Cómo elegir  el riego para la terraza

Cómo elegir el riego para la terraza

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Si cultivas plantas en tu terraza, necesitarás regarlas con regularidad, ya sea con regadera o automatizándolo con sistema de riego por goteo. Este puede instalarse en cualquier situación, independientemente de si dispones de una toma de agua en tu terraza. Elige el sistema que mejor se adapte a tus necesidades.  

Características importantes

  • Sistemas de riego para terrazas sin toma de agua
  • Sistemas de riego para terrazas con toma de agua
Ver aspersores y regaderas

No siempre disponemos de un grifo en la terraza y en ocasiones, su instalación es complicada. Puede que por ello utilices habitualmente una regadera, llenándola de agua en el grifo del baño o de la cocina. La regadera es el método más habitual y corriente que se suele utilizar y por ello se fabrican en distintas capacidades, materiales y tipos de alcachofa.

La alcachofa de la regadera está provista de agujeritos para que el riego sea suave, imitando el agua de lluvia. Los modelos de regadera para bonsái disponen de una alcachofa invertida, que aún suaviza más la caída del agua. 

Soluciones de riego para fin de semana

Si tienes que ausentarte durante pocos días, existen soluciones económicas y fáciles de utilizar para que tus plantas no se sequen durante tu ausencia.

Agua líquida o gel de riego

Este material, similar a una gelatina, se presenta en bolsas alargadas o en vasitos similares a los de un flan. Para utilizarlos se recomienda regar la planta generosamente, abrir el envase cortándolo con un cúter o bien retirando la tapa para acabar colocando el gel de riego en contacto con la tierra. Es conveniente enterrar el envase ligeramente y no retirar el resto del envoltorio plástico para limitar posibles pérdidas por evaporación. 

Las plantas van absorbiendo poco a poco el agua contenida, con una duración aproximada de entre 10 y 30 días. Para macetas o jardineras de gran tamaño, puede ser recomendable utilizar más de una unidad para aportar la humedad necesaria. Los distintos fabricantes aconsejan el número de bolsas o vasitos de gel que necesitarás en función de los litros de sustrato de tus macetas.

Macetas y jardineras de autoriego

Fabricadas en material plástico resistente a los rayos UV, estas macetas o  jardineras de autoriego disponen de un depósito incorporado y una varilla que indica la cantidad de agua disponible en la reserva. Si te ausentas de tu domicilio con regularidad, puede ser una de las mejores opciones para ti.

Se comercializa una amplia variedad de modelos en distintos tamaños y colores para que puedas cultivar todo tipo de plantas.

Globos o esferas de riego

Estas esferasse fabrican en plástico y en cristal, y permite que las plantas vayan absorbiendo el agua necesaria por capilaridad. Las esferas o globos de riego se rellenan con agua en su totalidad y se colocan en la maceta clavando el tubo en el sustrato, lo más cerca posible del tallo de la planta. Es recomendable regar bien antes de colocarlas para evitar que se gaste todo el agua enseguida. 

Resultan muy cómodas para plantas en macetas de pequeño tamaño, ya que las más grandes pueden precisar más de un globo de riego. También pueden utilizarse como riego de apoyo en aquellas plantas que precisan de riegos diarios durante el verano, como puede ser con los geranios cultivados en macetas.

Conos de riego cerámicos

El sistema de riego por conos cerámicosse basa en la capilaridad. Antes de utilizarlos, se desenrosca la parte plástica del cono, y se sumerge la parte cerámica en agua, para permitir que absorba la mayor cantidad de agua posible. A continuación, se llena de agua el interior del cono, se enrosca de nuevo la parte plástica (que consiste en una tapa para el cono y un tubito) y se introduce el tubito en el interior de un depósito con agua. 

El depósito de agua puede ser un cubo, una garrafa de agua, o cualquier recipiente que pueda contener agua. Si tus plantas van a necesitar abono en tu ausencia, puedes diluirlo en el agua del depósito.A continuación se clava el cono en la tierra de la maceta o la jardinera, acercándolo lo máximo posible al tallo de la planta. Como en otras soluciones de riego, es recomendable regar la planta generosamente antes de su instalación para evitar un gasto de agua innecesario. Además, puede utilizarse tanto en exterior como en plantas de interior.

Conos de riego para botellas

Los conos de riego para botellas se adaptan a la rosca estándar de la mayoría de botellas de 0,5 a 2 litros de capacidad. Se fabrican en material cerámico o plástico y se clavan en la tierra de macetas y jardineras para regarlas por capilaridad.

Algunos modelos de plástico consisten en una estaca que se adapta a la rosca de la botella y que permite clavarla en la tierra de la maceta para mayor estabilidad. De la rosca emerge un pequeño tubo que termina en un gotero regulable, que puedes adaptar a las necesidades hídricas de tu planta.

Se recomienda regar bien la planta antes de instalar el cono, y asegurarse de la estabilidad de la botella para evitar que el peso o el viento la tumbe. 

Sistemas de riego por goteo con depósito

Los sistemas de riego por goteo con depósito están especialmente diseñados para cubrir las necesidades de agua de aquellos que no disponen de un grifo en la terraza. De funcionamiento muy similar al de un sistema de goteo estándar, constan de una bomba que se sumerge en un depósito y de la que emergen distintos tubos para llegar a todas las plantas de la terraza. Cada tubo finaliza con un gotero que llevará el agua hasta las plantas según la programación realizada.

Existen distintos modelos con o sin depósito incluido, con más o menos metros de tubo y para un número de plantas determinado.

Para elegir el más apropiado para ti, te recomendamos tener en cuenta la cantidad de agua que vas a necesitar para todas las plantas, y la posibilidad de utilizar un depósito o un balde de gran tamaño. A continuación, valora las distintas combinaciones de riego que te ofrece el programador que se incluye, y por último la posibilidad de ampliación de la instalación.

La mayoría de estos sistemas utilizan los mismos materiales que los de riego por goteo que se instalan en un grifo, por lo que siempre es posible adquirir piezas sueltas como estacas, goteros, derivaciones o tubo para ampliar o mejorar la instalación.

El depósito a utilizar suele ser una o varias garrafas de agua (que pueden interconectarse entre sí fácilmente utilizando el principio de los vasos comunicantes). Es aconsejable ponerlo en funcionamiento unos días antes de ausentarse para comprobar que la programación elegida es la más apropiada para las plantas.

Ver el catálogo de ManoMano
Depósito

El sistema más habitual, cómodo y sencillo es utilizando una manguera provista de una lanza o una pistola de riego. Las mangueras se fabrican en distintos materiales y longitudes, y utilizan conectores universales para adaptarse a grifos de terraza, programadores y divisores de grifo.

Si el grifo instalado en la terraza es antiguo y no dispone de rosca estándar, se puede adquirir un adaptador de manguera para grifo, que funciona como conversor para adaptarle una conexión estándar. De este modo, no es necesario sustituir el grifo. Igualmente, existen reductores o conectores a 1/2" x 3/4" x ¾", medidas habituales de los conectores universales para todo tipo de sistemas de riegos disponibles en el mercado.

También puede ser de utilidad un divisor de grifo ya que al tener dos o más salidas, dejan libre una de ellas para llenar regaderas, cubos, etc., independientemente de lo que se conecte a la primera.

Tipos de mangueras

Las mangueras se fabrican en distintos materiales: PVC, metálicas (como las de la ducha del baño), reforzadas con varias capas, helicoidales y expansibles. Si su longitud es considerable, puede ser útil un modelo con recogedor incorporado, o un soporte para manguera que se instala cerca del grifo para poder enrollarla cuando no se utiliza..

Es recomendable elegir un modelo resistente a los rayos UV si va a recibir mucho sol durante los meses de verano, y recogerla y guardarla a cubierto durante el invierno si no la vamos a utilizar. Tanto los conectores como los materiales plásticos ofrecerán mejores resultados si los protegemos de las inclemencias meteorológicas en la medida que nos sea posible. Los cambios drásticos de temperatura pueden ocasionar que se rajen o que las gomas cedan.

Sistemas de riego por goteo

Los distintos modelos de riego por goteo constan habitualmente de un programador que se adapta al grifo, manguera resistente a los UV de uno o dos diámetros distintos, codos, derivaciones, conexiones, tapones para el final de la instalación y goteros o aspersores para colocarlos en las macetas. Pueden adquirirse en un kit o de manera individual, aunque un kit suele contener piezas suficientes para realizar y poner en marcha una instalación estándar.


Una instalación estándar de un riego por goteo se realiza de la siguiente manera:

  1. Se conecta el programador al grifo de la terraza y se enrosca bien para evitar fugas de agua. Puedes adquirir un adaptador o divisor de grifo para poder seguir utilizando el grifo de manera independiente a la programación establecida. 
  2. La manguera o tubo principalse conecta al programador y se extiende alrededor de la terraza o hasta la zona donde estén las plantas. Es importante no doblarlo ya que el flujo de agua puede quedar reducido. Para ello, se pueden adquirir codos o derivaciones que nos permitirá sortear esquinas. 
  3. Es importante cortar el tubo con un cúter para conseguir cortes limpios y rectos. Encajará mejor en las distintas piezas de conexión y se evitan pérdidas por goteo.
  4. Algunos modelos contienen un tubo o manguera más estrecha que se utiliza en el último tramo de la instalación, para llevar el agua hasta las macetas. Se inserta en la manguera principal mediante unos conectores que finalizan en goteros. Los agujeros necesarios se realizan con un punzón especial, incluido en la mayoría de los kits. Si es necesario, podemos utilizar codos y conectores de este mismo tamaño, ya que también pueden adquirirse independientemente,
  5. Los goteros o aspersores se llevan hasta las distintas macetas con la ayuda de estacas que se clavan en la tierra (algunos modelos las llevan incorporadas). Existen modelos regulables que incluso se pueden cerrar totalmente si es necesario suspender el riego por algún motivo.
  6. Se finaliza la instalación del tubo principal con un tapón, que viene incluido en todos los kits. Es recomendable fijar este tubo a la pared con grapas o abrazaderas, e instalarlo a unos 20 cms del suelo para facilitar la limpieza de la terraza.
  7. Los diferentes conectores se encajan a presión en las mangueras. Prueba a calentar ligeramente el tubo con ayuda de un encendedor para ablandar la goma y facilitar la inserción. 
  8. Una vez finalizada la instalación, se abre el grifo y se deja abierto de manera permanente. Será el programador el que a partir de ahora abrirá y cerrará el paso de agua en función de la planificación elegida por el jardinero.
  9. Si no se utiliza el sistema de riego por goteo durante el invierno, se recomienda quitarle las pilas y desmontar el programador para guardarlo a cubierto: evitará que los cambios drásticos de temperatura afecten al mecanismo interno. 
Ver el catálogo de ManoMano
Manguera o tubo principal
Ver aspersores y regaderas

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Productos relacionados con esta ficha consejo

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea