Todo sobre los acuarios de agua dulce

Todo sobre los acuarios de agua dulce

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Un acuario de agua dulce puede acoger una gran variedad de peces, sobre todo si se trata de un modelo tropical, es decir, de agua templada. Lo mismo ocurre con los elementos decorativos, rocas y las plantas acuáticas. Sigue nuestra guía para tener toda la información y mantener adecuadamente tu acuario de agua dulce.

Características importantes

  • Elección del tanque y los accesorios
  • Elementos decorativos
  • Sustrato y plantas
  • Peces
  • Ciclo del nitrógeno
  • Mantenimiento
Ver acuarios y muebles para acuario

Existen dos tipos principales de acuario de agua dulce:

  • El acuario de agua dulce fría
  • el acuario de agua dulce tropical.

Acuario de agua fría

Es el precursor en el ámbito de los acuarios. Con agua a 16-22 °C, es el tipo de acuario más adecuado para principiantes, puesto que permite criar unos conocidos peces fáciles de cuidar y resistentes: los peces rojos. Contrariamente a lo que se piensa, existen multitud de variedades de aspecto y comportamiento muy diferentes.

Acuario de agua tropical

Los peces que pueblan estos acuarios son originarios de la Amazonia, de lagos o de ríos africanos, o incluso del Sudeste asiático.

Por suerte, hoy en día los peces ya no se sacan de su medio natural original, sino que es posible reproducirlos en cautividad. La temperatura del agua es de 24-30 °C.

Se distinguen 4 tipos de acuarios de agua dulce tropical.

Acuario comunitario

Es el acuario para aficionados principiantes. En él cohabitan peces y plantas que no proceden necesariamente de una misma zona geográfica. Antes de nada, es necesario informarse bien sobre las especies para elegir aquellas que tengan las mismas necesidades vitales, sobre todo en lo que se refiere a la calidad del agua. 

Acuario biotopo

A diferencia del anterior, este tipo de acuario está considerado la consagración de los amantes de los acuarios. Al reunir especies de peces y plantas que viven en el mismo medio, se crea un mini hábitat natural.

Acuario específico

Este acuario está dedicado a una sola especie de peces o a una familia de peces con características similares. 

Acuario holandés

En este tipo de acuario, que destaca sobre todo las plantas, hay pocos peces, y estos no son el elemento principal. El acuario holandés, que suele ser de gran tamaño, contiene una frondosa vegetación que solo puede conseguirse y conservarse con un mantenimiento continuo. 

Ver el catálogo de ManoMano
Plantas

Un acuario está compuesto por un tanque y su equipamiento: principalmente, el sistema de iluminación, el de filtración y el de calefacción.

Tanque

El tanque o acuario es el elemento principal y deberás elegirlo en función de tu presupuesto, su estética y su tamaño. Este último parámetro depende de los animales que quieras criar: especies, tamaño y número.

Puedes hacer el acuario tú mismo, comprarlo solo o con su equipamiento, con el mueble de soporte o sin él. 

La forma rectangular es la más clásica para un tanque, pero existen muchas otras. La mayoría de las veces es de cristal. A veces se utiliza PVC para los tanques pequeños, pero se raya con facilidad. Cada vez se emplea más el metacrilato, un plástico de mayor transparencia que el cristal. 

Consejos para la compra del tanque

La mayoría de los acuarios se venden completamente equipados, pero la calidad de los accesorios es muy variable. Es importante considerar de forma apropiada la calidad de los equipamientos, puesto que determinarán en gran parte el éxito de la instalación.

Asimismo, cuando compres el tanque necesitarás un mueble para colocar el acuario. Si no tienes un mueble de este tipo en casa, deberás adquirir uno.

Ver el catálogo de ManoMano
Mueble

Los elementos que componen el interior del acuario (suelo, objetos decorativos, plantas) tienen un interés estético innegable.

Suelo

Además de su función decorativa, el suelo tiene muchas funciones:

  • Soporte de anclaje para las plantas;
  • sustrato de cultivo con elementos minerales;
  • medio rico en nutrientes para determinados animales;
  • refugio para otros que se esconden bajo la superficie;
  • soporte para la puesta de huevos de algunos peces;
  • soporte de fijación para las bacterias útiles. 

Los materiales para el suelo que se venden en establecimientos comerciales son de naturaleza y de colores muy diversos: arena, grava, cuarcita, puzolana, etc.

En la medida de lo posible, usa materiales adecuados para los hábitos de los peces.

Evita los materiales que corten o puedan causar heridas a los animales, así como los que tengan colores demasiado vivos. 

Decoración

La decoración influye en el ambiente general del acuario. Los peces se estresan menos porque pueden encontrar refugios y escondites. Existen muchas posibilidades. Los elementos decorativos del acuario pueden ser naturales o artificiales; con respecto a los primeros, en el mercado puedes encontrar rocas, raíces, ramas y cerámica.

Sin embargo, si decides cogerlos del medio natural, ten en cuenta que debes tomar muchas precauciones, puesto que el acuario es un entorno delicado: puede que algún elemento contenga productos tóxicos (como metales pesados); el tanino de algunas maderas tiende a oscurecer el agua; las rocas calcáreas modifican la química del agua.

Las estructuras ligeras de plástico o de resina de los elementos decorativos artificiales resultan muy útiles en los tanques grandes, cuyo peso ligero constituye su principal cualidad. 

Algunos imitan objetos naturales, rocas, madera... mientras que otros más extravagantes reproducen objetos muy variados (ánforas, escafandras, columnas, etc.).

Plantas de acuario

Las plantas cumplen numerosas funciones en un acuario: 

  • Función decorativa;
  • refugio y escondite para los peces y sobre todo para los alevines;
  • soporte para la puesta de huevos;
  • suministro de oxígeno al agua;
  • función depuradora del medio al absorber los nitratos. 

Las plantas tienen 3 necesidades principales:

  • Gas carbónico (dióxido de carbono), indispensable para la fotosíntesis;
  • elementos minerales que absorben a través de las raíces o las hojas; 
  • luz.

Estas 3 necesidades deben satisfacerse en el entorno específico del acuario. Hay alrededor de 200 plantas para acuario disponibles en el mercado, pero, si no quieres que el acuario se parezca al escaparate de una floristería, no coloques más de 3 o 4 especies de plantas

Según la norma clásica, las plantas deben ocupar como máximo la mitad del volumen del acuario. Antes de la compra, lo más sensato es averiguar si la planta es apta para el tipo de agua del tanque. Al elegir también deberás tener en cuenta el tamaño de las plantas, su ritmo de crecimiento y su facilidad de cultivo.

Accesorios del acuario

Estos accesorios no son indispensables, pero te serán muy útiles:

  • Recogehojas;
  • espátula para cristal;
  • cepillo imantado para limpiar los cristales;
  • aspirador de acuario para limpiar el fondo;
  • dispensador automático de alimento para los períodos de vacaciones; 
  • dispositivo con temporizador para regular los intervalos horarios de la iluminación del acuario.

Ver el catálogo de ManoMano
Accesorios

Empieza estudiando a fondo la posible ubicación. En concreto, ten en cuenta las tomas eléctricas (indispensables), que deben encontrarse cerca del acuario, pero no olvides el riesgo de salpicaduras y nunca coloques un aparato eléctrico debajo de un acuario.

Asimismo, asegúrate de que el piso de tu vivienda soporte el peso de la instalación. En la mayoría de los casos, un acuario de 300 litros no plantea ningún problema. El peso de un acuario lleno y con todo su equipamiento es de 1,5 veces su volumen. Por ejemplo, un acuario de 300 litros pesará alrededor de 450 kg (300 × 1,5).

Ver el catálogo de ManoMano
Tomas eléctricas

Para instalar un acuario, hay que seguir una serie de pasos y tener paciencia.

1. Colocar el suelo

La primera operación consiste en lavar el material del fondo con agua tibia varias veces hasta que el agua de aclarado salga limpia. Cubre por completo el fondo del acuario con el material elegido, con un espesor de 5 a 8 cm.

Antes de esparcir esta capa, puedes extender una capa de sustrato nutritivo o mantillo de 1 cm de espesor, lo cual favorecerá el crecimiento de las plantas. También es posible echar abono en gránulos en la arena o la grava.

2. Instalar la decoración del acuario

Coloca los elementos más voluminosos contra el cristal del fondo o contra los cristales laterales. Los elementos más pequeños deben colocarse en primer plano. Deben estar muy estables. Reserva espacio suficiente para plantar las plantas. 

3. Suministrar agua

La calidad del agua debe permitir que el ecosistema funcione con normalidad. Aunque es posible utilizar agua procedente de la naturaleza (fuente, pozo, río, agua de lluvia), lo más sencillo es emplear agua del grifo.

No obstante, es indispensable dejar reposar el agua 24 horas removiendo de cuando en cuando para que desaparezca el cloro que contiene.

Para no deshacer el lecho del fondo, deja que el agua corra delicadamente por una piedra o un cuenco colocado en el fondo del tanque.

Los materiales minerales y el índice de nitratos también varían de modo considerable de una región a otra. Puedes medir la dureza del agua (concentración de sales minerales) con una prueba lista para usar disponible en establecimientos comerciales.

Si es preciso, habrá que añadir agua destilada o agua filtrada por ósmosis al agua del grifo para disminuir su dureza o, por el contrario, añadir minerales con polvo disponible en establecimientos comerciales. También puedes medir el pH (valor que indica el grado de acidez del agua) mediante una prueba y, dado el caso, corregirlo para determinados peces.

4. Plantar las plantas acuáticas

Este paso debe efectuarse lo antes posible después de la compra si queremos que las plantas conserven la humedad. Primero debes preparar las plantas para que tengan un crecimiento óptimo:

  • Elimina las hojas secas, amarillas o dañadas;
  • corta las raíces de modo que midan 5 o 6 cm de largo como máximo;
  • trasplanta las plantas de la parte trasera del tanque;
  • termina por las plantas bajas que ocupan el primer plano. Escalonar la vegetación hace que el acuario sea más estético.

Si has añadido sustrato debajo de la capa superior, no es necesario que trates de enterrar las raíces debajo de esa capa. Todas las raíces deben estar metidas en la arena o la grava de la capa superior. 

5. Colocar los aparatos

Los dos aparatos absolutamente indispensables son el filtro de agua y la iluminación. En el caso de los peces de agua tropical, debe añadirse un calentador para acuario, así como un generador de burbujas (bomba de aire + difusor) para oxigenar el agua.

6. Conectar los aparatos y poner en marcha el acuario

Durante este período, que debe durar alrededor de 3 semanas y debe llevarse a cabo sin que estén los peces, se pone en marcha el ciclo del nitrógeno. Cuando el índice de nitritos medido con una prueba sea nulo, por fin podrás introducir peces en el acuario.

Ver el catálogo de ManoMano
Calentador para acuario

Ha llegado el ansiado momento. Antes de introducir los peces en el acuario, es necesario aclimatarlos a la temperatura del agua: deja la bolsa de plástico que contiene los peces flotando en el agua durante 20 minutos de modo que se equilibre la temperatura de los dos recipientes.

Después puedes abrir la bolsa y dejar que los peces se muevan libremente por el acuario.

¿Cuántos peces pueden meterse en el acuario?

Longitud de los peces

Densidad de población

Ejemplo: tanque de 100 litros

Inferior a 5 cm 

1 pez por cada 5 litros de agua

20 peces

De 5 a 8 cm

1 pez por cada 8 litros de agua

12 peces

De 9 a 15 cm

1 pez por cada 15 litros de agua

7 peces

Superior a 15 cm

1 pez por cada 30 litros de agua

No recomendado

Ciclo del nitrógeno

El nitrógeno es un elemento esencial para la vida. En un acuario, está presente en diferentes formas que experimentan cambios en los que intervienen todos los organismos vivos del acuario (peces, invertebrados, plantas, microorganismos).

Forman un ciclo llamado «ciclo del nitrógeno», noción fundamental en el mundo de los acuarios y que debe supervisarse de manera adecuada mediante test disponibles en el mercado, puesto que algunos elementos son muy tóxicos para los animales acuáticos incluso en cantidades bajas.

El nitrógeno se encuentra en forma orgánica en los excrementos de los peces, en las plantas y los animales muertos y en el alimento para peces que no se consume. Las bacterias transforman rápida y sucesivamente este nitrógeno en amoniaco, luego en nitritos y por último en nitratos.

Las plantas absorben los nitratos, que son elementos minerales esenciales para el desarrollo de aquellas. Cuando se hacen las mediciones del agua, lo que más nos interesa es la cantidad de nitritos, puesto que son los elementos más tóxicos para los peces. Su índice debe estar lo más cerca posible del 0 %.

Este ciclo solo es posible si hay determinadas bacterias presentes en el agua. Estas se instalan de manera natural en el acuario fijándose un poco por todas partes: en los elementos decorativos, las rocas y el suelo, así como en el filtro de agua.

El ciclo del nitrógeno tarda en ponerse en marcha. Por eso es necesario esperar alrededor de 3 semanas, una vez que se ha instalado el acuario, antes de introducir los peces en él.

Filtrar el agua del tanque: un procedimiento indispensable para la vida acuática

El agua debe mantenerse limpia. Sin embargo, los organismos vivos presentes en el tanque, así como la descomposición de los alimentos no consumidos, generan sustancias que modifican la composición del agua, en especial compuestos nitrogenados, que son peligrosos para los peces.

Por eso es indispensable realizar una filtración. Esa filtración es mecánica y biológica al mismo tiempo. Las masas filtrantes, por ejemplo, espumas o fibras sintéticas, atrapan los pequeños restos de todo tipo. 

Las bacterias presentes en el filtro y en todo el acuario llevan a cabo la depuración biológica (ver el ciclo del nitrógeno mencionado más arriba). Además, el movimiento del agua provocado por la bomba del filtro activa ligeramente la circulación del agua y, así, permite que se ventile.

Existen diferentes modelos de filtros en el mercado. Los tipos de filtros más habituales son los filtros interiores, que deben colocarse en el tanque, y los filtros exteriores, que deben instalarse fuera del tanque.

Iluminación del acuario

La iluminación de un acuario no solo sirve para poner de relieve su decoración y a sus habitantes, sino que también es necesaria para el equilibrio biológico del acuario. Así, el tanque quedará coronado por una fuente luminosa cuyo espectro será lo más similar posible a la luz del día. La iluminación también deberá respetar el ritmo de luz diario que existe en el medio natural.

Asimismo, habrá que tener en cuenta la intensidad de la iluminación. Lo más habitual es que la iluminación proceda de tubos fluorescentes (tubos de «neón») o LED

La galería es el soporte en el que se fijan las lámparas o los tubos por encima del tanque del acuario. Resulta muy útil colocar una placa de cristal entre el tanque y la galería para evitar salpicaduras e impedir que los peces salten. 

Calentador para acuario

En el caso de los peces tropicales, será necesario contar con un sistema de calefacción del agua. El más empleado y más sencillo es la combinación de calentador o «termocalentador», compuesta por una resistencia y un termostato. Todo ello se sumerge en el acuario.

Ver el catálogo de ManoMano
Sistema de calefacción del agua

El alimento para los peces debe ser variado para evitar carencias. Por suerte resulta sencillo conseguir alimentos de todo tipo: alimentos secos, presas vivas, congeladas o liofilizadas... También puedes añadir alimentos domésticos (carnes, gambas, huevos, verdura).

Alimenta a los peces una o dos veces al día; aumenta la frecuencia si tus peces han criado y hay alevines

No olvides que si echas demasiado alimento, contaminarás el agua inútilmente. Un pez de un tamaño inferior a 5 cm no debería consumir más del 3 % de su peso al día, lo cual equivale ¡a tan solo unos miligramos de alimento!

Las dos mediciones más importantes son la temperatura del agua y su índice de nitritos. Los nitritos deben revisarse al menos una vez por semana excepto durante el período de instalación, en el que este índice debe comprobarse todos los días para garantizar su progresiva desaparición en el agua.

Hay otras mediciones que deben hacerse de cuando en cuando: el pH, que mide la acidez, y la dureza del agua, que representa la concentración de elementos minerales.

Ver el catálogo de ManoMano
Dureza del agua
Ver acuarios y muebles para acuario

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea