¿Cómo tapizar un sofá?

¿Cómo tapizar un sofá?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Con el uso y el paso del tiempo, tanto el tejido como los almohadones de sillones y sofás dejan de ser tan cómodos y vistosos como antes. Es entonces cuando te preguntas si tapizar un sofá es complicado y sobre todo, si vale la pena hacerlo tú mismo. Veamos cómo tapizar un sofá paso a paso es una tarea más sencilla de lo que parece.

Características importantes

  • Materiales necesarios
  • Proceso de tapizado
  • Consejos para elegir la espuma de relleno
Ver sofás

El coste de los materiales y el tiempo necesario para tapizar un sofá depende de su estado y de qué partes sea necesario renovar. Ocultar una mancha que no sale del tejido o unas feas rozaduras es relativamente económico si utilizas una funda adaptable para sofá o sillón que le dará un aspecto renovado. Cambiar una cincha rota es relativamente fácil y no necesitas más herramientas que unas tijeras y una grapadora de mano. 

El coste es más elevado cuando es necesario renovarlo completamente: tapicería, cinchas, sustituir mecanismos elevadores, de suspensión y rellenos. Únicamente tú puedes valorar si merece la pena en función de la calidad de la estructura, del apego que puedas tenerle a su diseño o de lo mucho que te costó encontrar un sofá a medida para tu salón.

El material utilizado para la tapicería también puede encarecer o abaratar el tapizado: el tejido liso es más económico que el estampado, y la piel siempre es la opción más cara.

Necesitarás unos 13 metros de tejido para un sofá de 2 plazas, 15 para uno de 3 y unos 18 para un sofá con chaise longue. Si te decides por tapizar tu sofá con piel, debes saber que posiblemente serán necesarios más metros de piel para completar el tapizado ya que las piezas suelen ser de 5 metros.

El proceso de tapizado es más sencillo en muebles de líneas rectas y cojines sueltos.

Ver el catálogo de ManoMano
Chaise longue

Tiempo de realización

En función de las plazas, materiales y forma del sofá. 

Número de personas

Aunque gran parte del trabajo puede realizarlo una única persona, hay momentos puntuales en los que te vendrá bien algo de ayuda.

Herramientas y materiales

Seguridad

Pasos a realizar

  • Destapizar el sofá;
  • reparar maderas o mecanismos dañados;
  • renovar las cinchas;
  • colocar espuma en los brazos y asientos;
  • colocar espuma de relleno en el respaldo;
  • colocar tela de cubierta;
  • tapizar la parte exterior de brazos y respaldo;
  • cortar, coser y rellenar los almohadones

Consejos

  • Toma fotos o videos durante todo el proceso de destapizado: te será más fácil saber cómo grapar las nuevas piezas o en qué orden;
  • utiliza una extractora de grapas para sacarlas una a una. Intenta no romper ni rasgar espumas o tejidos: servirán de plantilla o patrón para cortar las nuevas;
  • enumera o utiliza etiquetas adhesivas para cada una de las piezas, tanto en las viejas como en las nuevas que vayas preparando. Te será de ayuda saber en qué orden colocarlas durante el proceso de tapizado;
  • si utilizas un tejido estampado, presta especial atención al diseño para no romper su continuidad al tapizar el sofá.

Ver el catálogo de ManoMano
Extractora de grapas

  • El proceso de desmontar el sofá o el sillón debe realizarse intentando no dañar los materiales existentes: te servirán como plantilla para cortar los nuevos;
  • utiliza una desgrapadora o una herramienta para levantar las grapas y retirarlas con unas tenazas. Toma fotos de su ubicación y separación: es un detalle que parece absurdo pero que suele ser útil al rehacer el trabajo;
  • las telas que cubren la base del sofá, el respaldo y los asientos pueden reutilizarse si están en buen estado. 

Reparar maderas o mecanismos dañados

Una vez se han retirado todos los materiales del tapizado, podremos observar el estado del armazón. Repararemos o sustituiremos cualquier madera rota o despegada, así como los cartones o maderas que recubren los reposabrazos.

Renovar las cinchas

Las cinchas son un material elástico que se utiliza en el respaldo y en la base de sillones y sofás. Están sujetas a la estructura con grapas: observa o fotografía la cantidad de grapas y su orientación antes de retirarlas.

  • Empieza colocando las cinchas que van desde delante hacia atrás del asiento, separándolas unos 10 cms entre sí. Tira bien de ellas antes de graparlas para que queden bien tensas;
  • el material de las cinchas determina si debes graparlas sobre sí mismas al final para evitar el deshilachado. Compruébalo antes de empezar a utilizarlas;
  • grapa las cinchas horizontales, estirándolas bien y pasándolas hacia arriba y hacia abajo de las que ya tienes instaladas para conseguir un entramado más resistente. 

Procede del mismo modo con las cinchas del respaldo del sofá. Antes de colocar el tejido que las recubre, toca el entramado con las manos para comprobar que están bien sujetas y que todos los asientos y el respaldo tienen una tensión parecida.

Coloca espuma en brazos y asientos

  • Utiliza el mismo tipo de espuma para recubrir brazos y asientos. Sujétala al armazón con grapas, empezando siempre desde delante y hacia atrás;
  • al colocar la espuma en el armazón (y siempre que sea necesario doblarla sobre sí misma), realiza pliegues lo más similares posible para evitar abultamientos;
  • recuerda que debes cortar siempre la espuma de un tamaño superior al que has retirado. Su medida debe permitirte graparla a los travesaños de madera, preferentemente en la parte donde quede más oculto. De este modo, al cubrir con el tejido del tapizado, el acabado de los reposabrazos o de los asientos tendrán su típica forma redondeada;
  • si el frente del brazo tiene una pieza de acabado, al desmontar el sofá aparecerá su soporte: una pieza de madera de contrachapado. Fabrica otra igual si está en mal estado, o valora si la forma de tu sofá te permite modificarla o incluso prescindir de ella: podrás darle un estilo distinto;
  • utiliza un avellanador para que al atornillarlo a la estructura, la cabeza de los tornillos no sobresalgan;
  • utiliza una plancha de espuma para cubrir esta pieza, prestando especial atención a los pliegues y a su simetría.

Colocar espuma de relleno en el respaldo

  • Utiliza un relleno de poliéster para acolchar todo el respaldo del sofá. Grápalo sobre la arpillera que has colocado anteriormente para ocultar las cinchas;
  • alinéalo correctamente sobre la estructura superior, grápalo, y tira de él hasta que quede tenso y puedas graparlo al travesaño inferior de la estructura.

Colocar tela de cubierta

Toda la espuma que hemos colocado hasta ahora debe quedar oculta debajo de la llamada tela de cubierta. Puedes reutilizar la anterior si estaba en buen estado o comprar una nueva, que puede ser lisa y de un color que combine con el tejido del tapizado.

Sujétala a la estructura con grapas, intentando que quede lo más tensa y lisa posible.

Tapizar la base, los brazos y el respaldo

  • Empieza tapizando la base del sofá: empezaremos sujetando el tejido en la parte superior para llevarlo hacia la estructura inferior;
  • coloca la primera grapa en la mitad del sofá y tensa siempre hacia cada uno de los extremos. Procede del mismo modo para sujetarlo en el travesaño inferior para evitar arrugas.

Vamos ahora a por los brazos del sofá o del sillón: extiende el tejido sobre la estructura, ténsala bien y comprueba que la espuma o material de acolchado no se ha movido de su lugar antes de empezar a grapar.

  • Empieza este proceso siempre por la parte frontal, cuidando que las aristas del tejido queden rectas y tensando hacia detrás. Grapa la parte interior del tapizado y luego la exterior;
  • el anclaje del tapizado en las aristas o con el canto de los brazos se realiza con puntadas invisibles o se sujeta con tachuelas a la estructura. Si vas a utilizar tachuelas, presta especial atención a su alineación y distancia en las zonas que van a quedar a la vista;
  • el final de todo colocaremos el frontal del brazo, si es que tu sofá dispone de él.

Para que la parte trasera del sofá quede recta, se utiliza el método de sujeción posterior: corta una tira de cartón de la longitud necesaria y coloca el tejido del revés, debajo de él. Al grapar sobre la tira de cartón, el tejido queda sujeto y las grapas, ocultas. Ahora ya puedes tensar el tejido para sujetarlo a la parte inferior de la estructura. 

Empieza siempre por la mitad del sofá, llevando la tensión hacia cada uno de los lados: será más sencillo evitar fallos o arrugas.

Cortar, coser y rellenar los almohadones

Utiliza el tejido de los almohadones viejos como patrón para los nuevos. Si has elegido un tapizado estampado, presta especial atención a la orientación del diseño para que coincida con el del respaldo. 

En este momento, también puedes decidir si vale la pena ganar algunos centímetros para que quede más alto: en tal caso, deberás rehacer el patrón de los cojines para adaptarlo a una espuma más gruesa. Los almohadones del asiento son la parte que requiere de gran atención ya que de su firmeza depende la comodidad del sofá

Qué tipo de espuma elegir para el respaldo y los asientos del sofá

La espuma que se utiliza para rellenar tanto el respaldo como los asientos del sofá se fabrica en distintas densidades y cualidades de recuperación. También en formas especiales, como pueden ser en ángulo, en cuña, semicirculares o cilíndricas.

La espuma HR es un material de alta resiliencia o recuperación, que no se deforma y vuelve a su forma normal al finalizar la presión. También se comercializa espuma ignífuga (para locales comerciales que precisen este tipo de certificación) y espuma filtrante para sofás ubicados en exteriores, como por ejemplo en una piscina.

Espuma estándar

20 kg / m³

Baja densidad para respaldos

25 kg / m³

Media densidad para respaldos o asientos de sillas

30 kg / m³

Alta densidad para asientos de sofá

40 kg / m³

Muy alta densidad para asientos de sofá

Espuma HR

30 kg / m³

Para respaldos

35 kg / m³

Para asientos que deban soportar el peso de un adulto

45 kg / m³

Para asientos de sofá a los que se les da un uso intensivo o para adultos con mucho peso.

Si en algún momento consideras necesario pegar la espuma a la estructura del sofá, puedes utilizar cola de contacto en spray o aplicando una capa fina. Recuerda que hay que aplicarla en ambas partes a encolar y dejarla secar unos minutos. Sigue las recomendaciones que constan en el envase.

Ahora ya solo tienes que volver a sentarte y disfrutar de la comodidad de un trabajo bien hecho. 

Ver el catálogo de ManoMano
Cola de contacto en spray
Ver sofás

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea