Cómo podar las plantas

Cómo podar las plantas

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Las plantas se podan para que sean más productivas, más estéticas, más resistentes, florezcan más y también para prolongar su vida, rejuveneciéndolas. Podar una planta consiste en cortar una parte de sus tallos o ramas. Existen distintos tipos de poda en función de la finalidad esperada o del tipo de planta a podar.

Características importantes

  • Tipos de poda
  • Finalidad deseada
  • Periodos o épocas de poda
  • Técnicas de poda
Ver cortasetos eléctricos

La poda de formación

La poda de formación se realiza para que la planta adquiera la forma deseada.

Otra de las finalidades de este tipo de poda consiste en limitar el crecimiento en altura de los árboles, y en algunos casos, facilitar la cosecha de frutos, como ocurre con la poda en vaso, o en la del pulgar por ejemplo.

Poda de mantenimiento

La poda de mantenimiento se realiza con la única finalidad de que la planta presente un buen aspecto y un correcto estado de salud. 

En los árboles, suele practicarse especialmente durante el invierno. Se eliminan partes muertas o enfermas, ramas que se cruzano que crecen hacia el interior del árbol, chupones y se forman tocones para provocar nuevos crecimientos y posterior fructificación.

Un árbol bien podado, recibirá más luz y será más difícil que le ataquen las plagas y las enfermedades. En el caso de los arbustos de flores, la poda de mantenimiento es importante para que puedan producir una abundante floración.

En las plantas de flor, se recomienda ir cortando las flores conforme se van secando para favorecer la formación de nuevos botones florales. Esta práctica, prolongará su floración, ya que la planta concentrará su energía en la formación de flores nuevas en vez de gastarla formando semillas.

Podar intensamente las plantas perennes todos los años después de la floración, ayuda a que la del año siguiente sea más hermosa y densa. 

Los arbustos de follaje o madera de color (como los sauces o los cornejos) prefieren una buena poda al final de cada invierno. Sus decorativos colores destacan más al llegar la primavera.

La poda de rejuvenecimiento

Algunos árboles o arbustos envejecen con el paso de los años, pero podar sus ramas permite mantenerlo sano y prolongar su vida.

También puedes considerar un tipo de poda distinta que consiste en recortar las ramas más viejas en la base del árbol para promover la aparición de nuevos brotes.

Esta operación es muy adecuada para especies como las acacias, lilas, olivos, magnolias, camelias y pitosporo o azahar de la China. También es recomendable podar los setos de hoja caduca un año después de su trasplante para forzar que los arbustos emitan nuevas ramas desde la base con la finalidad de obtener un seto más denso.

La poda de fructificación se diferencia de las demás porque su finalidad es la de forzar al árbol para que produzca una gran cantidad de frutos. Se realizan dos tipos de poda con la misma finalidad: aumentar la producción de frutos.

La poda de invierno

Se realiza durante el periodo vegetativo de la planta y se la considera la más importante.

Si no se realiza correctamente (o es demasiado severa, por ejemplo), se puede perder buena parte de la producción de frutos durante uno o dos años consecutivos. 

Para poder realizarla, es necesario saber distinguir entre los distintos tipos de brotes que presentan los frutales.

La poda en verde

Al contrario de lo que ocurre con la poda de invierno, la poda en verde se realiza cuando la planta se encuentra en plena vegetación y por lo tanto, su crecimiento es activo.

Esta operación consiste en  recortar el final de cada una de las ramas con hojas, de modo que los frutos se beneficien de un mayor flujo de savia y de una mejor exposición solar.

Para podar las plantas de flor, las vivaces y los árboles y arbustos es necesario contar con las herramientas adecuadas:

Es recomendable cortar siempre unos 5 mm por debajo de un brote o de una ramificación, ya que la cicatrización será más rápida.

Al podar ramas que crecen verticalmente, realiza siempre los cortes al bies de manera que el agua de lluvia resbale en dirección contraria a las yemas situadas debajo del corte.

Ver el catálogo de ManoMano
Cortasetos térmico

Los arbustos de flores

Los arbustos de floración primaveral como las forsythias y las lilas florecen sobre la madera del año anterior. Por lo tanto, la poda se realiza después de la floración, a finales de primavera. Esto permitirá que la planta forme nuevas ramas sobre las que aparecerá la floración del año siguiente.

Los arbustos de floración estival (caryopteris, lespedeza), florecen sobre la madera del mismo año. Por ello se podan a finales de invierno para provocar el crecimiento de nuevas ramas con la llegada de la primavera: las flores aparecerán sobre esta nueva madera.

Los arbustos de seto

La poda se realiza cuando las plantas finalizan su crecimiento anual. Sin embargo, debes saber que los arbustos de seto tienen dos periodos de crecimiento al año, uno en primavera y otro a finales de verano.

Por tanto, es recomendable podar una primera vez en mayo y una segunda en septiembre o a principios de octubre. Aunque nada impide podar más a menudo.

Las plantas vivaces

Las plantas vivaces (asters, milenrama, salvia, phlox, bergamota, etc.) pueden ser podadas en dos momentos del año: a principios de la primavera o durante el otoño.

Al realizar la poda en primavera, es recomendable dejar las ramas cortadas y secas en la base de la planta, ya que ello ayuda a proteger sus raíces del frío durante el invierno. Además, actúan como un refugio para la fauna útil del jardín.

Por contra, los aficionados a la poda otoñal advierten que este acolchado natural puede convertirse en refugio de parásitos, hongos e insectos perjudiciales. Por otro lado, la ventaja de una poda otoñal es la de mantener el jardín más limpio durante el invierno.

Las plantas aromáticas

Las plantas aromáticas vivaces de hoja perenne (romero, salvia, tomillo, etc.) se podan a finales de invierno. La poda se realiza a 10 o 20 cm del suelo, provocando la formación de ramas nuevas y evita que se forme madera vieja, mucho menos productiva. La planta se ve menos desnuda en su base y el resultado es más estético.

Las plantas aromáticas vivaces de hoja caduca (menta, melisa, estragón, cebollino, etc.) pueden recortarse a finales de verano o después de la floración.

De esta manera, las plantas producirán nuevas ramas durante la temporada siguiente, prolongando la cosecha.

Las plantas en maceta

Las plantas cultivadas en macetas o jardineras se deben podar para:

  • Favorecer su ramificación;
  • mantenerlas dentro de unas dimensiones razonables;
  • endurecer sus tallos;
  • conservar su porte compacto

Algunas plantas en maceta deben podarse regularmente hasta varias veces al año para evitar un crecimiento anárquico, cortando los tallos más largos o aquellos que podrían ramificarse: cóleos, fittonias, tradescantias, pileas, pothos, etc.

Cuando las plantas son jóvenes, se recomienda cortarlas a 20 o 30 cm de la base para favorecer la aparición de nuevos brotes en las axilas de las hojas

Las plantas que producen látex (higueras, euphorbias, ficus) segregan un líquido espeso y blanquecino al cortarlas y no gustan de las podas, ya que cicatrizan con dificultad. Por ello, se recomienda podarlas durante el periodo otoñal, también llamado de savia descendente.

Algunas plantas no deben podarse jamás. Es el caso de las palmeras, helechos, cycas, sansevieras, igual que ocurre con los cactus y las orquídeas en general. Lo único que debemos hacer con estas plantas es eliminar las hojas o ramas secas

La poda de las plantas de flor cultivadas en macetas, provoca una floración más intensa y regular.

Ver el catálogo de ManoMano
Orquídeas
Ver cortasetos eléctricos

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea