¿Cómo cuidar el césped en otoño?

¿Cómo cuidar el césped en otoño?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Después de disfrutar del césped durante el verano, hay que realizar algunas labores de mantenimiento. Tras el pisoteo, el calor intenso, los riegos frecuentes y las siegas continuadas vamos a darle un respiro y una necesaria revitalización. Al otoño le quedan muchos días de buen tiempo para pasarlos en el jardín.

Características importantes

  • Siega y riego del césped en otoño
  • Aireado y escarificado del césped
  • Resembrar el césped
  • El abono del césped en otoño
Ver césped

Conforme van bajando las temperaturas, el césped ralentiza su crecimiento. Es algo natural en el crecimiento de la mayoría de especies cespitosas a las que llamamos césped. 

Esto nos permitirá espaciar las siegas y recortes, que realizaremos subiendo las cuchillas de nuestro cortacésped para dejarlo más alto.

Respecto al riego, debemos ir reduciéndolo poco a poco. La programación del riego automático se puede cambiar de manera sencilla, teniendo siempre en cuenta que el otoño es una estación lluviosa de por sí.

Podemos empezar por regar un día sí y otro no, pasar a un día sí y dos no y así paulatinamente. Nos será de ayuda ir tocando la tierra para detectar su grado de humedad, espaciando los riegos cada vez más hasta llegar a dos semanales.

Ver el catálogo de ManoMano
Programación

Airear y escarificar son dos labores imprescindibles para un buen mantenimiento del césped. El aireado consiste en realizar pequeños agujeros en el césped para descompactar el terreno y permitir que el oxígeno llegue hasta las raíces. Un suelo suelto y mullido siempre es mejor para crecer que uno duro y compacto. 

Es probable que hayamos aireado regularmente durante el verano, usando unos pinchos para zapatos, una horca de mano o con un rodillo aireador.

Pero la verdadera oxigenación y renovación del césped se realiza con el escarificado

Escarificar implica la retirada de todo resto de césped muerto y seco así como del musgo que se haya podido formar. Esta capa de restos orgánicos suele recibir el nombre de fieltro o paja, y a la larga puede provocar los siguientes problemas:

  • El agua, el abono o el aire no llega hasta las raíces del césped, lo que impide un crecimiento normal;
  • si la capa de fieltro es muy gruesa, puede retener el agua y provocar la aparición de hongos. Estos atacan a un césped ya debilitado de por sí por la ausencia de un riego efectivo.
  • las raíces tienden a crecer hacia donde encuentran lo que necesitan: agua y nutrientes. Si crecen hacia el fieltro, no encontrarán el mejor medio de cultivo en el que crecer.

Algunas variedades de césped forman más fieltro que otras. De nuevo, estamos ante un comportamiento normal de todas estas variedades, que debería regularse de manera natural gracias a un aireado regular, y a una serie de microorganismos que participan en la descomposición de la materia orgánica.

Un exceso de abono o el uso de fungicidas y herbicidas puede matar a estos microorganismos tan necesarios. Motivo más que suficiente para utilizar siempre la dosis indicada y la periodicidad recomendada al utilizar estos productos.

Cómo retirar el fieltro con el escarificado

Utilizaremos un escarificador manual, eléctrico o de gasolina (térmico). Sus cuchillas tienen forma de gancho para cortar y levantar el fieltro, lo que facilita su retirada.

  1. Realiza esta tarea un día que la tierra no esté mojada, sino en tempero (con humedad de riego o lluvia del día anterior, por ejemplo).
  2. Pasa el escarificador por toda la superficie del césped. Es normal que además de los restos de fieltro se levante algo de tierra. 
  3. Retira los restos de fieltro con un rastrillo o utilizando la función de aspiración de tu cortacésped.
  4. Aprovecha el momento para aplicar recebo o abono, ya que penetrará mejor en las raíces.

El aspecto del césped después de escarificar no es muy bonito. Pero es una tarea de mantenimiento necesaria y en un par de semanas habrá vuelto a crecer más fuerte y más sano que antes.

Ver el catálogo de ManoMano
De gasolina

Después del largo verano habrán aparecido calvas provocadas por una mayor incidencia solar, un riego ineficiente, orines de perro o zonas con menos hierba debido al pisoteo. 

Los primeros meses de otoño nos permitirán solucionar este problema rápidamente si utilizamos semillas de césped repoblador.

Este tipo de semillas suele contener dos o más variedades de césped: una de ellas germinará rápidamente, con lo que en apenas unos días, nuestras calvas desaparecerán y volverá a lucir el color verde. La segunda tarda un poco más en germinar y establecerse, pero lo hará a más profundidad, desplazando finalmente a la semilla anterior.

También puedes utilizar la misma variedad de semillas que utilizaste para sembrar tu césped. 

  1. Utiliza herramientas de mano para eliminar malas hierbas, musgo o restos de césped muerto.
  2. Utiliza una azada de mano para remover la tierra y airearla ligeramente.
  3. Reparte una cantidad generosa de semillas sobre la tierra y compáctalas ligeramente con la mano. 
  4. Cubre con una pequeña capa de tierra o sustrato, de apenas un par de milímetros de espesor.
  5. Riega generosamente a continuación. Es conveniente regar abundantemente estas zonas durante por lo menos 15 días. Las semillas necesitan humedad constante para germinar y enraizar correctamente.

Cuándo es tarde para sembrar el césped

Para que el césped tenga tiempo a germinar y establecerse correctamente, es necesario que la temperatura esté entre los 18º – 24º C. Por ello, es aconsejable realizar la siembra a principios de otoño, cuando los días aún son largos y la incidencia del sol es mayor.

Las plantas notan todos estos cambios que conlleva el invierno. Y de manera natural, ralentizan su desarrollo para empezar a acumular reservas. Tenlo en mente para programar una siembra (o la resiembra) del césped exitosa.

Ver el catálogo de ManoMano
Herramientas de mano

El aporte de nutrientes que necesita nuestro césped en estos momentos, es distinto al que necesitaba en primavera. En ese momento precisaba un abono rico en nitrógeno para favorecer su crecimiento. Después del verano, necesita reponerse del pisoteo, de los daños provocados por la insolación. Pero sobre todo, para prepararse para pasar el invierno.

El abono del césped de otoño contiene menos nitrógeno y más fósforo y potasio. Permitirá que las raíces soporten las bajas temperaturas y broten con fuerza en primavera.

La mayoría se presentan en formato granulado, que se van incorporando poco a poco en la tierra conforme pasan los meses. Algunas formulaciones incluyen herbicida o un aporte extra de hierro para eliminar el musgo: son ideales para aportar nutrientes  y solventar un problema a la vez.

Es aconsejable leer bien las instrucciones del fabricante para aplicar la dosis necesaria, así como repartirlo de manera uniforme para evitar daños. Una manera sencilla de hacerlo cuando aún no se tiene experiencia, consiste en delimitar parcelas (normalmente de 1m2) y pesar la cantidad de abono necesaria para cada una de ellas.

Recuerda regar bien después de aplicar el abono para facilitar su integración.

Ver el catálogo de ManoMano
Abono del césped
Ver césped

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea