¿Cómo elegir una grapadora o clavadora?

¿Cómo elegir una grapadora o clavadora?

Joana, Estudiante de Bellas Artes

Ficha escrita por:

Joana, Estudiante de Bellas Artes

6 fichas consejo

Para fijar carteles, tejidos y otros muchos materiales, lo más práctico es usar una grapadora. Hay grapadoras manuales, martillos grapadores, grapadoras neumáticas, grapadoras eléctricas... ¡Sigue nuestra guía para encontrar el modelo que necesitas!

Características importantes

  • Grapadora manual
  • Grapadora de martillo
  • Grapadora eléctrica
  • Grapadora eléctrica neumática
Ver grapadoras o clavadoras

En primer lugar, hay que tener claro la clase de material que queremos grapar y también el del soporte donde vamos a clavarlo: su dureza, su espesor o su resistencia nos puede hacer decantarnos por una máquina u otra. Además, conviene que te hagas algunas preguntas para determinar tus necesidades y elegir la máquina más adecuada: ¿Qué longitud de grapas o clavos será necesaria? ¿Con qué frecuencia vas a utilizar la grapadora? ¿La tarea requiere un grapado continuo, en ráfaga? ¿Grapado o, mejor, clavado?... Podemos distinguir cuatro grandes grupos de grapadoras: 

  • Grapadoras manuales, o de resorte;
  • grapadoras de martillo, o martillos grapadores;
  • grapadoras eléctricas, ya sea con cable o con batería;
  • grapadoras y clavadoras neumáticas, las grapadoras eléctricas más versátiles. 

Grapadora manual

Las grapadoras manuales, o de resorte, son ideales para trabajos de decoración, tapicería, colgar carteles, etc. Estas grapadoras son de plástico o metal. Como habrás adivinado, las de metal son más resistentes que las de plástico. ¡Tan solo hay que sujetarlas, apretar y grapar! Perfectas para trabajos puntuales de pequeña envergadura. Para trabajos de repetición, las murales son más potentes ¡aunque acaban por fatigar la mano!

Grapadora de martillo

Los martillos grapadores son también manuales, pero te ayudan a acelerar el ritmo porque el proceso de grapado se realiza golpeando la herramienta sobre la superficie a grapar. El martillo se sujeta de la forma habitual y ¡pum! golpear y grapar. Perfecto para la colocación de paneles o mallas aislantes, revestimientos, o cualquier otro tipo de trabajo en los que sea más práctico golpear con el brazo extendido.

Grapadora eléctrica

Podemos encontrar grapadoras eléctricas con cable o con batería. Son más potentes que las manuales, por tanto pueden atravesar materiales más duros sin cansar la mano. Muy prácticas para trabajos repetitivos, como por ejemplo el ensamblado de cajas, montaje de muebles etc. ¡Aconsejables para las personas que tienen la muñeca frágil! 

Como en cualquier otra herramienta electroportátil, las de cable te proporcionan mayor potencia y las de batería independencia, además de poder utilizarlas en lugares sin electricidad y menos accesibles.

Grapadora clavadora neumática

Las grapadoras y clavadoras neumáticas se utilizan, entre otros, para trabajos de carpintería en interiores (colocación de tarima, parquet etc.), en el exterior (instalación de vallas, empalizadas, estructuras etc.) u otros trabajos de envergadura.Por supuesto, las grapadoras y clavadoras neumáticas funcionan con un compresor, cuyo mayor inconveniente es la limitación del tubo. Las grapadoras neumáticas requieren una presión de 5 a 7 bares, que se puede conseguir con un compresor de 50l. Estas máquinas suelen incorporar selector de velocidades, varios modos de disparo, como secuencial o continuo (en forma de ráfaga), u otros que veremos a continuación.No olvides que hay máquinas que realizan ambas funciones: grapar y clavar, por lo que puede resultarte más interesante comprar una de éstas si vas a realizar trabajos múltiples.

Ver el catálogo de ManoMano
Compresor

Al comparar las grapadoras, hay que fijarse en los materiales y tamaño de grapas que aceptan. Pero, lógicamente, hay que fijarse en las prestaciones que cada máquina ofrece:

  • Colocación de dos grapas al mismo tiempo, muy práctico para evitar que los materiales demasiado finos se desgarren;
  • capacidad de carga, cuantas menos veces haya que rellenarla de grapas o clavos, ¡mejor!;
  • empuñadura ergonómica, muy útil para no hacerte daño en los dedos o en la muñeca, sobre todo con las máquinas más potentes;
  • ajuste de la potencia de golpe, opción que se encuentra sobre todo en las grapadoras eléctricas y neumáticas. Si la grapadora fuese demasiado potente para el material que hay que grapar/clavar, lo atravesaríamos de parte a parte y podemos romperlo;
  • visor del cargador de grapas, para saber siempre las que quedan y no dejar el trabajo a medio terminar;
  • grapado por el gatillo o por la "nariz" de la herramienta, para las grapadoras neumáticas y eléctricas que expulsan las grapas o los clavos : basta con mantener la presión sobre el gatillo y presionar la grapadora sobre la superficie a grapar;
  • testigo de carga LED para las grapadoras de batería;
  • presión requerida para los modelos neumáticos;
  • peso de la herramienta, una característica básica. 
Ver el catálogo de ManoMano
Batería

Las medidas de las grapas y clavos varían según el modelo de grapadora. Por tanto, es importante considerar lo que hay que grapar hoy, ¡pero también en el futuro! También hay que tener en cuenta su material: el acero inoxidable es resistente a la humedad, no así, el acero galvanizado. Muy importante si vas a utilizarlas en el exterior. ¡Comparemos los tipos de grapas!

Grapas de alambre fino

Las grapas finas son muy discretas. Por eso se utilizan mucho para grapar tejidos, carteles, etiquetas o pequeños trabajos de bricolaje. Oscilan entre 4 y 12 mm.

Grapas de alambre planas

Las grapas planas tienen la ventaja de que no se deforman al impacto porque son más resistentes. Al ser un poco más anchas son más sólidas y capaces de traspasar materiales como la lona, sin desgarrarlos. Ideales para grapar films plásticos, materiales aislantes, lonas, etc.

Grapas para cable

Las grapas de cable tienen forma curvada para fijar bien los cables eléctricos sin romperlos. Perfectas para clavar en placas de yeso, madera y otros materiales blandos, los habituales en las paredes. Pero ¡ojo! sirven para lo que sirven. Si las utilizas para otro fin tendrás un mal resultado porque no sujetarán bien lo que claves.

Grapas especiales para mallas

Al igual que las grapas especiales para el cable, estas grapas solo sirven para sujetar mallas y lonas de ocultación ya que son curvadas con dos arcos en forma de 3. Suelen ser galvanizadas o acabadas (plastificado) en el color de la malla y, por tanto, tratadas para resistir la intemperie. Ten en cuenta que debes utilizar una grapadora especial para mallas y cercados para colocarlas.

Grapas estrechas 

También llamadas de "doble punta" Son especiales para grapadoras neumáticas o eléctricas ya que precisan una fuerza considerable. Las grapas estrechas tienen las puntas más largas (pueden llegar hasta los 35 o 40mm.), por lo que penetran en profundidad en las piezas y son muy resistentes. Ideales para la colocación de paneles de madera, tabiques y otros trabajos de carpintería.

Puntas y clavos

El tamaño de las puntas y clavos varía de 15 a 50 mm. de altura. Para elegir el tamaño correcto solo hay que verificar las medidas que admite el contenedor de la grapadora, (el lugar en el que se recarga). ¡Con esta herramienta clavar molduras y tableros de madera será un juego de niños! Los hay con cabeza vista u oculta, para trabajos en madera mejor acabados. 

Últimos consejos para elegir grapas y clavos

No se deben comprar las grapas sin consultar las indicaciones recomendadas por el fabricante de la grapadora, ya que  podrían no ser las adecuadas para ese modelo. Como en cualquier pequeña grapadora doméstica, las grapas no son universales.Para fijar clavos de más de 50 mm de profundidad, ¡elige una clavadora!Medidas de seguridad para utilizar tu grapadora: utiliza siempre gafas de protección y ten la precaución de alejar la cara, si no quieres terminar con un piercing involuntario.

Ver el catálogo de ManoMano
Grapadora especial para mallas y cercados
Ver grapadoras o clavadoras

Ficha escrita por:

Joana, Estudiante de Bellas Artes, 6 fichas consejo

Joana, Estudiante de Bellas Artes

Siempre me ha encantado hacer todo tipo de cosas que implicaran usar las manos: la pintura, las manualidades, el bricolaje... crear, renovar, lo más importante es tener ganas y echarle tiempo. Hacer bricolaje me relaja, me hace desconectar de mis problemas y me hace sentir bien cuando acabo alguno de mis proyectos. A pesar de mi juventud, creo que tengo bastante experiencia haciendo bricolaje, así que me encanta poder compartir todo lo que he aprendido hasta ahora para ayudar a los demás.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea