Cómo cultivar un jardín bio

Cómo cultivar un jardín bio

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

107 fichas consejo

Un jardín bio es un jardín cultivado sin la aportación de ningún producto químico: fertilizantes o pesticidas (insecticidas, fungicidas, herbicidas). Sin embargo, es necesario que las plantas estén correctamente nutridas y protegidas de sus enemigos. Estos consejos te ayudarán con tu bonito y perfecto jardín bio.

Características importantes

  • Seleccionar las plantas apropiadas
  • Aprovechar el entorno
  • Asociar las especies
  • Rotación de cultivos
  • Mantener la fertilidad
  • Usar insectividas y fungicidas naturales
  • Sembrar semillas bio
Ver plantas para un jardín bio

Como sucede con cualquier tipo de jardin, una planta no estará sana y en optimas condiciones si no está bien adaptada al suelo y al clima local. Selecciona, por lo tanto, las especies y variedades correspondientes. No dudes en preguntar a un experto o a tus vecinos cuáles son las hortalizas o las flores que puedan florecer espontáneamente o se puedan plantar.

Un jardín bio es un sistema complejo. Como no utilizamos ningún producto ni fertilizante químico, hay que saber contar con la inestimable acción beneficiosa de las plantas auxiliares para ayudar a nuestro jardín a mantener un estado y aspecto saludable.

Atrae los animales como aves, erizos, sapos, larvas, mariquitas... para ello, crea refugios (setos, nidos, un montón de madera, tejas o guijarros...), planta flores atractivas para los insectos y las abejas (indispensables para la polinización de muchas plantas).

Deja siempre un rincón salvaje en tu huerto. En resumen, fomenta la biodiversidad.

Ver el catálogo de ManoMano
Nidos

Los vegetales cultivados interactúan entre sí de manera favorable o desfavorable, por lo tanto, te recomendamos poner juntas las plantas que sean beneficiosas las unas con las otras. Por ejemplo, planta apio cerca de las coles, o las zanahorias con las cebollas. Sin embargo, algunas plantas no se llevan bien, como por ejemplo, las coles y las fresas.

Las plantas silvestres pueden tener también una acción favorable sobre los cultivos, como el tanaceto o barbotine, o la caléndula que alejan los insectos.

Otras plantas, por el contrario, atraen a las plagas, dañando los cultivos: la capuchina tiene un gran poder de atracción sobre los pulgones.

La rotación de cultivos es la alternancia, a lo largo de las estaciones, de diferentes especiel vegetales sobre una misma parcela (no se cultiva nunca la misma planta antes de 4 o 5 años). Este procedimiento evita la pérdida de sustratos del suelo y evita también la aparición de enfermedades o plagas.

Conserva la fertilidad mediante la aportación de compost y el acolchado.

Un aporte de compost en el otoño es suficiente para proporcionar los nutrientes indispensables para las hortalizas o las plantas ornamentales. No seas demasiado generoso, ya que el exceso de abono favorecerá la aparición de enfermedades. Se aconseja aportar alrededor de 3 a 4 Kg de compost por m² de superficie, sobre un suelo medianamente fértil.

A falta de compost elaborado por ti mismo, puedes adquirir compost fabricado a partir de desechos de poda.

El acolchado es otro método para mantener la fertilidad del suelo (aparte de otros beneficios). Evita, todo lo que puedas, dejar un suelo desnudo.

Ver el catálogo de ManoMano
Compost

Pulveriza y rocía tus plantas con preparados vegetales: purín de ortiga y cola de caballo para prevenir las enfermedades.

Si las plantas necesitan tratamientos, utiliza el jabón negro o el aceite de colza contra los pulgones, cochinillas o preparados a base de vegetales.

Utiliza auxiliares depredadores que venden en viveros o por internet (mariquitas, larvas, bacilos...).

El caldo bordelés, un preparado a base de cobre y azufre, es bien aceptado en agricultura ecológica contra diversas enfermedades.

Coloca paneles con adhesivo para capturar insectos.

Rodea los troncos de tus árboles frutales con bandas de cartón para capturar insectos.

Coloca redes anti-insectos para impedir que éstos vayan sobre las coles, puerros o zanahorias.

Localiza y elimina las partes afectadas por enfermedades o plagas.

Ver el catálogo de ManoMano
Redes anti-insectos

Las semillas bio y las plantas que nunca han conocido los productos químicos de síntesis, son más interesantes para cultivar. Al no están cubiertas de productos químicos, especialmente fungicidas, se favorece el correcto desarrollo de hongos en las pequeñas raíces fruto de la germinación. Estos hongos ayudan a la planta a absorber los nutrientes.

A menudo, son las variedades antiguas, no híbridas, las que se pueden resembrar sin problema. Y por supuesto, ¡no hay OMG en las semillas bio!

Con el fin de preservar mejor nuestros recursos y actuar de acuerdo con el equilibrio natural, la llamada jardinería bio se propone como una alternativa de desarrollo sostenible y responsable donde el respeto del medio ambiente es el objetivo número uno.

Inciarse en un jardín bio se traduce en gestos simples al alcance de cualquiera. Reciclar un residuo debe ser un comportamiento integrado e involuntario y no un acto razonado u obligado. Nada como usar el sentido común.

Desde la perspectiva de mejorar las cosechas y siembras, los más entusiastas no dudarán en organizar sus cultivos según las fases lunares. Si plantas o siembras teniendo en cuenta estas fases destacadas en un calendario lunar, las hortalizas y frutas serán másabundantesy de mejor calidad. Al menos, eso es lo que manifiestan quienes lo han probado.

Ver plantas para un jardín bio

Ficha escrita por:

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias, 107 fichas consejo

Juan Mari, jardinero apasionado, Asturias

De niño ya trabajaba en el jardín familiar. Quizás ahí nació mi interés por las plantas y la jardinería. Así que nada más lógico para mí que estudiar biología vegetal y agronomía.   Posteriormente, y accediendo a la solicitud de varios editores, escribí, a lo largo de 25 años, numeroso libros relacionados con las plantas, los champiñones (un tema que me preocupa), al principio básicamente guías identificativas, pero posteriormente me fui adentrando en la jardinería, retomando, de este modo la pasión de mi infancia.   Además de eso, he colaborado regularmente con varias revistas especializadas en jardinería y naturaleza. Como no hay jardinero sin jardín, cultivo desde hace 30 años el mío propio en un pequeño rincón de Asturias, poniendo en práctica los métodos de cultivo sobre los cuales os aconsejo.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea