¿Cómo deshollinar una chimenea?

¿Cómo deshollinar una chimenea?

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

81 fichas consejo

La combustión que se produce en una chimenea da lugar a una serie de sustancias que se acumulan en el tiro o conducto de evacuación de humos. Esto puede provocar que deje de funcionar correctamente, y además, puede ser peligroso. Te contamos cómo limpiar tu chimenea para seguir disfrutando de su calor en tu hogar.

Características importantes

  • Qué son el hollín y la creosota
  • Mantenimiento de la chimenea
  • Cómo limpiar una chimenea paso a paso
  • Cómo utilizar un leño deshollinador
  • Cómo limpiar una chimenea de pellets
Ver deshollinadores y productos de mantenimiento para chimeneas

La mayoría de combustibles sólidos como la leña o los pellets, producen una serie de compuestos químicos durante su combustión. Parte de ellos se expulsan al exterior a través del conducto o tubo de evacuación de la chimenea, pero otros quedan adheridos en su interior y en la parte visible del hogar.

El hollín es el residuo más fácil de observar, ya que se deposita en el interior de las paredes de la chimenea. Su color varía en función de cómo ha sido la combustión: negro, si ha sido deficiente, o gris-marrón si ha sido óptima. 

En cualquier caso, este polvillo se acumula tanto en el hogar como en el tiro de la chimenea, y aunque no suele inflamarse, debe retirarse con regularidad.

La creosota forma una costra más o menos gruesa en el interior del tubo de la chimenea. Este compuesto químico es más peligroso y debe retirarse por varios motivos:

  • Si se acumula en el interior del tiro, la expulsión del humo es menor y la combustión, insuficiente;
  • los humos pueden volver a la estancia donde se encuentra la chimenea, por lo que podría darse una peligrosa intoxicación respiratoria;
  • la creosota es inflamable, y podría prenderse con una chispa producida por la chimenea, provocando desagradables incidentes.

Para garantizar la seguridad en el hogar y un correcto funcionamiento de la chimenea, es recomendable realizar un deshollinado, o limpieza regular.

Ver el catálogo de ManoMano
Leña

Aparte de la limpieza regular de las cenizas, es conveniente realizar un mantenimiento anual de cualquier chimenea o estufa de leña. Con ello, eliminaremos tanto la creosota como el hollín acumulados en los conductos de evacuación, mejoraremos el tiro y evitaremos en gran medida el olor a carbonilla que podemos notar cuando no la estamos utilizando.

Lo más habitual es limpiar la chimenea al finalizar la temporada de invierno, ya que de este modo te aseguras de que estará lista para volver a utilizarla con la llegada de los primeros fríos o con la llegada de las barbacoas estivales. Pero sin duda, es una tarea que puedes realizar en cualquier momento o época del año.

En aquellos hogares donde se utiliza la chimenea con regularidad, es aconsejable realizar una limpieza química de mantenimiento a mediados o durante la temporada de uso. Evitará la acumulación de hollín y creosota, mejorará la combustión y resultará más sencillo realizar la limpieza anual (manual o mecánica) del tubo de evacuación.

Aparte de la limpieza del conducto de salida de humos, las chimeneas que disponen de puerta de cristal requieren de mantenimiento adicional: la limpieza del propio cristal y del cordón o junta refractaria que favorece la estanqueidad y reduce la pérdida de calor.

Evita utilizar papel para encender la chimenea, así como el uso de maderas verdes, conglomerados o maderas pintadas, barnizadas o tratadas: su combustión produce más resinas y alquitranes que se acumularán en el interior del tiro.

Ver el catálogo de ManoMano
Barbacoas

Eliminar el hollín y la creosota son tareas que producen polvo y suciedad. Por ello es tan importante la utilización de equipos de protección individual para realizarla con seguridad como una preparación previa para evitar ensuciar más de la cuenta.

Podemos realizar la limpieza de la chimenea utilizando dos métodos: el mecánico (con un deshollinador) o el químico (con un leño o producto deshollinador). Es recomendable realizar una limpieza mecánica una vez al año y utilizar los limpiadores químicos para el mantenimiento de la chimenea durante la temporada. 

Si hay mucha suciedad acumulada, el mejor método para eliminarla completamente es utilizando un deshollinador.

Materiales necesarios

Herramientas

Paso 1: Limpiar el interior de la chimenea

Limpia cualquier resto de ceniza y retira todos aquellos elementos o accesorios de chimenea que pueda tener en su interior (parrillas, morillos, rejillas, herramientas, etc).

Ponte las gafas, los guantes y la mascarilla y asómate al interior si es posible. Con ayuda de una linterna, observa el interior del conducto. Podrás ver su estado antes de la limpieza y detectar si hay una mayor acumulación de residuos en una zona concreta del tiro.

Paso 2: Colocar plástico y papel de periódico

Coloca papel de periódico delante de la chimenea y extiende dos tiras de plástico solapadas sobre el frente. Sujétalos a las paredes con cinta adhesiva o con cinta de carrocero, dejando una apertura entre las dos tiras que te permitan introducir el cepillo de deshollinar. Los plásticos son de gran ayuda para evitar que al caer la carbonilla se forme una gran nube de suciedad en casa.

Paso 3: Introduce el deshollinador y empieza a limpiar

El cepillo para deshollinar puede utilizarse tanto desde el exterior como desde el interior de la chimenea. Normalmente, es la altura del conducto de evacuación lo que lo decide y la posibilidad de trabajar con seguridad.

Si optamos por trabajar desde el interior, utilizaremos la apertura que hemos dejado entre los plásticos para introducir el deshollinador. De lo contrario, esta apertura no es necesaria, ya que evitará la dispersión de polvo.

Introduciremos lentamente el deshollinador: es normal detectar cierta resistencia y que empiece a caer polvo y carbonilla. 

Seguiremos introduciendo el cepillo hasta alcanzar toda la longitud del tubo, frotando todo su interior.  Evita movimientos bruscos que podrían desmontar las abrazaderas de los tubos de evacuación metálicos.

Conforme la creosota vaya desprendiéndose, notarás una menor resistencia al pasar el cepillo. En ese momento, podrás retirarlo del interior y eliminar el hollín que habrá quedado adherido sobre él.

Si has realizado la limpieza desde el exterior, aprovecha para eliminar la suciedad del sombrero o terminal de la chimenea.

Paso 4: Aspirar y limpiar la carbonilla desprendida

Retira los plásticos y utiliza un aspirador de bricolaje o uno de cenizas para retirar toda la carbonilla que se habrá desprendido en el proceso. Utiliza un cepillo para limpiar la parte interior de la chimenea así como el regulador de tiro, si dispone de él. Ábrelo y ciérralo varias veces para que caiga cualquier resto que pueda haber quedado sobre él y comprueba que cierra correctamente.

Ver el catálogo de ManoMano
Aspirador de bricolaje

Los deshollinadores o cepillos para deshollinar tienen forma de erizo, con púas metálicas o de nylon para arrancar los residuos que se acumulan en las paredes de los conductos de evacuación. 

Se comercializan con formas y mangos diferentes para adaptarse a todo tipo de chimeneas:

  • Cepillos cuadrados o rectangulares para chimeneas de ladrillo u hormigón;
  • cepillos redondos para conductos de fumistería con esta forma;
  • cepillos con bola para limpiar el conducto de humos desde fuera;
  • cepillos con mango telescópico o desmontable para alcanzar distintas longitudes

Para elegir el deshollinador más apropiado para tu chimenea, ten en cuenta su longitud, su forma o diámetro y el material de fabricación del conducto.

Ver el catálogo de ManoMano
Fumistería

Los productos químicos para limpieza de chimeneas se presentan en formato de sobres, pastillas o el más habitual: el tronco o leño deshollinador. Su uso es muy similar, aunque te recomendamos leer atentamente las instrucciones de cada fabricante.

Para utilizarlos en tu hogar, debes encender el fuego con leña y dejarlo arder durante media hora aproximadamente. Es importante que el conducto de evacuación se caliente antes de depositar sobre la leña el producto deshollinador.

Añade el producto sobre el fuego y déjalo que se consuma totalmente. Retira las cenizas y tiralas. No las utilices para nada, especialmente si sueles reciclarlas para hacer jabón, añadirlas a la tierra del jardín o a un compostador.

Realiza esta operación regularmente, en función del uso que tenga la chimenea. Consulta la periodicidad aconsejada en el envase de cada producto.

Ver el catálogo de ManoMano
Compostador

Los pellets son un combustible renovable, con bajas emisiones de CO2 y con un alto poder calorífico. Pero al igual que la leña, se trata de un combustible fósil que genera carbonilla, por lo que es necesario limpiar anualmente el tubo de evacuación de humos.

El mantenimiento regular de una estufa o chimenea de pellets, incluye la limpieza diaria del brasero para evitar que se obstruyan los orificios del quemador. El recipiente o cenicero donde se acumula la ceniza de la combustión debe vaciarse cada tres o cuatro días. Para ambas operaciones resulta muy práctico utilizar un aspirador, que evitará ensuciar la habitación en la que está instalada.

Para la limpieza del conducto de evacuación de humos, se procede tal y como hemos explicado anteriormente: usando un deshollinador o un producto químico, que en este caso, se presenta en formato de pellets. 

Es importante no mezclar los pellets limpiadores con los que usamos habitualmente. Llenaremos el depósito, dejaremos que se consuman totalmente y limpiaremos los residuos cuando la estufa esté fría.

Las llamadas biochimeneas, que utilizan bioetanol, bioalcohol o gel en la combustión, no generan hollín, ceniza ni necesitan salida de humos. En caso de mudanza pueden trasladarse como cualquier otro mueble y por ello cuentan cada vez con más adeptos que las adquieren para calentar su hogar.

Ver el catálogo de ManoMano
Biochimeneas
Ver deshollinadores y productos de mantenimiento para chimeneas

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 81 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea