¿Cómo hacer tu propio abono?

¿Cómo hacer tu propio abono?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Una práctica habitual entre los aficionados a la jardinería es la elaboración de abono. De manera fácil, podemos reciclar la materia orgánica que proviene de la cocina y el jardín para conseguir compost. Es sostenible, genera menos residuos y aprenderemos a elaborar un estupendo abono orgánico de manera gratuita.  

Características importantes

  • Compostaje y vermicompostaje
  • Materiales necesarios
  • Cómo compostar
  • Cómo vermicompostar
Ver abonos y fertilizantes para tus plantas

Los jardineros generamos una gran cantidad de residuos orgánicos en nuestro jardín: hojas secas, flores muertas, recortes de césped se suman a la materia orgánica que desechamos en la cocina. 

Los procesos de compostaje y vermicompostaje nos permiten aprovechar todo este material para fabricar nuestro propio abono de una manera ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

Qué son el compostaje y el vermicompostaje

El compostaje es el proceso mediante el cual, la materia orgánica se descompone y se convierte en abono. Sus nutrientes son de origen natural y pueden ser aprovechados de nuevo en el jardín.

El vermicompostaje es un proceso de compostaje con ayuda. Los responsables de la descomposición de la materia orgánica son unas lombrices que añadiremos a los residuos para que se alimenten de ellos. Sus excrementos se convierten en humus de lombriz, un abono orgánico de gran calidad.

Normalmente, se utilizan todos aquellos que provienen del huerto o el jardín así como los que generamos en la cocina:

  • Hojas y flores secas de nuestras plantas, árboles y arbustos (siempre que no hayan sufrido alguna plaga o enfermedad);
  • recortes de césped;
  • ramas trituradas de setos, árboles y arbustos;
  • pieles, corazones y cáscaras de frutas y verduras (tanto crudas como cocidas);
  • cáscaras de huevo;
  • posos de café y bolsitas de infusiones;
  • tapones de corcho;
  • papel y cartón lisos (sin imprimir). Puedes reciclar el papel de cocina usado así como los tubos de cartón interiores. También el de las cajas de huevos;
  • pan seco, yogures caducados (siempre en pequeñas cantidades para no provocar la aparición de hongos);
  • cenizas del hogar o de la quema de troncos de árbol. No utilizar las de carbón o de maderas conglomeradas;
  • pelo humano o animal.

Los materiales orgánicos que no se aconseja compostar son:

  • Malas hierbas del jardín (al utilizar el compost podrías estar esparciendo sus semillas);
  • plantas enfermas;
  • excrementos humanos o animales;
  • piel y huesos de carne, así como espinas y cabezas de pescado (podrían atraer a roedores o pequeños predadores);
  • tabaco o cenizas de cigarrillos;
  • cáscaras de moluscos.

Compostador o vermicompostador

La elección de un método u otro acostumbra a determinarlo el espacio disponible. Un compostador es una estructura bastante grande que se aconseja instalar directamente sobre la tierra. Durante el proceso de compostaje, se generan líquidos (llamados lixiviados) que de este modo pueden filtrarse en el suelo. En un espacio pavimentado, este drenaje de líquidos nos obligará a buscar un modelo con base recoge-líquidos o a optar por un vermicompostador. El tamaño de los vermicompostadores es bastante más reducido, por lo que podemos instalarlo en cualquier rincón de la terraza o incluso en la cocina.

La manera de compostar entre un sistema u otro es algo distinto, así como la cantidad de abono que podemos obtener. Un jardín o un huerto de gran tamaño producirá muchos más residuos orgánicos que una terraza o un balcón con macetas. Esto también puede inclinar la balanza hacia un compostador o un vermicompostador. 

Aireador de compost o herramienta para remover

Es importante airear el compost regularmente para acelerar el proceso. Para ello se utiliza un aireador de compost, una herramienta con forma de tirabuzón que nos permitirá remover las distintas capas e introducir aire en la pila. 

Podemos utilizar otras herramientas de jardín para ello, pero esta es la más práctica y recomendable ya que está especialmente diseñada para esta tarea.

Lombrices de vermicompostaje

Las lombrices que se utilizan para vermicompostaje son las llamadas Lombrices Rojas de California. Son mucho más voraces que otras y por ello son las más habituales para iniciarse en la creación de vermicompost.

Se venden en cajas con la cantidad necesaria para empezar, las llamadas camas de cría. Llegarán mezcladas con una pequeña cantidad de residuos orgánicos para que puedas añadirlas en tu vermicompostador.

Ver el catálogo de ManoMano
Herramientas de jardín

  • Debemos prever la necesidad de contar con residuos secos para poder ir equilibrando la humedad del compostador o el vermicompostador. Para ello podemos empezar a acumular hojas secas, cartones de huevos y recortes de papel;
  • empezaremos añadiendo restos orgánicos al compostador que cubriremos con papel de periódico o con el material seco mencionado anteriormente. De este modo evitaremos en gran medida la aparición de mosca de la fruta, que precisamente busca restos en descomposición para depositar sus huevos;
  • iremos añadiendo restos conforme los vayamos generando, y removeremos la pila una vez a la semana como mínimo con el aireador de compost;
  • es normal detectar un aumento de la temperatura de la pila y de hecho es deseable que así sea para que se inicie el proceso de compostaje de manera natural. También puedes utilizar un acelerador de compost o añadir ortigas frescas o secas para conseguir el mismo resultado.
  • sigue añadiendo una mezcla de restos secos y húmedos hasta llenar el compostador. En ese momento, puedes abrir la puertecita inferior para retirar tu compost maduro;
  • si observas que quedan restos de algunos residuos sin compostar, puedes pasarlos por un tamiz y añadirlos de nuevo a la pila. 
  • en jardines de gran tamaño que generan una gran cantidad de residuos, es habitual utilizar dos o más compostadores así como una estructura donde acumular hojas secas y recortes de césped;
  • utiliza una biotrituradora o trituradora de jardín para disminuir el tamaño de la materia orgánica. Cuando más pequeña sea, más rápido se compostará.
Ver el catálogo de ManoMano
Biotrituradora o trituradora de jardín

  • Para empezar, bastará con una sola de las bandejas de residuos del vermicompostador. Las demás las guardaremos hasta que sean necesarias para añadir más restos orgánicos; 
  • cubriremos el fondo de la bandeja con trozos de cartón o papel de periódico a tiras, y depositaremos las lombrices en un lateral de la bandeja. En el otro lateral añadiremos una pequeña cantidad de residuos orgánicos;
  • es importante añadir siempre los residuos en un lateral del vermicompostador en lugar de repartirlos por encima de los anteriores, sobre todo al principio. Así podremos comprobar si son del agrado de las lombrices y retirar (o disminuir la cantidad) de aquellos que pudieran traer problemas. Un buen ejemplo son las pieles o restos de tomate, que pueden añadirse en cantidades pequeñas;
  • cuando la primera de las bandejas esté llena de residuos, añadiremos la siguiente bandeja encima. Empezaremos a llenarla y las lombrices se desplazarán automáticamente hacia donde encuentren más comida;
  • durante este proceso es normal observar huevos y pequeñas lombrices que habrán nacido dentro del vermicompostador. La colonia aumentará siempre de manera proporcional a la cantidad de residuos presentes, ya que para ellas, es su comida;
  • hay que añadir que la lombriz roja de California no se escapará del recipiente vermicompostador. No les gusta nada la luz, por lo que no hay riesgo de encontrarse una lombriz fuera del vermicompostador;
  • durante el verano, en la cocina se generan muchos más restos húmedos que en otras épocas del año: las cáscaras de la sandía y el melón, por ejemplo, les encantan pero generan más lixiviados. Abre regularmente el grifo del vermicompostador para utilizarlos como abono líquido;
  • cuando la última de las bandejas esté llena, podremos vaciar la primera, en la que encontraremos un humus de lombriz maduro que podremos utilizar en nuestras plantas. Retira la bandeja, y déjala abierta y destapada durante un rato antes de retirar el humus de manera manual. Puedes colocarla encima de todo, ya que de este modo, si queda alguna lombriz se esconderá bajo tierra, desplazándose hasta la bandeja inferior;
  • si no vas a utilizar el humus de manera inmediata, repártelo sobre papeles de periódico y deja que pierda algo de humedad antes de guardarlo en una bolsa. De lo contrario, podrían aparecer hongos sobre él.

Las cáscaras de plátano y los posos de café y de té pueden utilizarse en el jardín y el huerto sin necesidad de compostaje previo. Ambos son ricos en fósforo y potasio, por lo que cualquier planta de flor o de fruto agradecerá estos nutrientes.

En el caso de las cáscaras de plátano, bastará con cortarlas en trozos pequeños que añadiremos sobre el sustrato y cubriremos con una pequeña capa de tierra. En muy pocos días veremos que han desaparecido totalmente.

Los posos de café deben utilizarse con moderación ya que un exceso puede provocar una acidificación de la tierra. La mejor opción es añadirlos a la pila de compost para evitarlo.

Por último, es interesante saber que algunos municipios premian a los ciudadanos que reciclan y compostan con importantes bonificaciones en las tasas de residuos. También existen programas de formación sobre compostaje que te ayudarán a iniciarte en la elaboración de tu propio abono. Infórmate en el Departamento que gestione temas de Medio Ambiente o Sostenibilidad de tu Ayuntamiento por si tienes derecho a ellos.

Ver el catálogo de ManoMano
Sustrato
Ver abonos y fertilizantes para tus plantas

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea