Permacultura:  qué es y cuáles son sus beneficios

Permacultura: qué es y cuáles son sus beneficios

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Se extendió primero en países anglosajones, pero la permacultura ya ha llegado a todas partes y se ha convertido en un auténtico fenómeno. Basada en el respeto a la naturaleza e intercambio equitativo. Responde a una filosofía de vida y métodos que trabajan juntos para lograr un desarrollo sostenible.

Características importantes

  • Preservar el medio ambiente
  • Favorecer la biodiversidad
  • Ahorrar energía
  • Cultivar mejor para vivir mejor
Descubre la permacultura

El término permacultura fue acuñado por dos australianos a mediados de 1970. Es una contracción del inglés "permanent agriculture" (agricultura sostenible), que designaba originalmente una forma de cultivar la tierra sin causar daños a la naturaleza o al ser humano, siendo económicamente viables y sostenibles a largo plazo. En realidad, es difícil definir qué es la permacultura, según se la considere una filosofía, una forma de vida o un conjunto de métodos; porque la permacultura es un poco de todo esto. Su objetivo es crear sociedades humanas respetuosas con la naturaleza y el hombre, y se aplica, de hecho, a todos los campos de la actividad humana, incluyendo el hábitat, la energía, nuestra relación con los elementos que componen el sistema natural, y por supuesto nuestra forma de cultivar la tierra para producir alimentos, que es la base de la organización de cualquier sociedad humana sostenible. La permacultura se refiere a una ética que se basa en tres principios fundamentales: cuidar la tierra, cuidar al hombre y compartir recursos equitativamente.

Cuidar de la Tierra

Se trata de la tierra, el agua, las plantas y los animales que la habitan. Cada forma de vida es importante porque somos parte de un sistema, que es la biosfera terrestre. El hábitat y las actividades humanas deben estar en armonía con los ecosistemas. Esto implica un uso razonado de los recursos. La imprenta del hombre en el planeta debe reducirse y éste debe limitar su consumo sin buscar una población en constante crecimiento.

Cuidar del hombre

Todo ser humano debe tener acceso a los recursos necesarios para poder vivir. La permacultura tiene como objetivo satisfacer las necesidades del ser humano en un marco que le permita desarrollarse. Las relaciones humanas deben basarse en la cooperación y el intercambio y no en la competencia.

Compartir los recursos de manera equitativa

El excedente de cultivos, pero también las experiencias. Este intercambio queda perfectamente ilustrado por el movimiento increíble de comida que cada vez se generaliza más en muchos países: sembramos frente a nuestra ventana, frente a nuestra puerta, etc. y compartimos los cultivos con los vecinos o transeúntes.

1. Preservación de los recursos del planeta

Usando energía natural (sol, viento), ahorrando recursos como el agua (recuperación de aguas pluviales) y evitando en la medida de lo posible el uso de combustibles fósiles. Aprovechando al máximo los recursos y productos que la naturaleza pone a nuestra disposición: maderas secas utilizadas como leña, o soporte para el cultivo hongos, plantas medicinales que crecen espontáneamente, plantas descontaminantes para sanear el interior, un árbol estratégicamente colocado para dar sombra en una casa durante el verano, gallinas y patos limpiando el suelo de gusanos, etc. Evitando cualquier producción de residuos. Los residuos pueden ejercer otra función: una lata de plástico transparente puede convertirse en una campana para hortalizas, la hierba cortada sirve para cubrir el suelo y hacer compost, etc.

2. La permacultura requiere menos trabajo y energía

Uno de los métodos defendidos por la permacultura es, por ejemplo, no revolver o arar el suelo del huerto, que se funde con la fauna de la tierra cuya actividad es favorecida por la paja. El uso de máquinas como motocultor y la motoazada destruiría la fauna subterránea.

3. Favorecer la biodiversidad y participar en el mantenimiento de las especies animales y vegetales

A diferencia de la agricultura tradicional, la permacultura no se opone a la vida. Todo lo contrario: está inspirada en la naturaleza y trabaja con ella, aprovechando su inmensa diversidad.

4. Los productos cultivados son biológicos

Basado en la observación de los ecosistemas naturales y para preservar la biodiversidad, el permacultor no utiliza biocidas naturales como insecticidas biológicos, y menos aún pesticidas, herbicidas o abonos químicos. Parte del principio de que la naturaleza se autorregula a sí misma. Por ejemplo, puede decidir sacrificar parte de la producción para las plagas.

5. Preserva más la salud

No solo porque los productos sean ecológicos sino también porque pasamos más tiempo cuidándonos a nosotros mismos y a los demás. Y pasar tiempo con hijos, familiares o amigos es una excelente terapia contra el estrés y otras condiciones que afectan nuestra salud mental.

6. Ahorro de superficie

La producción abundante en espacios pequeños permite realizar un menor uso de la tierra y la liberación del espacio para otras actividades. Finalmente, además de todas las ventajas que este concepto aporta al cultivo de la tierra, existe otra que no es menos importante: la satisfacción personal de haber trabajado por el bien de todos habiendo causado el menor daño posible al medio ambiente.

Preservar el medio ambiente ya es responsabilidad de todos. Para proteger mejor nuestros recursos y dotar cada uno de nuestros gestos con un enfoque de desarrollo sostenible, el jardinero se ha convertido en uno de los actores de esta revolución verde. En un verdadero portavoz y ejemplo a seguir. Hoy en día, el jardinero ecológico cultiva un jardín orgánico, un jardín influido por la luna y recicla sus residuos como un verdadero concepto de responsabilidad ecológica. Estos tres enfoques de la jardinería son complementarios y todos ellos forman parte de la conciencia ambiental. Iniciarse en permacultura es sinónimo de aprovechar los recursos naturales. Seguir un calendario lunar significa optimizar la siembra y las cosechas. Un jardín ecológico significa respetar la tierra que nos da de comer.

Descubre la permacultura

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea