¿Cómo elegir árboles frutales?

¿Cómo elegir árboles frutales?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Actualmente, podemos cultivar frutales en cualquier tipo de huerto, incluso en macetas. Elegiremos la variedad que se adapte mejor tanto a nuestro clima como al tipo de suelo para disfrutar de nuestra propia cosecha. Los frutales, además de productivos, pueden ser muy decorativos y sus cuidados son muy sencillos. 

Características importantes

  • Zona climática
  • Tipo de suelo
  • Patrones
  • Frutales en maceta
Ver árboles frutal

Las distintas variedades de frutales precisan de más o menos frío o calor para desarrollarse correctamente. Y la climatología propia de nuestra zona es la que condiciona la posibilidad de llevar adelante (y con éxito) un cultivo u otro.

Dos buenos ejemplos los tenemos en los cerezos y los cítricos en general. El cerezo es un árbol que necesita acumular una serie de horas de frío durante el invierno para rebrotar en primavera. En zonas con inviernos cálidos, podrá crecer pero difícilmente florecerá. Los cítricos en cambio (naranjo, limonero, mandarino o pomelo), no soportan las bajas temperaturas de los inviernos más rigurosos y pueden llegar a morir o simplemente, a no florecer ni fructificar.

Es posible que esto dé al traste con tu deseo de cultivar un frutal en concreto que no se adaptará bien a tu huerto, pero el frío y el calor son un factor determinante para realizar una elección correcta.

En España, se distinguen 4 grandes zonas climáticas:

  • Clima frío o continental – Con heladas y nevadas habituales durante el invierno;
  • clima templado o mediterráneo frío – Pueden producirse heladas en el momento de la floración (lo que ocasiona la pérdida de las flores)
  • clima cálido o mediterráneo – El invierno es muy suave y esto impide que determinadas variedades de frutales acumulen suficientes horas de frío para florecer;
  • clima tropical o subtropical – Es el habitual en el sur del país y en las Islas Canarias.

Estos son los frutales que se adaptan mejor a cada una de las zonas climáticas

Clima fríoo continental

Clima templadoo mediterráneo frío

Clima cálidoo mediterráneo

Clima tropicalo subtropical

Acerolo

Arándano

Avellano

Cerezo

Ciruelo

Endrina

Frambuesa

Grosella

Madroño

Manzano

Melocotonero

Membrillero

Mora

Nectarina

Níspola

Nogal

Paraguayo

Parra

Peral

Zarzamora

Alcaparra

Albaricoque

Algarroba

Almendro

Azufaifo

Castaño

Granado

Higuera

Kiwi

Maracuyá

Nogal

Olivo

Pino piñero

Pistacho

Anacardo

Bellota

Caqui

Cidra

Dátil

Higo chumbo

Kumquat

Lima

Limonero

Mandarino

Membrillero

Naranja

Níspero

Pitaya

Platanero

Pomelo

Tomate de árbol

Aguacate

Cacao

Café

Chirimoya

Coco

Guayaba

Guanábana

Lichi

Mango

Mangostán

Papaya

Rambután

Tamarindo

Frutales de floración temprana o tardía

¿Sabías que determinadas variedades de frutales tienen floraciones tempranas o tardías y que por ello las encuentras solo durante determinados meses del año? Un buen ejemplo de ello, son las naranjas. Aunque es cierto que hay naranjas en las fruterías durante todo el año, las variedades no lo son. Las primeras en llegar a las tiendas son las de la variedad Navel, que se cosechan de diciembre a marzo. Las Nave Late, están en su punto desde enero hasta marzo y las más tardías son las Midknight, que se empiezan a cosechar en marzo y acaban en junio. 

La época de la cosecha está totalmente ligada a una floración más o menos temprana y esto es algo importante a tener en cuenta al elegir una variedad u otra de frutal.

Es sencillo averiguar las temperaturas máximas y mínimas de nuestra zona buscando en Internet con el nombre de nuestra población. Resulta especialmente interesante conocer las temperaturas mínimas y en qué mes ha habido heladas puntuales para elegir variedades de floración tardía. Evitaremos así una posible pérdida de flores y por tanto, una cosecha inexistente.

Habla con tus vecinos hortelanos y pregúntales por las variedades que están cultivando. Nadie mejor que ellos para aconsejarte sobre frutales y variedades en particular. Te indicarán además la mejor época para podarlos y los tratamientos fitosanitarios que utilizan. 

Ver el catálogo de ManoMano
Tratamientos fitosanitarios

Los árboles frutales suelen dividirse en dos categorías principales.

Frutales de pepita: manzana, pera, membrillo.

Frutales de hueso: melocotón, nectarina, albaricoque, cerezo, ciruela.

A esta clasificación podemos añadir otros frutales como la higuera y los que producen frutos secos de cáscara como la almendra, la avellana, la nuez o la castaña. La vid y los kiwi se cultivan en espaldera o con estructuras que permitan entutorarlos. Los cítricos (limones, naranjas, mandarinas y pomelos) son árboles que producen mejor en el clima mediterráneo.

El precio de los árboles frutales es muy variable. Depende del tipo de árbol y de su tamaño: cuanto más joven, más barato es. Si es posible, lo mejor es comprar un árbol a raíz desnuda durante el otoño o a finales de invierno. Suelen ser más económicos y su recuperación y arraigo serán mejores que los comprados en maceta o con cepellón. 

Para conseguir variedades de frutales cuyo sabor nos transporta a la infancia, elige variedades locales y solicita asesoramiento a un productor de tu provincia sobre la elección. Probablemente podrá encontrar la variedad que mejor se adapte a las características de tu terreno.

Manzano

Variedades

Reineta, Camuesa, Verdedoncella, y las más corrientes Golden, Fuji, Granny Smith, etc.

Tipo de suelo

Todo tipo de suelos, incluyendo los calcáreos. Profundos, ricos y permeables.

Clima

Se adaptan bien a cualquier región de clima cálido. Exposición soleada. Las flores se caen a temperaturas inferiores a los -3ºC.CosechaEn función de la variedad, desde julio hasta noviembre. Se recomienda cultivar varios ejemplares para mejorar la polinización.

Peral

Variedades

Pera de San Juan, de granillo, Bella Angelina, Pera de otoño. Algunas variedades se cosechan durante el verano, y otras a principios de otoño.

Tipo de suelo

Permeables, profundos, ligeramente calcáreos y poco húmedos.

Clima

Prefiere los climas templados y una exposición suroeste o sureste. Deben protegerse del viento en las regiones más frías. Pierde sus flores a temperaturas inferiores a los -2ºC.

Consejo

Puede vivir durante muchos años. Se recomienda cultivar varios ejemplares para mejorar la polinización.

Membrillo

Variedades

Membrillo común, Gambó o Gamboa, de Portugal.

Tipo de suelo

Franco pero permeable, no calcáreo.

Clima

Templado o relativamente frío. Prefiere inviernos largos y veranos calurosos, en una exposición soleada o en semi-sombra.

Consejo

Cosecha en otoño. Por su floración tardía suele evitar el riesgo de pérdida de flores por heladas.

Cerezo

Variedades

Burlat, garrafal, mullar, picota, guinda.

Tipo de suelo

Ligero y profundo, algo calcáreo y sin excesiva humedad.

Clima

Se adapta bien al cultivo en cualquier región, aunque requiere de inviernos fríos que estimulan su floración. Exposición soleada, al abrigo del viento. Cosecha en mayo-junio, algo más precoz en zonas cálidas.

Consejo

La poda debe realizarse con la única finalidad de mejorar la iluminación de la copa del árbol. 

Melocotonero

Variedades

Melocotón de viña, blanco, de Calanda.

Tipo de suelo

Ligero y profundo, bien drenado. Se debe evitar su cultivo en suelos húmedos y calcáreos.

Clima

Ubicación soleada. Resiste bien el frío aunque agradecerá el cobijo que le pueda dar un muro expuesto al sur.

Consejos

Realizar una poda en verde para limitar el alargamiento de las ramas.

Albaricoque

Variedades

Paviot, Tadeo, Bergeron, Currot.

Tipo de suelo

Se adapta a suelos arenosos y calcáreos, siempre que cuenten con un buen drenaje. Se debe evitar su cultivo en suelos húmedos y compactados.

Clima

Ubicaciones bien soleadas (sur o suroeste), protegidas del viento frío y de las heladas primaverales.

Consejos

Resiste bien las bajas temperaturas aunque debe protegerse de las últimas heladas de invierno que provocarían la pérdida de sus flores.

Ciruelo

Variedades

Claudia, Santa Rosa, Fortune, Mirobolano.

Tipo de suelo

Prefiere suelos ricos y profundos. Las ciruelas Mirabolanas crecen bien en zonas calcáreas y las Claudias se dan mejor en las arcillosas.

Clima 

Se trata de un árbol muy rústico que se adapta a cualquier tipo de clima con una exposición soleada.

Consejos

Es uno de los frutales más sencillos de cultivar porque no necesita ser podado para fructificar abundantemente.

Higuera

Variedades

Higo blanco, Higo Negro, Breva, Gota de Miel, Coll de dama.

Tipo de suelo

Se adapta bien a suelos calientes, muy permeables y no ácidos.

Clima

Resiste el frío puntual pero no las temperaturas excesivamente bajas. Se adapta bien a a la sequía, pero precisa de calor para madurar los frutos.

Cosecha

De julio a septiembre, aunque algunas variedades pueden ofrecer cosechas tempranas.

Almendro

Variedades

Marcona, Largueta, Guara, Avijor, Ferragnes.

Tipo de suelo

Bien drenado, pedregoso, calcáreo y seco.

Clima

Exposición soleada y floración precoz (de febrero a marzo), muy sensible a las heladas.

Consejos

Es un cultivo que se adapta muy bien a la zona mediterránea. En otras regiones, cultivar al abrigo de un muro con orientación sur y proteger en caso de heladas.

La mayoría de frutales que se comercializan actualmente, son injertos. Se parte de un árbol que ofrece el pie y las raíces sobre el que se injerta una rama del mismo tipo de frutal o de otro distinto.

La finalidad de este proceso radica en el hecho de que el patrón (que es como se llama a la parte de las raíces) puede adaptarse mejor a un tipo de suelo determinado o dar más fuerza al resto del árbol.

El patrón puede verse a simple vista al adquirir un nuevo frutal. En la base veremos un tronco grueso del que aparece una rama o un tronco de más o menos altura. En la intersección suele formarse un nudo grueso que debemos mantener siempre sobre la tierra al trasplantar y del que eliminaremos cualquier brote que aparezca. 

Es interesante conocer el patrón que sirve como base para saber si se adaptará bien a nuestro suelo. Y es que aunque tenemos la posibilidad de realizar injertos más adelante para mejorar la productividad del frutal, es el patrón el que marcará su adaptación a nuestro terreno.

Frutales enanos para cultivo en macetas

Un ejemplo de estos patrones los tenemos en los árboles enanos, que se han injertado para poder cultivarlos en macetas. En estos casos, se parte de un patrón o pie enanizado que le permitirá adaptarse al espacio reducido de un macetón.

Trasplántalo en cuanto llegue a casa utilizando un sustrato rico en nutrientes y empieza a abonarlo con regularidad para conseguir frutos de buen tamaño aunque se trate de un árbol enano. Presta especial atención a sus necesidades de riego, ya que la tierra de las macetas tiende a secarse más rápidamente.

Ver el catálogo de ManoMano
Sustrato rico en nutrientes
Ver árboles frutal

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea