Cómo elegir  una lanza de riego

Cómo elegir una lanza de riego

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

95 fichas consejo

Tanto si se trata de regar las plantas como de limpiar superficies exteriores a las que a veces cuesta acceder, la lanza de riego es una opción imprescindible. Pero entre la ergonomía, los materiales, el tubo extensible, los tipos de chorro o incluso los racores, ¿cómo podemos asegurarnos una buena elección?

Características importantes

  • Las diferentes partes de una lanza de riego
  • Materiales
  • Chorros
  • Conexiones y racores
Ver lanzas de riego

Al igual que la pistola de riego, la lanza o fusil de riego está formada por un mango, que a su vez está provista de un gatillo que permite controlar el caudal y la presión del agua. Está coronada por un mango largo y por un cabezal equipado con varias boquillas que tienen entre 2 y 10 chorros de media.

Para estar seguros de que hemos elegido el modelo que más se adapte a nuestras necesidades, son varios los criterios que hay que tener en cuenta:

  • La ergonomía de la empuñadura es importante para asegurar que la lanza de riego se adapta perfectamente a la mano y proporciona un buen agarre;
  • el tamaño del poste. Suele variar entre 90 cm y más de 2 m en el caso de los modelos extensibles;
  • los chorros. Si bien los modelos más básicos de lanza de riego solo disponen de 2 chorros, hay otros que tienen hasta 10 chorros diferentes, para adaptarse a tus necesidades: riego de plantas delicadas, limpieza de caminos, de muros, etc;
  • los materiales. Desde plástico hasta metal, el material de la lanza de riego influye en su estética, pero también en su durabilidad y en su precio;
  • las opciones. Se deben tener en cuenta en función de tus necesidades, entre un cabezal con inclinación regulable, un gatillo con sistema de bloqueo o incluso un depósito, que resulta muy práctico para añadir detergente o un producto antialgas, por ejemplo;
  • los racores. Se fijan a la manguera y es lo que permite conectar rápidamente la lanza.

La lanza de riego está formada por una empuñadura, un tubo y un cabezal.

Empuñadura

La empuñadura, que debe ser ergonómica para poder sujetar con facilidad la lanza de riego para que no se suelte, está provista de un gatillo que controla el caudal y la presión del agua. Este gatillo se puede situar delante o detrás, para poder activarse o bien con los dedos, o bien con la palma de la mano en el segundo caso. Algunos modelos de lanza de riego tienen una empuñadura giratoria que permite cambiar la ubicación del gatillo a voluntad.

Algunos gatillos también pueden disponer de un sistema de bloqueo: una opción práctica para no tener que mantener la presión durante todo el proceso de riego. Basta con desbloquearlo para cortar el agua.

El poste de la lanza de riego

En cuanto a la longitud, es el poste el que permite llegar a las plantas más alejadas o las partes altas de una pared, por ejemplo.

Aunque suele medir unos 90 cm, también puedes optar por un modelo extensible que te permita adaptar la longitud según tus necesidades, hasta 2 m en algunos modelos.

También existen modelos de lanza de riego cuyo tubo es totalmente flexible, para adaptarse a todo lo que necesites.

Cabezal de la lanza

El cabezal de la lanza de riego dispone de boquillas para dejar salir diferentes tipos de chorros de agua.

En algunos modelos, este cabezal se puede inclinar y girar para llegar con más facilidad a los recovecos.

La lanza rociadora o lanza de riego puede estar formada por varios materiales: plástico, acero inoxidable, acero lacado o latón.

Si buscas un modelo ligero y asequible, puedes optar por una lanza de riego de plástico. Si estás pensando en comprar un modelo más resistente, puedes decantarte por una caña o lanza de riego de metal, que resulta más cara.

Pero lo normal es que las lanzas de pulverización modernas estén formadas por varios materiales para poder reunir todas las ventajas de unos y otros.

Ver el catálogo de ManoMano
Lanza de riego

Los modelos básicos de lanza de riego ofrecen dos chorros: un chorro difusor, especialmente adaptado para las plantas o los brotes frágiles, y un chorro concentrado, mucho más fuerte, que está pensado para regar árboles y arbustos, por ejemplo.

La lanza de riego multijet

La lanza de riego multijet o de chorro múltiple es más completa, ya que tiene una media de entre 4 y 10 chorros. A los dos chorros básicos (difusor y concentrador), se añaden los chorros planos, para ducha, largos, abundantes, en ángulo, turbo, de cono, de abanico, etc. para adaptarse a todo tipo de circunstancias.

Lanza de riego de alta presión

Si te decantas por un modelo de alta presión, la lanza de riego te permitirá limpiar con facilidad las superficies exteriores como puede ser una terraza, un muro o una fachada, pero también muebles de jardín o un vehículo. No obstante, ten cuidado con la potencia a la hora de regar plantas.

Las lanzas de riego se conectan a la manguera mediante un racor de riego conocido como conector rápido. Su diámetro se debe adaptar al de la lanza de riego, que en la mayoría de casos suele medir entre 15 y 19 mm. Se puede elegir entre tres tipos diferentes de racores:

  1. El clásico racor rápido se conecta con facilidad con un solo clic al ejercer una ligera presión, y se desconecta igual de rápido solo con bajar el anillo.
  2. El racor rápido Aqua Stop, que funciona de la misma manera, pero añade el sistema de corte automático de agua cuando se desconecta la lanza de riego, sin necesidad de ir hasta el grifo del jardín para cortar la alimentación.
  3. El racor de latón. También conocido como racor de conexión rápida. Gracias a su solidez y su durabilidad, está pensado para usos intensivos o profesionales.
Ver el catálogo de ManoMano
El grifo del jardín
Ver lanzas de riego

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración, 95 fichas consejo

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Después de trabajar varios años en cadenas de televisión de primer orden, escogí dejar hablar a mi pluma y orientarme hacia la redacción y la edición.Soy tan apasionada de la decoración y del bricolaje, como de la historia y de la ciencia. Ecléctica tanto en mis gustos como en mis textos, escribo desde hace más de 25 años sobre esas temáticas.  En mi activo se cuentan obras didácticas, novelas y noticias, así como numerosísimos artículos de bricolaje y decoración. En ellos cuento consejos y trucos experimentados en mi vieja casa, renovada poco a poco.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea