¿Cómo tratar el agua de un acuario?

¿Cómo tratar el agua de un acuario?

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

La calidad del agua de un acuario es vital para los peces y organismos que hay en su interior. Si ves el agua turbia, es porque se ha deteriorado, esto requiere una acción inmediata. Corregir el pH, eliminar algunas plantas y renovar el agua son acciones que deben realizarse de manera preventiva o curativa.

Características importantes

  • Tratamiento mecánico y manual
  • Tratamiento curativo
  • Posibles correcciones
Ver los tratamientos para agua de acuario

En la acuariofilia, la calidad del agua es una condición primordial para el equilibrio del ecosistema del acuario en general, y el bienestar de los peces en particular.

Para mantener la calidad y combatir el agua turbia, existen dos soluciones: una preventiva, el tratamiento habitual, y otra cuando se produce un incidente, el tratamiento curativo. En ese caso, existe una amplia gama de productos que te ayudarán a tratar el agua del acuario.

Ver el catálogo de ManoMano
Acuariofilia

Existen numerosas acciones para el tratamiento habitual del agua de acuario. La primera consiste en seguir minuciosamente las recomendaciones de uso en el llenado de agua, garantía de éxito en el mantenimiento del acuario.

A esto se añade, obviamente, una selección apropiada de peces que tengan las mismas características y toleren las mismas temperaturas.

El tratamiento habitual del agua se hace de dos maneras: mecánica y manual.

Tratamiento mecánico del agua

El tratamiento mecánico se refiere a todos los equipos que realizan de forma automática las funciones de bombeo, filtración, mantenimiento de temperatura, oxigenación e iluminación, y que inciden directamente en la calidad del agua.

Sin entrar en los detalles de estas acciones, es indispensable instalar los equipos más adecuados para los peces del acuario, y llevar a cabo el mantenimiento de forma regular, siguiendo las recomendaciones de los fabricantes.

Tratamiento manual del agua

El tratamiento manual va desde desde la renovación del agua, las diferentes medidas y las tareas de mantenimiento del acuario, como es lógico. Estas acciones influyen en la calidad del agua y son esenciales para limitar los posibles problemas.

En función de la naturaleza del acuario, de agua dulce, marina o de arrecife, estas acciones se diferencian sensiblemente. Sin embargo, algunas son comunes y la regularidad en la ejecución es primordial para garantizar un agua de buena calidad para los habitantes del acuario:

  • La renovación: esta acción consiste en sustituir entre el 10 % y el 15 % del agua del acuario;
  • la incorporación de un acondicionador de agua: esto se hace al renovar el agua, este producto favorece su correcta asimilación;
  • la eliminación de los residuos del fondo: acción consistente en eliminar excrementos, restos de comida y otros residuos orgánicos perjudiciales para la calidad del agua;
  • la limpieza de los cristales: elimina las algas que se incrustan en ellos;
  • las medidas del pH, la dureza, el contenido en nitritos y nitratos permiten controlar los parámetros del agua y corregirlos si es necesario.

Ten en cuenta que hay que llevar a cabo estas acciones al menos una vez a la semana.

Ver el catálogo de ManoMano
Medidas del pH

A pesar de todas estas acciones o, de manera más general, si no se realizan con la frecuencia necesaria, pueden producirse incidentes que comprometan la salud de los peces.

En la mayoría de los casos, estos incidentes se traducen en un cambio repentino del aspecto del acuario a causa del agua turbia. Conviene identificar los motivos para corregir la anomalía de forma rápida y eficaz. Estas son las causas más frecuentes del agua turbia y su tratamiento.

Proliferación de algas

Es un problema bastante frecuente. Existe una gran diversidad de algas, unicelulares, azules, verdes, marrones, por citar sólo las más habituales. En la mayoría de los casos, esta proliferación repentina se debe a un debilitamiento de las plantas, un exceso de peces o una modificación de los parámetros del agua.

Comprueba el estado de la flora del acuario, sustituye las plantas en mal estado y vuelve a contar los peces. Si hay demasiados, plantéate trasladar los que estén en exceso a otro acuario. Comprueba los niveles de pH, nitratos, dureza y corrígelos.

Para conseguir una mayor eficacia, utiliza de forma puntual un producto antialgas. Para ello, respeta escrupulosamente las dosis y sigue las indicaciones del fabricante.

Exceso de microorganismos

Este incidente es la causa de que se produzca agua turbia de color blanquecino. Suele provocarlo la eliminación deficiente de residuos orgánicos.

Para remediar este problema, es conveniente hacer una limpieza minuciosa de los restos orgánicos e incluso sustituir la grava del fondo del acuario.

Asimismo, es recomendable desmontar el filtro y limpiarlo si está atascado. De paso, si es necesario, sustituye los componentes filtrantes, sobre todo la parte orgánica.

Si el problema persiste, puedes efectuar un tratamiento con un producto anti cianobacterias. No obstante, procura utilizarlo de forma razonable, ya que los excesos son nefastos para los microorganismos beneficiosos presentes en el agua.

Variaciones de pH

Un pH estable es una condición necesaria para el equilibrio del acuario y el bienestar de sus habitantes.

Las variaciones de pH pueden deberse a numerosas causas: un defecto del bombeo o una escasa oxigenación del agua, la incorporación de agua del grifo sin tratar, o incluso un exceso de productos nitrogenados.

Para combatir mejor el problema, hay que identificar las causas, analizando el agua. Si el problema persiste o si la variación es importante, se puede recurrir a un producto para aumentar o disminuir el pH según el caso. Es necesario respetar las dosis recomendadas por el fabricante.

Otras causas del agua turbia

Existen otros factores que pueden provocar este fenómeno. Muy a menudo se trata de la introducción de elementos decorativos incompatibles con un acuario, como por ejemplo raíces que liberan sustancias orgánicas como resinas, que enturbian el agua.

Lo mismo se aplica a los guijarros, la grava u otros objetos inadecuados. Para evitar este tipo de situaciones, utiliza exclusivamente los productos disponibles en el mercado previstos para este fin.

Cualquier otro objeto introducido de manera dudosa representa un peligro, con frecuencia grave, para los peces, como la transmisión de enfermedades o la propagación de parásitos.

Ver el catálogo de ManoMano
Grava
Ver los tratamientos para agua de acuario

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea