¿Cómo elegir una carretilla motorizada?

¿Cómo elegir una carretilla motorizada?

Alicia, marquetera, León

Ficha escrita por:

Alicia, marquetera, León

8 fichas consejo

La carretilla motorizada es una herramienta imprescindible para transportar cemento, o cualquier tipo de material, en grandes cantidades y por pendientes. Tanto si utilizas una carretilla de ruedas, como si eliges una de oruga, su superficie plana te resultará muy práctica, ya que permite llevar cargas voluminosas. ¡Veamos qué son las mini dumpers!

Características importantes

  • De ruedas
  • De oruga
  • Volumen de la caja
  • Peso de carga autorizado
  • Motor térmico o eléctrico
  • Potencia
  • Nivel de pendiente
Ver carretillas motorizadas y accesorios

Tanto en el sector agrícola, como en la construcción y las obras públicas, es imposible transportar cargas pesadas, especialmente por terrenos con pendiente, utilizando una carretilla sin motor. El motor eléctrico o térmico asegura el transporte sin esfuerzo de cualquier carga de 100 a 500 kg en pendientes de hasta un 45 %.

Como ya hemos dicho, la carretilla puede ser de ruedas o de oruga, y cuenta con diferentes accesorios en función del trabajo que se vaya a realizar. Su peso en vacío varía en función del modelo, a partir de un mínimo de 50 kg.

La caja tiene un tamaño variable y, en casi todos los casos, se puede inclinar. Las carretillas motorizadas tienen diferentes velocidades y algunas pueden arrastrar remolques o llevar una bandeja.

La carretilla de ruedas es muy práctica y permite transportar cargas de hasta 100 kg por terrenos planos o en pendiente sin realizar ningún esfuerzo. El motor puede ser eléctrico o térmico: el eléctrico incluye una batería que se recarga con un cargador, y el motor térmico de cuatro tiempos precisa de cierto mantenimiento (drenaje, bujía, filtro, aceite, etc.).

Hay varios tipos de carretillas:

  • El modelo más pequeño se parece mucho a una carretilla clásica, pero está equipado con un motor eléctrico que permite transportar alrededor de 100 kg. Tiene un peso aproximado de 50 kg y funciona con una batería de 12 V. Las manivelas del acelerador y el freno permiten manejar la máquina con facilidad. Con esta carretilla se puede transportar hormigón, incluso cuando está muy líquido, en un terreno ligeramente irregular, ya que se puede mantener nivelada levantando o bajando las manivelas.

Los modelos más grandes tienen tres o cuatro ruedas y funcionan a 24V.

  • El modelo de tres ruedas (dos ruedas delanteras de dirección y otra trasera de dirección o viceversa) es muy práctico para terrenos sin demasiada pendiente. En esta máquina compacta se pueden transportar diferentes materiales, ya que cuenta con varios depósitos y bandejas desmontables (estiércol, madera, hormigón, etc.). Tiene una autonomía media de tres a cinco horas e incluye un cargador para recargar la batería. La caja tiene una capacidad de alrededor 100 l.;
  • la carretilla de cuatro ruedas es la más estable de todas. Al igual que su hermana pequeña, tiene una versión con manillar y otra con timón (en la de manillar, el usuario se sitúa detrás de la máquina, mientras que en la de timón es al contrario). Dispone de un variador de velocidad incorporado, está equipada con un basculador eléctrico para la caja y permite transportar cualquier tipo de material en terrenos relativamente inclinados. También cuenta con un potente freno que garantiza la seguridad en los descensos.

Los modelos térmicos tienen cuatro ruedas y ofrecen la misma capacidad de carga, como mínimo, en cuanto a peso y volumen. Disponen de varias velocidades (mínimo dos: una delantera y otra trasera) y el sistema de la caja suele ser manual, aunque también puede ser asistido. Su principal atractivo reside en su autonomía y su potencia. Algunos modelos tienen cuatro ruedas motrices. También sirven para terrenos con pendientes muy pronunciadas y pueden llevar un remolque (bola de remolque). Su motor de cuatro tiempos requiere mantenimiento (aceite, bujía, filtro, etc.) y, cuanto mayor sea la cilindrada, más resistente será la máquina a cargas y pendientes.

Estos modelos están especialmente diseñados para terrenos inclinados (pendientes de hasta 45 °) y el transporte frecuente de cargas pesadas (500 kg). Los modelos de oruga son proporcionalmente más potentes que los de ruedas (eléctricos, como hemos visto anteriormente), pero también hacen más ruido. Están equipados con un motor de cuatro tiempos (de 6,5 a 9 caballos de fuerza) y sus motores son auténticos mini dumpers (caja sobre chasis). El arranque es manual (por tirón) o eléctrico (presionando un botón), mientras que de la dirección y la basculación se encarga un sistema hidráulico. Para un motor medio, cuenta con un peso de 250 kg en vacío y una capacidad de caja de alrededor de 200 l. Al igual que los modelos descritos anteriormente, incluyen varios accesorios desmontables: depósitos, bandejas, paneles laterales, quitanieves, caja para autocargador, elevador, etc. Se pueden usar para muchas cosas y de diversas formas. La conducción se facilita gracias a la palanca de cambios, que permite contar con un buen control durante el ascenso. Para que te hagas una idea, las dimensiones de la caja suelen ser, aproximadamente, 1 m de largo, 60 cm de ancho y 50 cm de alto.

A groso modo, tu elección estará determinada por el tipo de trabajo que tengas que hacer.

Si vas a transportar madera en un terreno relativamente plano, elige una carretilla eléctrica con tres ruedas. Para hacer el mismo trabajo, pero en un terreno ligeramente más inclinado, opta mejor por el modelo de cuatro ruedas, que te garantizará más estabilidad.

Para obras públicas o construcciones en montaña, elige directamente un modelo de oruga; es más robusto y, sobre todo, más adecuado para terrenos inclinados, ya que la carretilla es capaz de avanzar por terrenos muy abruptos. En resumen, fíjate en:

  • La potencia del motor
  • el número de velocidades;
  • las dimensiones de la caja;
  • si la caja es basculante o no;
  • los accesorios;
  • la pendiente admitida en vacío;
  • la pendiente admitida en carga;
  • el arranque (eléctrico o manual);
  • la anchura útil de la máquina;
  • si dispone de un enganche para remolque.

¡Y no te olvides del mantenimiento adecuado de tus carretillas!

Ver carretillas motorizadas y accesorios

Ficha escrita por:

Alicia, marquetera, León, 8 fichas consejo

Alicia, marquetera, León

Aficionada al bricolaje desde la infancia, siempre me han gustado las herramientas nuevas y los pequeños aparatos. Además de eso, tengo un gran interés por todas las novedades relativas a herramientas y materiales, y me interesan mucho las construcciones de todo tipo. Mi experiencia profesional como artesana marquetera (la palabra solo existe en masculino, pero permitidme utilizarla) me permite ejercitarme con un material corriente pero noble a la vez: me estoy refiriendo a la madera. Rodeada de carpinteros y de otros gremios, estoy continuamente en contacto con profesionales y aficionados a la construcción con madera, así como con fabricantes de diversa índole. Además de eso, soy una amante de la jardinería, y por eso me encanta cultivar mi huerto. ¡Basta decir que en verano suelo disfrutar de deliciosos platos de ratatouille! Así que, ya veis, estás son mis dos pasiones. ¡Espero poder responder a todas vuestras preguntas!

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea