Todo sobre las cubiertas vegetales

Todo sobre las cubiertas vegetales

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

La instalación de una cubierta vegetal o techo verde presenta importantes ventajas ecológicas, medioambientales y estéticas además de proporcionar un buen aislamiento al hogar. La instalación es cara y debe ser realizada por un especialista. Comparamos los diferentes tipos de cubiertas vegetales y sus características

Características importantes

  • Composición en capas
  • Tipología y tipos de cubierta vegetal
  • Instalación y mantenimiento
Ver plantas aromáticas

El techo verde, techo ecológico o la cubierta vegetal es una técnica ancestral que existe desde que el ser humano construye refugios, y se ha convertido en tendencia. Se puede aplicar a todo tipo de construcción: viviendas privadas, comercios, gimnasios, colegios y edificios de oficinas. Actualmente, recubre tanto edificios famosos como casas de particulares.

La cubierta vegetal se puede adoptar tanto en reformas (con ciertas condiciones) como en la construcción de edificios nuevos. Se ha convertido en el techo de moda, y los entes públicos la han implementado por sus numerosas ventajas, aunque es en entornos urbanos donde están más extendidas.

El techo verde más grande de Europa, de 100.000 m2, se encuentra en Boadilla del Monte (Madrid). No obstante, España se ha quedado rezagada con respecto a otros países europeos como Austria, Alemania o Suiza. En este último, la ciudad de Basilea ostenta un récord: el 30 % de los tejados planos tienen cubiertas vegetales (según datos de 2017).

Un conjunto formado por varias capas

La cubierta vegetal está formada por varias capas que se superponen de abajo arriba:

  • Una capa portante;
  • una capa de aislamiento térmico;
  • una capa impermeabilizante;
  • una capa antirraíces;
  • una capa de drenaje y un geotextil filtrante;
  • un sustrato;
  • las plantas.

Soporte portante

El soporte portante puede ser de hormigón, metal o madera.

Capa impermeabilizante

La capa impermeabilizante suele estar compuesta por una capa de un material antirraíces y otra capa impermeable para separar el techo ecológico del edificio subyacente.

Capa de drenaje y filtrado

La capa de drenaje y de filtrado es indispensable, sobre todo, si el tejado no tiene suficiente pendiente. El excedente de agua se drena y se desagua por una cañería.

Sustrato

El sustrato tiene un espesor de algo más de 30 cm. El sustrato que se emplea es más ligero que la tierra natural, que resulta demasiado pesada cuando se empapa de agua. También debe poder retener el agua. Suele estar formado por una mezcla de compost de hojas o cortezas y de piedras ligeras y absorbentes (piedras volcánicas) que miden hasta 1 cm de diámetro y pueden representar hasta un 70 % del volumen del sustrato.

Plantas Todas las plantas pueden crecer en un techo. Sin embargo, deberás optar por plantas herbáceas o arbustivas en función de los condicionantes climáticos y del espesor del sustrato. Pueden tardar varios meses o incluso años en alcanzar su pleno desarrollo y cubrir toda la superficie. De entre estas plantas seleccionaremos:

  • Plantas cubresuelos como el sedum, el tomillo, la gipsófila, el aliso marítimo... son las más utilizadas porque requieren poco mantenimiento;
  • plantas con flores, perennes o con bulbos como la cebolleta, el geranio de sangre, el clavel, la campanula, el lirio o incluso una mezcla de flores rústicas, etc.;
  • gramíneas como la festuca azul, que se planta con frecuencia en cubiertas vegetales.

La colocación de las plantas se lleva a cabo:

  • Por siembra;
  • por esquejes (sedum);
  • por cepellón;
  • mediante elementos precultivados para su uso en cubiertas vegetales. Se presentan en forma de tapiz, placas, rodillos, recipientes o compartimentos insertables.
Ver el catálogo de ManoMano
Bulbos

Lo que define las tres categorías de cubierta es el tipo de plantas que se utilizan en el techo verde:

  • Cubierta extensiva;
  • cubierta semi intensiva;
  • Cubierta intensiva.

Cubierta extensiva

Es la cubierta vegetal más frecuente, la menos cara y la que requiere menos mantenimiento.

El sustrato tiene de 5 a 15 cm de espesor y contiene una gran proporción de rocas (70 %), lo cual garantiza que sea ligero y se drene adecuadamente. Contiene plantas cubresuelos muy rústicas que soportan la falta de agua, puesto que no lleva riego incorporado.

La vegetación instalada debe poder desarrollarse en un ecosistema estable, y la intervención humana es solo ocasional.

Cubierta semi intensiva

El espesor del sustrato es de al menos 15 cm.

Aproximadamente la mitad de su contenido son agregados porosos (en volumen). Suele tener integrado un sistema de riego por goteo.

Puede incluir plantas con flores, plantas verdes, trepadoras y arbustos pequeños.

Cubierta intensiva

Este tipo de cubierta solo se puede instalar en terrazas. La altura del sustrato es superior a 30 cm, lo que permite cultivar hortalizas y árboles frutales o decorativos.

A veces el viento es el peor enemigo en las terrazas de los edificios.

Cuadro, categorías de cubiertas vegetales y sus características

Extensiva
Semi intensiva
Intensiva
Tipo de construcción
Nueva o reforma
Nueva o reforma en condiciones de cubierta
Exclusivamente nueva
Tipo de estructura portante
Hormigón, acero, madera
Hormigón, acero, madera
Hormigón
Pendiente máxima del tejado
30 %
20 %
3 %
Espesor del sustrato
5 a 15 cm
15 a 30 cm
Más de 30 cm
Peso total
60 a 100 kg/m2
150 a 300 kg/m2
Más de 500 kg/m2
Irrigación
No obligatoria
Aconsejable (según la región y el tipo de plantas)
Obligatoria
Plantas
Esencialmente, plantas  trepadoras o rampantes y cubresuelos (sedums)
Mayor variedad: plantas con flores, plantas verdes, arbustos pequeños, plantas trepadoras
Todo tipo de plantas, incluidos los arbustos grandes si el sustrato tiene suficiente profundidad
Mantenimiento
1 o 2 veces al año
Escaso (1 vez al mes)
Mucho más frecuente (en función de la densidad de las plantas), precio medio
Precio medio de la instalación por m2
45 a 100 €
Entre 100 y 200 €
Más de 200 €
Ver el catálogo de ManoMano
Decorativos
  1. Las cubiertas vegetales contribuyen al mantenimiento de la biodiversidad en el entorno urbano, especialmente de los insectos y los pájaros.
  2. Tienen un efecto positivo en la calidad del aire. Las plantas aportan oxígeno y absorben dióxido de carbono. Retienen las partículas en suspensión y el polen (que a veces son alérgenos) gracias al aumento de la humedad del aire.
  3. El aislamiento térmico es mucho mayor que el que proporciona un tejado clásico. Este efecto podría ser más evidente en verano (contra el calor) que en invierno (contra el frío). La vegetación y el espesor del sustrato protegen de las altas temperaturas, de modo que se reduce el uso de aire acondicionado. Este efecto regulador de la temperatura conlleva un ahorro de energía.
  4. Tampoco podemos olvidar el aislamiento acústico que proporcionan gracias al espesor del sustrato. La tierra vegetalizada es uno de los mejores aislantes acústicos para una vivienda. Según un estudio, un sustrato de tan solo 12 cm de espesor reduce el ruido de 15 a 20 decibelios más que un tejado clásico.
  5. El sustrato retiene agua de lluvia, lo cual previene el riesgo de inundación. Una cubierta vegetal con solo 10 cm de sustrato retiene el 70 % del agua de lluvia, mientras que el agua que cae en las tejas o la pizarra aumenta el flujo de las alcantarillas con el riesgo potencial de inundación que eso conlleva. En el entorno urbano los tejados ocupan del 20 al 30 % de la superficie.
  6. Este tipo de cubierta garantiza una mayor duración de los revestimientos de los tejados (membranas impermeabilizantes), que sufren menos cambios de temperatura extremos y están mejor protegidos contra la radiación solar (UV).

Mejora del hábitat y el bienestar

Una cubierta vegetal proporciona ciertas ventajas a su propietario, pero también tiene una utilidad pública: influye en el bienestar y la salud de la población. En efecto, la proliferación de las superficies vegetales aumenta la humedad ambiental y permite reducir los efectos de las temperaturas sofocantes del verano, especialmente las famosas «islas de calor urbanas».

Asimismo, la creación de islas de vegetación en un entorno de hormigón, cristal o acero crea una armonía que hace que la ciudad sea menos estresante, más relajante. Un entorno vegetal contribuye a la relajación, y la sensación de mayor bienestar aumenta la productividad de los empleados que trabajan en edificios (administración, oficinas, etc.).

En estos techos puede haber una huerta, flores, una terraza e incluso colmenas, como sucede en Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. Así pues, se trata de un nuevo espacio de vida. En el caso de las empresas, estas obras mejoran la imagen corporativa poniendo de relieve su compromiso social y medioambiental.

Ver el catálogo de ManoMano
Flores

La instalación de un techo ecológico cuesta de 4 a 5 veces más que la de un tejado tradicional. El precio del m2 varía en función de:

  • La localización geográfica;
  • el tipo de cubierta (extensiva, semi intensiva, intensiva);
  • la diversificación de la vegetación;
  • el grado de pendiente, etc.

A estos costes hay que añadir el del mantenimiento, que debe ser regular en las cubiertas con un cultivo intensivo. Un tejado clásico y sencillo puede ser instalado por una persona con un mínimo de competencias y habilidades. En cambio, la instalación de un techo ecológico solo puede ser realizada por un profesional especializado en este tipo de trabajos.

Ver plantas aromáticas

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea