Todo sobre el cultivo de lavanda

Todo sobre el cultivo de lavanda

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

La lavanda es una de las flores más fragantes, por lo que se cultiva a gran escala para la producción de aceites esenciales, perfumes y numerosos productos cosméticos. Para el jardinero es también una planta ornamental maravillosa y estética, que no requiere cuidados especiales aparte de una poda anual bien realizada.

Características importantes

  • Ficha de cultivo
  • Tipos de lavanda
  • Cultivar lavanda en el jardín o en macetas
  • Poda de formación y mantenimiento
  • Riego de la lavanda
  • Protección invernal
  • Plagas de la lavanda
Ver tierras y sustratos

  • Nombre común: lavanda;
  • nombre científico: Lavandula;
  • tipo de planta: arbusto;
  • tipo de cultivo: macizo, rocalla, bordes, setos bajos;
  • altura: de 0,30 m a 1 m;
  • floración: de junio a septiembre según la variedad;
  • tierra: bien drenada, e incluso pedregosa, preferiblemente caliza;
  • temperatura: las variedades más rústicas resisten hasta los -20º C;
  • exposición: a pleno sol.

La lavanda es una planta de follaje persistente que forma arbustos de más de 1 metro de altura si se la deja crecer libremente. Las lavandas cultivadas pueden clasificarse en 3 grandes grupos.

La verdadera lavanda

La lavanda «verdadera», o Lavandula angustifolia, es el origen de la mayoría de variedades cultivadas. Es la mejor de todas por la calidad de sus aceites esenciales.

El lavandín

El lavandín o Lavandula intermedia, es un híbrido natural entre dos especies de lavanda. De hecho, es la variedad más cultivada por su vigor y el rendimiento de sus aceites esenciales.

El cantueso, el espliego y el tomillo borriquero

El cantueso, es la Lavandula stoechas, y el espliego, la variedad pedunculata. Tienen una floración más temprana (a partir de finales de marzo), aunque son más sensibles al frío. Además, éstas prefieren los suelos ácidos.

La lavanda es una planta mediterránea que a pesar de todo, soporta bien el frío. Por ello puede cultivarse casi en cualquier provincia, ya que las más rústicas aguantan hasta los - 20° C.

Necesita un suelo ligero, bien drenado y calcáreo (a excepción del espliego que prefiere suelos ácidos), pero se adaptará a cualquier buena tierra de jardín. 

En cambio, no crecerá bien en suelos arcillosos a menos que lo mejores a base de añadir una mezcla de sustrato y de arena. Y sobre todo, de que esté plantada a pleno sol.

Plantar lavanda en el suelo

La lavanda se trasplanta preferentemente en primavera, cuando ya ha pasado el riesgo de heladas; de hecho, en zonas cálidas también es posible realizar los trasplantes en otoño. Es necesario mantener una separación de 40 a 50 cm entre plantas. Para conseguir unos hermosos arbustos en flor, puede ser necesario esperar 3 años.

En un jardín, suele instalarse en macizos, bordes y rocallas. Se consigue grandes efectos plantando ejemplares aislados. Las lavandas ganan mucho si se cultivan en primer plano o formando macizos de arbustos, ya que además de tener una floración que se alarga durante todo un mes, la forma esférica que adquiere su follaje gris azulado aporta interés al conjunto.

Plantar lavanda en macetas

Existen numerosas variedades enanas que dan muy buenos resultados en macetas. Elige una maceta sin reserva de agua y cuyo volumen sea dos veces superior al del cepellón de la lavanda a trasplantar.

Llénalo con una mezcla de tierra ligera con un tercio de arena gruesa; si se trata de espliego, un tercio de la mezcla debería ser de sustrato para acidófilas (o tierra de brezo).

Ver el catálogo de ManoMano
Sustrato para acidófilas

Hacer esquejes de lavanda es sencillo y se obtienen muy buenos resultados. Además, permitirá evitar el envejecimiento de las matas. Este es el proceso paso a paso:

  1. Corta un esqueje de 10 a 15 cm del extremo de un tallo;
  2. elimina las hojas de la mitad inferior;
  3. clava la parte sin hojas en una maceta con sustrato (preferentemente una mezcla de 2/3 de tierra con 1/3 de arena o puzolana);
  4. mantén el sustrato húmedo en un espacio a la sombra hasta que enraice y empiece a crecer. En ese momento, podrás trasplantarlo donde quieras.

Aparte de la poda, que es indispensable para mantener la planta con una forma compacta y armoniosa, la lavanda requiere unos cuidados mínimos.

La poda de la lavanda debe realizarse con las siguientes finalidades:

  • Mantener la forma globosa de las matas de lavanda;
  • estimular el desarrollo de nuevas ramas;
  • conseguir una floración abundante.

Las matas de lavanda tienden a lignificarse con el paso de los años si no se podan. Esto significa que los tallos de la base engordan y se convierten en madera. Los brotes nuevos aparecen en la base de la planta pero nunca sobre madera vieja de tocones lignificados. Por este motivo, es necesario empezar a podar la lavanda al año siguiente de su trasplante.

Primera poda

Un año después de su trasplante, durante el mes de abril o mayo, cortaremos los tallos sin flores a aproximadamente la mitad de su longitud. Así conseguiremos que aparezcan brotes nuevos que harán las matas más espesas.

Poda de mantenimiento

La poda de mantenimiento debe realizarse después de la floración, en cuanto las flores se marchiten. Los tallos florales deben cortarse siempre en su base, lo más cerca del suelo y por debajo de las primeras hojas. Utiliza unas tijeras de podar si tienes una sola planta. Para las más frondosas y desarrolladas, puedes necesitar una cizalla o cortarramas.

Cuando cortes los tallos florales, aprovecha para recortar también los extremos de los brotes sin flores, unos 5 a 10 cm

Riego y abonado de la lavanda

No es necesario añadir abonos o fertilizantes si estás cultivando la lavanda en terrenos ricos en nutrientes. El riego debe realizarse únicamente cuando la tierra está muy seca.

Protección de la lavanda en invierno

No es necesario proteger las plantas de lavanda que estén bien establecidas durante el invierno, con la única excepción del espliego, que difícilmente resistirá temperaturas inferiores a -5° C. Los híbridos suelen aguantar hasta -15° C, y las variedades más rústicas hasta -20° C.

Ten presente que las plantas cultivadas en maceta son mucho más sensibles a las bajas temperaturas. Si consideras necesario protegerlas, no olvides cubrir también el contenedor.

Ver el catálogo de ManoMano
Cizalla o cortarramas

Si se cultiva en condiciones óptimas (ubicación soleada, tierra drenada y no muy rica) la lavanda no presentará problemas. Los hongos suelen aparecer únicamente si se cultiva en un sustrato con mal drenaje o por exceso de riego.

Sin embargo, existe una enfermedad bacteriana grave que se transmite por las picaduras de los cicadélidos o saltahojas: el fitoplasma de stolbur. La enfermedad debilita a la planta y acaba matándola. Se puede controlar introduciendo la lucha biológica, utilizando mariquitas y crisopas que se alimentan de los cicadélidos, pero si las plantas están infestadas, lo mejor es cortarlas. Las variedades de lavanda más resistentes son los híbridos conocidos como 'Diva' o 'Rapido'.

La lavanda puede ser atacada por otros insectos o plagas, especialmente larvas de mosca o el escarabajo de la lavanda. Para combatirla, corta las partes más afectadas y utiliza un insecticida específico.

Ver el catálogo de ManoMano
Insecticida específico
Ver tierras y sustratos

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea