¿Cómo elegir materiales para sembrar?

¿Cómo elegir materiales para sembrar?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Sembrar nuestras propias semillas nos permite elegir entre un amplio abanico de hortalizas. Pero debemos conocer los materiales necesarios y algunas normas para que la germinación sea exitosa. Las cuidaremos con esmero para trasplantarlas al huerto cuando alcancen el tamaño apropiado.

Características importantes

  • Cómo sembrar las distintas variedades de hortalizas
  • Materiales necesarios
  • Germinar semillas paso a paso
Ver invernaderos y accesorios para invernaderos

Por norma, todas las hortalizas que se forman bajo tierra (rábanos, zanahorias, patatas, remolachas), se siembran directamente en la tierra del huerto. Sus raíces son a la vez, la parte que consumimos, y aguantan muy mal el trasplante. 

Para evitarlo, realizaremos lo que se llama una siembra directa

El resto de hortalizas se germinan en pequeños recipientes llamados semilleros. Esto nos permite ofrecerles las condiciones de luz, humedad y temperaturas necesarios para germinar. La temperatura es un elemento clave en este proceso, especialmente en la siembra de hortalizas de primavera y verano. Se empiezan a sembrar a finales de invierno, por lo que determinados materiales (como un semillero calefactado o una alfombra térmica) nos pueden ser de gran utilidad.

Bandejas de germinación

Las bandejas de germinación también reciben el nombre de semilleros, bandejas de alveolos o almácigos. Fabricadas habitualmente en plástico o porexpan, disponen de un agujero en el fondo para facilitar el drenaje del agua de riego y disponen de distintos huecos (alveolos) que llenaremos de sustrato.

Se comercializan en distintos tamaños, que nos permiten elegir alveolos de más o menos capacidad en función de nuestras necesidades o las de las plantas. Un alveolo de mayor tamaño permitirá que la planta crezca en la bandeja durante más tiempo, y nos puede evitar un repicado (trasplante intermedio) si aún no ha crecido lo suficiente o no las podemos trasplantar aún.

Estas bandejas son reutilizables. Una vez extraídas las plantas de ellas, se lavan bien con agua y lejía para desinfectarlas. Y estarán listas para ser utilizadas otra vez.

Bandejas de germinación con tapa

Este tipo de bandejas se asemejan a las anteriores pero incluyen una tapa transparente. La tapa protege las plántulas del frío o del viento si las mantenemos en el exterior de nuestros hogares para que reciban la luz del sol.

Es recomendable abrir la tapa de vez en cuando para permitir la ventilación y evitar la formación de moho u hongos. Resultan muy útiles también para propagar plantas por esqueje, ya que la tapa mantiene las condiciones de humedad durante más tiempo.

Bandejas de germinación con calefacción 

Algunas bandejas de germinación incluyen una resistencia y un enchufe para conectarlas a la corriente eléctrica. De esta manera, aseguramos la temperatura necesaria que necesitan algunas semillas para poder germinar.

Puede utilizarse un programador externo para que no esté activada durante todo el día o para que se desconecte automáticamente durante la noche.

Alfombras térmicas calefactoras

Si ya disponemos de bandejas de germinación, las alfombras térmicas calefactoras pueden ayudarnos a conseguir la temperatura mínima necesaria para germinar nuestras semillas. Estas alfombras se comercializan en distintos tamaños, y pueden utilizarse en combinación con un programador para activarlas y desconectarlas.

También se utilizan para calentar terrarios o las camas de nuestras mascotas.

Macetas de turba

Cuando las plantas alcanzan un determinado tamaño, estarán listas para empezar a cultivarlas en la tierra del huerto. Si hemos utilizado bandejas de alveolos, deberemos extraer la planta con su cepellón para trasplantarlas. Es una operación delicada que muchos hortelanos prefieren evitar para no romper las raíces de las plántulas.

Este paso lo podemos evitar utilizando macetas de turba prensada. Estas macetitas se fabrican con un material que se degrada cuando se entierra, por lo que las raíces los pueden atravesar y continuar con su crecimiento. 

Están disponibles en distintos formatos: formando bandejas de alveolos, como macetitas individuales y también en pack que incluye una bandeja de soporte con tapa.

Sustrato para semilleros

Es recomendable utilizar un sustrato nuevo y libre de patógenos para germinar cualquier tipo de semilla. Podemos utilizar un sustrato universal o uno específicamente formulado para semilleros. Estos últimos resultan muy esponjosos y tienen una buena capacidad de retención de agua para que las primeras raíces puedan crecer sin problemas.

También podemos crear nuestra propia mezcla para germinar mezclando algo de perlita con sustrato universal. No es necesario añadir ningún tipo de abono a la mezcla porque ya está incluido en el sustrato nuevo que vamos a utilizar.

Sembrador

Algunas semillas son muy pequeñas y nos puede resultar difícil manipularlas. Estos sembradores resultan muy prácticos porque se ajustan al tamaño de cada semilla. Especialmente recomendados para sembrar con niños o para personas con problemas de movilidad.

Pulverizador de mano o de mochila

La mayoría de las semillas se siembran a muy poca profundidad. Y necesitan humedad constante para iniciar el proceso de germinación.

Si regamos los semilleros con una regadera, la fuerza del agua puede hundirlas más de lo conveniente. Es algo que evitaremos con el uso de un pulverizador, que utilizaremos regulando la boquilla a la máxima aspersión.

Evitaremos regar los semilleros por inmersión, ya que un exceso de humedad en el sustrato puede provocar la aparición de moho en los semilleros.

Marcadores para plantas

Las semillas y las plántulas de distintas variedades de la misma hortaliza, son prácticamente idénticas. Por ello es recomendable utilizar etiquetar nuestras siembras para evitar confusiones.

Los marcadores de pequeño tamaño son muy útiles para los semilleros y se pueden seguir utilizando al trasplantar. Suelen incorporar un lápiz, que no se borra con el agua de riego o de la lluvia. Al acabar la temporada, basta con pasar una goma sobre el texto para utilizarlos de nuevo.

Invernadero de germinación

Las plántulas recién germinadas necesitan recibir la luz del sol para empezar a realizar la fotosíntesis por sí mismas. De lo contrario crecerán finas y alargadas, inclinándose hacia la luz. Debemos evitar que esto ocurra colocándolas en el exterior, donde reciban el máximo de luz y sol directo posible. 

Si aún hace mucho frío, podemos utilizar un invernadero. Los hay en distintos tamaños para cubrir todo tipo de necesidades. Los invernaderos más pequeños se ajustan al tamaño de las bandejas de alveolos e incluyen una funda de plástico que podemos montar y desmontar cuando queramos. El resto del año podemos utilizarlos como estantería para plantas de poco peso, o bien desmontarlo hasta que lo volvamos a necesitar.

Túneles de protección

Las hortalizas que sembramos directamente en el huerto pueden protegerse del frío y del viento con un túnel de protección. Aumentará ligeramente la temperatura y nos permitirá controlar el riego en épocas lluviosas. 

Se comercializan en kits de distintos tamaños e incluyen arcos, plástico resistente a los rayos UV, material geotextil térmico o ambos.  Ambos materiales se pueden comprar por separado si necesitamos un recambio o una medida determinada.

Mantas térmicas o protectores de cultivo

Resultan muy útiles para proteger las siembras o las hortalizas recién trasplantadas ante la posibilidad de heladas. A pesar de su nombre, las mantas térmicas se fabrican con un tejido geotextil blanco, permeable y transpirable, que deja pasar los rayos del sol.

Se extiende sobre el cultivo a proteger y puede retirarse fácilmente cuando no se necesita.

También se utiliza para cubrir algunas hortalizas para protegerlas de determinadas plagas (por ejemplo sobre las coles para evitar que la mariposa de la col ponga sus huevos en las hojas).

Ver el catálogo de ManoMano
Mantas térmicas

Todos los sobres de semillas de hortalizas y de aromáticas incluyen información útil que nos ayudará a iniciar nuestras siembras: calendario de siembra y trasplante, profundidad a la que debemos enterrar las semillas y tipo de siembra recomendada (directamente en el huerto o en semilleros). 

Para germinar las semillas, sigue estos pasos que te indicamos a continuación:

  1. Rellena las bandejas de semilleros con un sustrato nuevo (universal o de germinación). No aprietes excesivamente el sustrato: debe quedar algo suelto para que las raíces no encuentren obstáculos para germinar.
  2. Distribuye tres o cuatro semillas sobre la tierra de cada alveolo.
  3. Riega generosamente con un pulverizador y coloca la bandeja en un lugar con una temperatura mínima de 18 grados.
  4. Mantén la humedad del sustrato de manera constante. Esto puede implicar riegos diarios y frecuentes, en función de la temperatura ambiental. Evita que el sustrato se encharque.
  5. Si estás utilizando un semillero con tapa, déjala abierta de vez en cuando para favorecer la ventilación y evitar la condensación.
  6. Coloca tus semilleros a pleno sol en cuanto empiecen a germinar las plántulas. 
  7. Durante el invierno, puedes utilizar un invernadero para protegerlas del frío y del viento.
  8. En verano, controla cuántas horas de sol reciben para evitar que el sustrato se seque o que las plántulas se quemen en horas de mayor radiación solar.
  9. Sigue cuidándolas hasta que alcancen el tamaño recomendado para su trasplante.
Ver el catálogo de ManoMano
Aromáticas
Ver invernaderos y accesorios para invernaderos

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea