembra de estas variedades, dependerá de:

  • El clima de la zona donde estamos cultivando: en zonas donde el invierno es suave, las siembras se realizan de manera más prematura porque también se podrán trasplantar antes al exterior;
  • el ciclo de las hortalizas que estamos cultivando en invierno: es absurdo preparar semilleros en enero si hasta finales de abril no podremos trasplantarlos por tener el huerto ocupado con otros cultivos;
  • el tamaño de nuestro huerto: en huertos urbanos o de pequeño tamaño, puede resultar más rentable comprar plantones que sobres de semillas.

Las hortalizas de verano que podemos empezar a sembrar durante el invierno son:

Hortaliza

Tipo de siembra

Tiempo para la cosecha

Berenjena

Semillero

5 - 6 meses

Calabacín

Semillero

3 - 5 meses

Calabaza

Semillero

4 - 5 meses

Girasol

Semillero

5 – 6 meses

Judía

Semillero

2 – 3 meses

Maíz

Semillero

3 – 4 meses

Melón

Semillero

4 – 5 meses

Sandía

Semillero

4 – 5 meses

Pimiento

Semillero

5 – 6 meses

Tomate

Semillero

5 – 6 meses

Ver el catálogo de ManoMano
Semilleros

Cualquier momento del año es bueno para empezar un huerto. Pero si tu primera experiencia es durante esta época del año, debes saber que:

  1. El crecimiento de la mayoría de hortalizas es muy lento. No te desesperes pensando que no estás haciendo las cosas bien.
  2. El riego del huerto en invierno puede llegar a ser semanal en algunas hortalizas. No las riegues más de la cuenta pues podrías provocar que se pudran o aparezcan hongos.
  3. Revisa las hojas de las plantas por el haz y el envés en busca de insectos o puestas de huevos. 
  4. Aprovecha para planificar la temporada de primavera y verano. Infórmate sobre cómo es el cultivo de las hortalizas, sus necesidades de luz y riego.
  5. Intenta germinar semillas en casa para aprender cómo es el proceso de siembra.
Ver el catálogo de ManoMano
Hongos

Aunque el invierno suele ser una época con pocas plagas, a final de la estación puede aparecer pulgón sobre nuestras hortalizas.

El de las habas es el más habitual. Lo encontrarás en las puntas más tiernas de las plantas, por lo que es fácilmente detectable. Es de color negro y destaca sobre el verde de los tallos.

Puedes mantenerlo a raya utilizando un insecticida específico para pulgón, disponible en varios formatos (pistola lista para utilizar, polvo o líquido para diluir, etc.).

Los productos ecológicos son muy efectivos y no suelen tener plazo de seguridad, por lo que podrás consumir las habas el mismo día en que apliques el producto. Recomendamos consultar siempre las instrucciones de cada uno de los productos para conocer el plazo de seguridad.

Ver el catálogo de ManoMano
Insecticida
Ver herramientas manuales de jardinería

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea