Cómo elegir una azada

Cómo elegir una azada

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

La azada es la herramienta de mano más habitual para trabajar la tierra, ya que nos ayuda a romper los terrones con su filo cortante. Pero no es su única función: también nos permite formar caballones, eliminar malas hierbas y aporcar aquellas plantas u hortalizas que lo necesiten.

Características importantes

  • Labores de jardinería y horticultura
  • Tipos y formas de azada
  • Elegir la primera azada
  • Elegir el mango más apropiado
  • Mantenimiento de la azada
Elige tu azada

La azada es una herramienta que recibe nombres distintos a lo largo y ancho de la geografía española. Incluso la diferencia entre azada, azadón y azadilla puede resultar algo confusa por el mismo motivo.

Por ello, vamos a dividir los tipos de azada en función de las labores que podemos realizar con cada una de ellas. 

Azadas para cavar y labrar la tierra

Es el modelo más tradicional y utilizado. La herramienta tiene un cierto peso y forma un ángulo agudo con el mango para facilitar su entrada en la tierra, removiéndola al retirarla.

La azada se forja en una sola pieza para que sea más resistente y no se deforme. 

El peso varía de un modelo a otro para permitir trabajar mejor los suelos más compactados (con las azadas de más peso) así como los ya labrados (con las más ligeras).

La forma de la azada suele ser rectangular y la longitud del mango debería permitirnos trabajar sin curvar excesivamente la espalda. Pero también encontraremos azadas con forma de pala curva o de media luna, adaptadas a las necesidades de determinados cultivos como los espárragos, las patatas e incluso para los plátanos.

Estas formas concretas permiten trabajar la tierra de forma más eficiente, formando caballones más anchos o introduciéndose mejor en suelos arenosos o arcillosos.

Azadas para cavar surcos y formar caballones

Su forma triangular o de corazón permite cavar surcos de tamaño medio, ideales para plantas de porte pequeño. Son mucho más ligeras que las azadas para arar la tierra, lo que facilita enormemente la tarea.

Para formar caballones se suele utilizar una azada con la cabeza rectangular y más ancha, siempre proporcional al tamaño del caballón que necesitemos crear.

Azadas de doble uso

Resultan muy útiles al realizar determinados trabajos, como por ejemplo desherbar. La herramienta se forja de una sola pieza, con una herramienta en cada extremo. Así, podemos elegir entre azada con horquilla, azada con lanza e incluso con una hacha.

Responden a necesidades muy concretas, por lo que nadie mejor que tú para saber cuál de ellas puede resultar más práctica para los cultivos de tu huerto y tu jardín.

Azadas para desherbar

Aunque todas las azadas tienen un filo cortante que facilita la eliminación de malas hierbas, existen algunos modelos específicos para realizar esta tarea.

Azada binadora

La cabeza de las binadoras es plana y ancha formando un ángulo con el suelo que facilita su introducción en la capa superior de la tierra. Su filo corta las malas hierbas con facilidad y permite recogerlas para apilarlas.

Azada oscilante

Su cabeza con forma de estribo se introduce fácilmente en la tierra para cortar raíces a poca profundidad. Tiene filo en los dos lados del estribo, por lo que podemos realizar un movimiento hacia atrás y hacia adelante para insistir en determinadas zonas. 

También se utiliza para remover ligeramente la capa superior de la tierra.

Almocafre

Azada de mano en forma de corazón que permite escardar, limpiar la tierra y realizar pequeños surcos para trasplantar. Ideal para trabajar en pequeños espacios.

Ver el catálogo de ManoMano
Binadoras

Antes de comprar nuestra primera azada, deberíamos tener en cuenta una serie de detalles que nos permitirán realizar una mejor elección:

  • El tipo de suelo de nuestro huerto o jardín: elige una más pesada si tu suelo es duro y tiende a compactarse. Los suelos más ligeros o trabajados permiten el uso de una de un peso menor. 
  • El trabajo que vamos a realizar: si disponemos de una herramienta mecánica como un motocultor o una motoazada, probablemente utilizaremos la azada de mano únicamente para desherbar y formar caballones. Elige la que se adapte mejor a tus cultivos más habituales para acertar con el tamaño de cabeza necesario para estas labores.
  • Longitud del mango: ten muy en cuenta tu estatura para elegir la longitud de mango correcta. Puedes utilizar el mango de una escoba que tengas en casa para hacerte una idea de la posición que deberás adoptar con cada una de las medidas disponibles.

Te recomendamos utilizar unos guantes de jardinería para proteger tus manos de la aparición de callos y ampollas. Son habituales en los primeros usos y sinceramente, lo agradecerás. Además, mejora el agarre del mango y la seguridad en el trabajo.

No es extraño acabar con más de una azada con el paso de los años. La experiencia que se adquiere al utilizarla te indicará si precisas alguna más para realizar un trabajo concreto.

Ver el catálogo de ManoMano
guantes de jardinería

La mayoría de modelos de azada pueden comprarse con el mango incorporado o por separado. Ten siempre presente tu estatura para elegir su longitud. La posición que se adopta para trabajar con la azada puede provocar dolor de espalda y lesiones musculares si se utiliza regularmente o durante mucho tiempo.

Los mangos para azada se fabrican en madera o con fibra de vidrio o carbono, aunque los más habituales son los de madera. Facilita el agarre gracias a su diseño ergonómico y están adaptados al peso de la herramienta y al trabajo a realizar. La mayoría de fabricantes trabajan con maderas sostenibles, cumpliendo las certificaciones PEFC y FSC.

Si decides comprar el mango por separado, presta atención no solo a su longitud sino también a su diámetro para que la cabeza de la herramienta encaje sin problemas.

Ver el catálogo de ManoMano
Mangos para azada

Es importante eliminar los restos de tierra que puedan quedar adheridos a nuestra azada para evitar la corrosión. Podemos rascarla con un cepillo duro, un estropajo de acero, frotando con otra herramienta o poniéndola bajo la manguera para eliminarla a presión. 

Asegúrate de que se seca bien antes de guardarla para evitar la oxidación.

Si no vas a utilizarla durante un tiempo, puedes protegerla con aceite lubricante y guardarla a cubierto en el garaje o en una caseta de jardín

El filo suele desgastarse por el uso y el contacto con las piedras del terreno. Podemos devolvérselo afilándolo con una lima metálica. Se recomienda sujetar la azada a un banco de trabajo y utilizar guantes y unas gafas de protección para realizar esta tarea con seguridad.

Es conveniente revisar el estado del mango con regularidad para detectar la presencia de astillas o fisuras. Las astillas pueden eliminarse con una lija de grano fino. Las fisuras pueden provocar la rotura del mango durante el trabajo, algo que deberíamos evitar debido a su peligrosidad. Por seguridad, es mejor cambiar el mango siempre que presente deformaciones y fisuras.

Protege la madera de las adversidades meteorológicas aplicando aceite de linaza a lo largo del mango. Hidrata la madera y alarga su vida útil. Por este mismo motivo, se recomienda evitar que las herramientas se mantengan a la intemperie.

Ver el catálogo de ManoMano
Aceite de linaza
Elige tu azada

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea