Cómo elegir  fungicidas para las plantas de la terraza

Cómo elegir fungicidas para las plantas de la terraza

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

Los hongos son una preocupación para el jardinero, ya que pueden acabar con la mayoría de plantas de exterior. Suelen aparecer en las hojas, formando manchas y decoloraciones que pueden trasladarse a otras partes, impidiéndole realizar sus funciones con normalidad. Los fungicidas nos permitirán curarlas.  

Características importantes

  • Identificación de hongos habituales en plantas de exterior
  • Prevenir la aparición de hongos
  • Elegir el fungicida más apropiado
Elige los insecticidas y tratamientos para tus plantas

Por norma general, los hongos aparecen cuando se dan las condiciones propicias para ello, que normalmente son humedad y temperaturas cálidas. Una planta carente de nutrientes por falta de abonado siempre será más débil y estará más indefensa ante la posible aparición de hongos.

Los primeros síntomas que nos permitirán detectar la presencia de hongos son:

  • Oídio: Manchas blancas, similares a un polvillo sobre las hojas de las plantas;
  • Mildiu: Decoloraciones amarillentas o verde claro con forma irregular sobre las hojas, que en el envés pueden formar pelusa ;
  • Negrilla: Manchas negras o polvillo del mismo color en el haz de las hojas;
  • Roya: Manchas redondas más o menos duras en el envés de las hojas en tonos anaranjados o rojizos;l
  • la presencia de alguna plaga previa, como por ejemplo el pulgón o la cochinilla. Estos insectos desprenden una melaza sobre las hojas sobre la que pueden desarrollarse determinados tipos de hongos. Para eliminarla, podemos utilizar un limpiador de melazas y a continuación aplicar un fungicida preventivo.

Algunas plantas son más propensas a sufrir problemas de hongos de un tipo o de otro. Nunca está de más conocer los problemas habituales de nuestras plantas de exterior o de interior para estar prevenidos ante el menor síntoma y poder reconocerlos.

Ver el catálogo de ManoMano
Interior

Es conveniente adoptar una serie de buenos hábitos que nos permitirán prevenir en gran medida la aparición de hongos:

  • No regar las plantas por encima de las hojas, sino sobre el sustrato. Si es necesario limpiar sus hojas, lo haremos con un paño húmedo o puntualmente con ayuda de una manguera con pistola de riego;
  • si utilizamos platos debajo de las macetas, es recomendable retirar cualquier exceso de agua que pueda quedar acumulado. Además de hongos, un exceso de humedad en el sustrato puede provocar pudrición en las raíces;
  • utilizar sustratos con un buen drenaje para evitar que las raíces estén siempre húmedas. Si nuestro sustrato tiende a compactarse, podemos elegir uno con perlita o añadirla, creando así nuestra propia mezcla de cultivo;
  • en aquellas plantas que se desarrollan mejor en una elevada humedad ambiental, utilizaremos platos llenos de piedras sobre los que colocaremos las plantas. Pero las piedras deben estar siempre a suficiente altura como para aislar la parte baja de la maceta del agua que pondremos en los platos. No buscamos un riego por capilaridad, sino crear un ambiente húmedo alrededor de las plantas;
  • retirar hojas y flores secas o muertas de todas las plantas, ya que pueden enfermar más fácilmente. No es recomendable dejarlas sobre la tierra o cerca de las demás plantas para evitar la posible dispersión de esporas;
  • por el mismo motivo, eliminaremos cualquier hoja con síntomas de haber enfermado por hongos. Aunque utilicemos rápidamente un producto fungicida, esa hoja en concreto ya no se va a curar, y en cambio puede seguir propagando la enfermedad;
  • evitar podar, cortar o manipular de algún modo las hojas de las plantas cuando están mojadas. Nuestras manos o nuestros guantes de jardinería pueden convertirse en portadores de hongos y transmitir la enfermedad entre distintas plantas;
  • desinfectar las herramientas de jardinería que hemos utilizado en plantas enfermas para evitar el mismo problema. Basta con disponer de un pequeño pulverizador de mano con alcohol y aplicarlo sobre las herramientas, que secaremos a continuación;
  • abonar nuestras plantas con la regularidad necesaria utilizando abonos o fertilizantes. Una planta sana es menos propensa a padecer hongos que una débil por falta de nutrientes;
  • y por último, es importante ser consciente de que determinadas condiciones meteorológicas son más propicias para desencadenar un ataque por hongos. Por ejemplo, después de muchos días de lluvias continuadas en primavera o en otoño, o después de las tormentas de verano cuando vuelve a lucir el sol;

La mayoría de productos fungicidas pueden utilizarse como preventivos, ya que evitan que el hongo encuentre unas condiciones propicias para instalarse. 

Ver el catálogo de ManoMano
Abonos o fertilizantes

Es importante determinar qué hongo está proliferando sobre nuestras plantas ya que algunos fitosanitarios no están formulados para tratarlos todos. Por ejemplo, el azufre puede utilizarse como fungicida pero únicamente para tratar problemas de oídio. No es efectivo contra mildiu o roya aunque sí posee propiedades insecticidas contra ácaros habituales como la araña roja. 

Para prevenir y tratar un amplio espectro de hongos, la mejor opción es utilizar un fungicida polivalente. Las presentaciones más habituales son en pistola pulverizadora lista para usar, en polvo para espolvorear sobre las plantas o en líquido concentrado para diluir en agua. No debe extrañarnos ver imágenes de otras plantas (como por ejemplo las aromáticas u hortícolas), en el envase del producto. Como decíamos al principio, los hongos pueden afectar a todo tipo de plantas

La aplicación de la mayoría de productos se realiza siempre sobre las hojas y tallos de las plantas mediante un pulverizador. Estos absorben el producto y pasan a su sistema vascular para repartirse por toda la planta. Otros, en cambio, se mezclan con el agua de riego para conseguir el mismo resultado.

Si prefieres utilizar fitosanitarios ecológicos para tratar tus plantas, debes saber que suele ser necesario repetir la aplicación del mismo si las lluvias son continuadas. El agua de lluvia arrastra el producto, eliminándolo del lugar donde lo hemos aplicado, por lo que las plantas quedarían desprotegidas. 

Recuerda además que el hecho de que un producto sea ecológico no significa que no pueda ser nocivo para tu salud. El azufre en polvo, que está aceptado como ecológico, puede ser altamente irritante para ojos y mucosas si se aplica sin tomar precauciones de seguridad. 

Es importante leer con atención las instrucciones de uso y aplicación de los fitosanitarios porque la dosificación y periodicidad puede ser distinta en función de si buscamos un efecto preventivo o curativo. También sobre su posible toxicidad para poder utilizar gafas, mascarilla o guantes protectores para su aplicación.

Ver el catálogo de ManoMano
Gafas, mascarilla o guantes protectores
Elige los insecticidas y tratamientos para tus plantas

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea