Cómo preparar compost en verano

Cómo preparar compost en verano

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

El calor del verano nos obliga a modificar ligeramente cómo preparar compost. Debemos controlar la humedad del mismo y tener a mano algunos residuos secos para mezclarlos en la pila. Evitaremos que el sol incida sobre el compostador situándolo en una zona sombreada sin cambios de temperatura y humedad.

Características importantes

  • Control de la humedad y la temperatura del compost
  • Materiales compostables y no compostables
  • Presencia de insectos en el compost
Ver compostadores

Durante el verano, es fácil que la temperatura del compost suba más allá de los 50º-60º (temperatura recomendada). Tanto si estás compostando en pila como en un compostador, es recomendable realizar un seguimiento de la temperatura:

  1. Utiliza un termómetro para compost o sujeta uno a un palo de una longitud suficiente para alcanzar el centro de la pila.
  2. La temperatura de la capa exterior no es significativa, ya que no suele alcanzar la misma temperatura que el centro.
  3. Si supera los 70º C, los restos orgánicos no se compostan correctamente, dando lugar a una combustión. Puedes reducir la temperatura mojándolo, o añadiendo más restos húmedos e incorporándolos con un volteador o aireador de compost.

Recuerda que la ubicación ideal de un compostador es a la sombra y a poder ser, a cubierto. Si en verano recibe sol durante algunas horas del día, prueba a cubrirlo con una malla de sombreo.

Ver el catálogo de ManoMano
Malla de sombreo

La humedad es un punto clave en el proceso de compostaje, y por ello en verano debemos prestarle especial atención. Cuanto menos agua, más se seca y más aumenta la temperatura.

Lo ideal es mantener siempre un equilibrio entre los materiales secos y húmedos que aportamos a la pila.

Durante el verano es habitual consumir frutas y verduras con un alto contenido en humedad. Las cáscaras de melón y sandía o los restos de la elaboración del gazpacho son un buen ejemplo si lo comparamos con los restos que generamos durante otras estaciones del año.

Por otra parte, el calor nos permite conseguir materiales que pueden secarse de manera natural. Es conveniente mantener en un contenedor aparte los restos de poda del césped y las hojas o flores que se secan para aportarlos siempre que añadamos restos húmedos. Si no disponemos de ellos, podemos utilizar papel de periódico o cartón desmenuzado.

Si tu compostador o tu pila están al aire libre, es probable que con las tormentas de verano reciba más agua de la que necesita. Si está demasiado húmedo, el agua ocupa los espacios donde debería haber aire, y por tanto el oxígeno que facilita el proceso de compostaje. Empezarán a aparecer malos olores y el compost se pudrirá.

Evítalo creando un tejadillo, o cubriéndolo con una lona impermeable en caso de lluvia. Aporta materiales secos y remueve para incorporarlos a la pila.

El compostaje es el proceso de degradación biológica de residuos de origen orgánico. El resultado del mismo es un abono natural que podemos utilizar en nuestras plantas.

Cuanto más pequeños sean los materiales a compostar, más rápidamente se degradarán. Todos los que provienen del jardín (incluyendo ramas y restos de poda), pueden reducir de tamaño considerablemente gracias a una biotrituradora de jardín. Su pequeño tamaño también facilita el volteo necesario para oxigenar la pila.

Materiales que podemos compostar

  • Restos vegetales del huerto y el jardín (restos de poda de césped, árboles y arbustos, hojas y flores secas);
  • restos vegetales que provienen de la cocina (pieles o cáscaras de frutos y hortalizas);
  • cáscaras de huevo, bolsitas de té y posos de café;
  • papel y cartón sin imprimir (se puede usar papel de periódico en pequeñas cantidades);
  • cenizas de madera y serrín (en pequeñas cantidades);
  • leche, sopas y purés (en pequeñas cantidades).

Materiales que no se pueden compostar

  • Restos de carne y pescado (atraen a insectos, roedores y predadores además de provocar malos olores durante la descomposición);
  • plantas enfermas por insectos u hongos;
  • papel impreso con tinta de color (revistas, impresiones domésticas);
  • cenizas de carbón (que suele estar tratado para prender rápidamente);
  • restos de limpieza (contienen polvo y ácaros y que pueden complicar el proceso de descomposición);
  • pañales desechables;
  • excrementos de mascotas (pueden transmitir enfermedades);
  • otros materiales de origen no orgánico (plástico, vidrio o cristal, metal).
Ver el catálogo de ManoMano
Biotrituradora de jardín

En el proceso de compostaje intervienen un buen número de bacterias, insectos, larvas y lombrices. Es normal que los veamos al aportar algunos restos o al voltearlos para oxigenar el compost.

Pero durante el verano, es más que probable la aparición de moscas y mosquitos.

Uno de los más habituales es la mosca del vinagre o mosquita de la fruta. Se alimenta de frutas en descomposición y por tanto, nuestro compostador es como un enorme festín. Las hembras depositan sus huevos en lugares así, lo que provoca no solo la presencia de moscas, sino de larvas.

En caso de detectarlos, es importante no utilizar ningún tipo de insecticida sobre la pila. Podemos alejarlos de allí utilizando una trampa con vinagre de mesa. El olor les atrae, por lo que abandonarán el compostador y se ahogarán en la trampa.

Si han aparecido larvas o pupas en el compostador, debemos saber que aunque son estéticamente molestas, no ponen en peligro el compost ni el proceso de compostaje. Podemos retirarlas con una servilleta de papel o con un trapo húmedo de las paredes del compostador.

Para evitar su aparición, es importante cubrir los nuevas aportaciones al compost con materia orgánica seca. Pueden ser hojas de árboles, papel de periódico, o restos de la trituradora de jardín.

Ver el catálogo de ManoMano
Compostador
Ver compostadores

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".