Cómo organizar una mudanza

Cómo organizar una mudanza

Jenifer, Amante del bricolaje

Ficha escrita por:

Jenifer, Amante del bricolaje

20 fichas consejo

Una mudanza no tiene porqué ser un dolor de cabeza. Por ello, en ManoMano te hemos preparado esta guía sobre la mudanza perfecta. Cajas, carritos, mantas, herramientas, alquiler de camiones o ayuda para tu mudanza, permisos administrativos... te dejamos esta lista a seguir para hacer la mudanza perfecta.

Características importantes

  • Preparación de la mudanza
  • Materiales para embalaje y protección
  • Carretillas de transporte
  • Herramientas para desmontar muebles
  • Pedir ayuda o contratar una empresa de mudanzas
  • Gestiones administrativas sobre el cambio de domicilio
  • Cómo y qué empaquetar para la mudanza
  • Mudarte con animales o plantas
  • Cómo quedar bien con el casero
Ver cordeles

Cajas para la mudanza

No te vamos a engañar: una mudanza implica usar cajas. Muchas cajas.

La solución más económica consiste en recorrer los supermercados y tiendas del barrio para pedir cajas de cartón usadas. El problema aparece cuando te dicen que en ese momento no tienen ninguna, que tengan pero de un tamaño poco útil, con las tapas rotas, o simplemente, que no te apetezca meter tus preciadas posesiones en una caja de fruta sucia. Afortunadamente, existen otras soluciones, y por ello ManoMano te ofrece cajas de mudanza económicas, disponibles en distintos tamaños.

Ya puestos, hazte con una buena cantidad de cinta de embalar, varios rotuladores (que inexplicablemente se pierden durante el proceso) y papel de periódico, o papel de embalar.

Muebles delicados: mantas y plástico de burbujas

Algunas situaciones habituales durante una mudanza son que un amigo le dé un golpe a algo frágil o que un espejo se rompa en mil pedazos. Pero hay soluciones simples para evitar que se rompa una amistad o evitar siete años de mala suerte: las mantas y el plástico de burbujas

Para proteger cristales o espejos, también puedes utilizar cartonajes con ángulos de protección. Pero sobre todo, no olvides mantenerlos en posición vertical hasta que vuelvas a colocarlos en tu nuevo hogar y escribir sobre él que se trata de un bulto frágil.

Utiliza fundas protectoras para cubrir tus sofás, sillones y colchones. Es lo que funciona mejor.

Muebles pesados: correas, bases de transporte y carretillas para muebles

¿Tienes la sensación de que tu pesada lavadora se burla de ti diciéndote «ven, ven aquí a moverme si eres capaz»? La pobre, si supiera lo sencillo que puede ser... Equípate con algunas de estas herramientas:

  • Correas de elevación (o de transporte): se sujetan a las muñecas o a los hombros, permitiendo que entre dos personas se pueda mover un mueble pesado con poco esfuerzo;
  • carretillas para muebles: muy útiles para no dañar el parqué y perder la fianza o depósito del alquiler;
  • los carritos con ruedas: son LOS protagonistas de cualquier mudanza. Te ayudarán a transportar sin esfuerzo los muebles y electrodomésticos más grandes (lavadora, frigorífico) desde el interior a la calle y de allí, hasta el camión de la mudanza. Es una muy buena inversión que te ayudará en la mudanza. 

Kit de herramientas básicas para desmontar muebles

Aunque es un paso que siempre intentamos evitar, en ocasiones es imprescindible desmontar algunos muebles. Para ello te recomendamos utilizar un kit de herramientas imprescindibles: sigue nuestra guía aquí

Los destornilladores planos y de estrella serán tus mejores aliados para facilitar esta tarea. Pregúntate si podría serte de utilidad un destornillador eléctrico: todo lo que desmontes, lo tendrás que volver a montar.

Alquiler de un camión de mudanza

Por supuesto, un camión o una furgoneta de gran tamaño son imprescindibles en una mudanza. Si tienes que alquilar uno, asegúrate de que puedes devolverlo a la empresa de renting en tu ciudad de destino. Te evitarás tener que realizar un viaje de vuelta innecesario, reducirás la huella de carbono y ahorrarás dinero en gasolina.

La ayuda que nunca viene mal

Lo más habitual es elegir entre una de estas dos opciones:

  • La más cómoda, contratando los servicios de una empresa de mudanzas profesional. Te recomendamos pedir varios presupuestos para elegir el más ajustado;
  • Pedir ayuda a los amigos a cambio de una comida, una cena o de tu ayuda en su futura mudanza. Intenta que por lo menos haya dos personas fuertes para mover los muebles más pesados, un cerebro que coordine la operación, y otras más delgadas y ágiles para llevar cajas y deslizarse entre ellas. Y recuerda la regla no escrita: “si ayudas a un amigo en una mudanza, tendrás que ayudarle en la suya”.
Ver el catálogo de ManoMano
Destornillador eléctrico

¿Te dan pánico las gestiones administrativas? Pues mal asunto, porque una mudanza implica un montón de gestiones y papeleo. 

Te hemos preparado una lista de verificación para que la imprimas, la pegues en tu nevera y te evite tener una crisis de pánico:

Antes de la mudanza 

  • Debes notificar a tu arrendador tu deseo de finalizar el contrato de alquiler con un mínimo de tres meses de antelación. Revisa el plazo en tu contrato, porque suele estar claramente especificado en el mismo. Además de avisar con antelación a tu arrendador verbalmente, te recomendamos enviarle un burofax. Este tipo de documento certificado con acuse de recibo puede evitarte problemas en el futuro;
  • planifica con tiempo el cambio de escuela de tus hijos, y realiza las gestiones necesarias lo antes posible. Sería una pena que se quedaran sin plaza por no haber sido suficientemente previsor;
  • rescinde, transfiere o modifica tus contratos de agua, gas y electricidad por lo menos quince días antes de la mudanza;
  • rescinde, transfiere o modifica tu contrato de Internet. ¿Podría haber algo más molesto que llegar a tu nuevo hogar y no tener acceso a la red? Es mucho mejor realizar esta gestión con tiempo. Es caso de baja de la línea, avisa al operador quince días antes de la mudanza. Aunque para ahorrarte posibles gastos por cancelación, puedes pedir que transfieran la línea a tu nuevo domicilio. Para darte de alta con un contrato nuevo, contacta con el operador en cuanto sepas tu nueva dirección;
  • contrata el reenvío postal de Correos durante algunos meses para que no se pierda tu correspondencia.

Comunica tu nueva dirección a:

  •    Tu banco, añadiendo tu DNI y algún documento para justificar el cambio de domicilio (nuevo contrato de alquiler o de compra);
  •    tu aseguradora, solicitando un nuevo contrato de seguro del hogar;
  •    tu empleador;
  •    tus suscripciones.

Infórmate sobre los días libres que te corresponden por mudanza, ayudas, etc.

Las empresas y empleadores suelen ser bastante comprensibles en estas circunstancias, y puede concederte algún día libre para la mudanza. Infórmate consultando tu convenio colectivo o de empresa. 

Transferencia, movilidad profesional, teletrabajo... cada vez es más fácil trabajar desde casa. Algunas empresas valoran este tipo de cambios con subsidios o bonificaciones. Comprueba si puedes beneficiarte de ellos consultando las cláusulas de movilidad o los acuerdos establecidos por la empresa.

Después de la mudanza

Comunica tu nueva dirección a los organismos públicos y privados siguientes:

  • Agencia tributaria, con quince días de antelación como mínimo antes de tu próxima declaración de impuestos;
  • Seguridad Social;
  • SEPE, si procede, quince días antes del cambio de domicilio;
  • tu nuevo Ayuntamiento, para empadronarte lo antes posible. Para poder votar en tu nueva localidad, la ley establece que debes empadronarte antes del 31 de diciembre del año anterior a un proceso electoral. De lo contrario, tendrás que votar en el colegio electoral de tu antiguo domicilio.
  • tu mutua de seguros y centro de salud.

Está bien saber que: puedes comunicar el cambio de domicilio a todos los servicios públicos a través de la Sede electrónica - Punto de Acceso General. Necesitarás un certificado digital o un DNIe (DNI electrónico) que te evitará muchos desplazamientos. Quizá tendríamos que haber empezado por aquí...

No confíes al 100% en el servicio de reenvío postal de Correos o en que tu casero te guarde la correspondencia: notifica tu nueva dirección a cualquier entidad o empresa que deba conocerla. Cuanto más tardes en hacerlo, más fácil será olvidarte de ello.

Empieza por las cajas de cartón

No demores el momento de empezar a empaquetar. Es peor hacerlo con prisas en el último momento. 

  • Empieza por aquellos objetos y ropa que utilizas menos (libros, ropa de otra temporada, etc.). Aprovecha para poner en orden tus pertenencias, y vende aquello que no vayas a utilizar en Vinted o Wallapop, o dónalas a centros de caridad;
  • utiliza cajas pequeñas para los objetos más pesados, repartiendo bien el peso. El día de la mudanza no te gustará mover cajas que pesan como el plomo. Sería una pena lesionarse el día D, a no ser que lo hagas por motivos de estrategia... Cuanto más grandes sean las cajas, más fácil será llenarlas más de la cuenta;
  • protege los objetos frágiles con papel de periódico, de embalaje, mantas o plástico de burbujas. Nota: el plástico de burbujas sirve para proteger tus enseres, y no para jugar a explotarlas (eso déjalo sólo para el final);
  • en cuanto a los aparatos electrónicos, lo mejor es guardar los dispositivos y sus cables o cargadores en la misma caja. Guarda las instrucciones junto a ellos para poder volver a conectarlos fácilmente cuando te instales. (Sí, reconozcamos que no a todos nos resulta sencilla esta tarea);
  • para optimizar la organización, anota en cada caja su contenido así como el nombre de la habitación donde tiene que ir. Si es necesario, escribe la palabra “frágil” en los laterales de la caja y nunca encima. Cuando las apiles, esa información puede desaparecer de tu vista;
  • empieza a desempaquetar dando prioridad a aquellos enseres que utilizas a diario;
  • al finalizar la mudanza, puedes darle las cajas a alguien que vaya a necesitarlas en breve. De no ser así, deposítalas en el contenedor azul para que puedan ser recicladas.

Ordenar documentos

La mudanza te permitirá deshacerte de todos esos documentos que llevan años acumulando polvo.

Conserva para siempre

  • Documentos familiares y personales: libro de familia, certificado de matrimonio, cartilla de salud y vacunación, informes médicos importantes, títulos de propiedad, nóminas y registros escolares;
  • otros documentos como garantías, facturas de bienes de valor, facturas de trabajos realizados por profesionales.

Para conservar durante un tiempo

  • 5 años: extractos bancarios, resguardos de talonarios, facturas de suministros, recibos de alquiler, honorarios notariales;
  • 4 años: justificantes de pago de impuestos, facturas, y cualquier documento que tenga relación con tus declaraciones al fisco, así como tus contratos de trabajo (aunque hayas cambiado de empresa);
  • 1 año: facturas de transportistas de mercancía o paquetería;
  • 6 meses: facturas de hoteles y restaurantes;

Para tirar inmediatamente: 

  • La carta de la pizzeria a domicilio;
  • anuncios de servicios de fontanería, cerrajería y clarividencia;
  • el resto de documentos no citados anteriormente.

Preparar y desmontar un mueble

Antes de preparar un mueble para su transporte, asegúrate de que sea fácil de mover:

  • Empieza vaciando su contenido. No te engañes pensando « ¡Oh, pero si en ese cajón solo hay calcetines y calzoncillos que no pesan nada!». Tienes que ahorrar energía para estar a tope el día D.;
  • retira o sujeta cualquier elemento móvil, como por ejemplo los tiradores de los muebles.

Si te ves obligado a «desmontarlos totalmente», sigue estos pasos que te indicamos a continuación:

  • Coloca el mueble plano sobre una manta para que no se dañe ni caiga sobre ti al desmontarlo (especialmente si se trata del enorme armario de madera maciza de la abuela);
  • piensa en que tendrás que volver a montarlo: toma fotos de todo el proceso, de la ubicación de tornillos y numéralos para poder encontrar cada pieza con facilidad;
  • empieza desmontando las partes móviles o frágiles (cómo los estantes del aparador);
  • guarda toda la tornillería y los herrajes de cada mueble en la misma bolsa, y escribe sobre ella a qué mueble pertenece.
Ver el catálogo de ManoMano
Tiradores de los muebles

Los animales en una mudanza

Seamos claros: nuestras mascotas son auténticas esponjas emocionales y debemos tenerles en cuenta. Aquí está una guía de buenas prácticas: 

En primer lugar, ten en cuenta que los perros y los gatos no reaccionan del mismo modo a una mudanza. Los perros se adaptan sin problemas. Tú eres el centro de su vida, y para ellos lo esencial es estar a tu lado, sin importar dónde. Los gatos, en cambio, pueden darte bastantes problemas debido a su comportamiento natural. Se pasan el día marcando su territorio y repartiendo feromonas por toda la casa, por lo que una mudanza suele ser un auténtico trastorno para los mininos.

Antes de la mudanza

Empieza a preparar cajas de manera gradual y déjale que las olfatee y dé vueltas a su alrededor. No guardes sus pertenencias y juguetes hasta el último momento: los animales tienen sus hábitos y referencias. Si es posible, no dudes en llevarlo contigo de visita al que será su futuro hogar.

El día de la mudanza 

Evita que el animal esté presente durante las tareas de traslado. Aunque te mudes a la vuelta de la esquina, lo mejor es que ese día lo dejes con algún familiar o conocido que le conozca bien. Déjale allí tranquilo con su juguete favorito.

Los perros y los gatos deben desplazarse siempre contigo, en el mismo vehículo. Si tienes un gato, llévalo en el transportín en el último viaje que realices hacia tu nuevo hogar.

Después de la mudanza

Instala todas las pertenencias de tu perro en una única habitación. Después, acompáñale a descubrir la propiedad y el barrio. Sobre todo, no rompas sus rutinas (horas de comida, caminatas, etc.)

Si tienes un gato, el procedimiento es prácticamente igual. Coloca en una misma habitación todas sus pertenencias (cojines, tazones y comederos, árbol para gatos, rascador, caja de arena, juguetes..) y déjale que vaya descubriendo el resto de la casa poco a poco. Utiliza un difusor de feromonas anti-estrés para que se calme.

Espera a que se haya instalado antes de abrir cualquier puerta que dé acceso a un nuevo espacio, como podrías ser un jardín, un balcón o a la calle.

De mudanza con otras mascotas

Si te mudas con peces, tortugas, roedores o reptiles, es mejor no transportarlos en sus acuarios, jaulas o terrarios. Pero si no te queda otro remedio, asegúrate de vaciar parte del agua o de la arena y asegúrate de que ningún elemento puede dañarles durante el transporte. 

También puedes colocar los acuarios, jaulas y terrarios en cajas de cartón para facilitar el transporte.

Las plantas en la mudanza

Antes de nada, poda todas aquellas plantas que puedan necesitarlo, y recuerda regarlas el día antes de la mudanza. Si las riegas el mismo día, el agua del drenaje podría estropear las cajas o manchar el camión. No olvides vaciar también cualquier plato que utilices en la base antes de embalarlas.

Utiliza una caja o un embalaje lo mejor adaptado posible a la forma de cada planta. Envuélvela en papel de periódico para proteger el follaje, hazle algunos agujeros para que pueda transpirar, y coloca una hoja de papel de periódico humedecida sobre el sustrato para aportarle algo de frescor. 

Si dispones de plantas grandes en el jardín, espera hasta el último momento para desenterrarlas, y meter el cepellón en una bolsa de plástico.

Es bueno saber que: puedes utilizar una manta térmica o velo de hibernación para protegerlas de corrientes de aire y variaciones atmosféricas.

Tras la mudanza, riégalas enseguida y búscales un espacio definitivo según sus necesidades.

Ver el catálogo de ManoMano
Manta térmica o velo de hibernación

La última parte de esta guía para una mudanza perfecta se refiere a dejar el piso en buen estado para evitar problemas con el casero (¡y con la fianza!)

Aunque la mudanza haya terminado y ya te hayas instalado en tu nuevo hogar, aún queda trabajo por hacer en tu antiguo alojamiento. Esta es quizá la parte más ingrata: dejar la casa en buen estado.

Nuestro consejo es poner música que te guste y ¡empezar la tarea con ritmo!

Lo primero que revisará el propietario, es el estado del cuarto de baño y de la cocina. Por tanto, te aconsejamos empezar por estas habitaciones. 

Limpia, desatasca y elimina el sarro del WC, la ducha o bañera, el lavabo, cambia los grifos si están rotos, elimina moho de la pared, deja los fogones relucientes y limpia la campana (cambiando el filtro si es necesario).

Elimina el polvo de los filtros o conductos de ventilación, limpia y engrasa puertas, ventanas y zócalos, limpia las paredes y rellena agujeros.

¿Cómo tapar agujeros de la pared?

Es muy sencillo, rellena los agujeros con masilla de relleno con ayuda de una rasqueta, déjala secar y repite el procedimiento para añadir una nueva capa. Lija a continuación utilizando papel de lija de grano fino.

Un truco rápido: utiliza pasta de dientes de color blanco en lugar de masilla (¡funciona!) Rellena el agujero con una buena cantidad de pasta de dientes, alisa con el dedo y déjalo secar. Si el agujero es muy profundo, prueba a introducir antes un trozo de papel o de cartón para rellenarlo.

Si es necesario, realiza estas pequeñas reparaciones por tu cuenta: 

Esto es todo lo que necesitas hacer. Tómalo con calma y ¡coge fuerzas!

Ver el catálogo de ManoMano
Interruptores
Ver cordeles

Ficha escrita por:

Jenifer, Amante del bricolaje, 20 fichas consejo

Jenifer, Amante del bricolaje

La verdad es que nunca he estudiado nada relacionado con el bricolaje, todo lo que sé lo he ido aprendiendo en mi tiempo libre. Me encanta poder renovar mi casa con mis propias manos: poner un suelo nuevo, renovar el cuarto de baño, modernizar mi cocina...¡me estoy convirtiendo en toda una profesional!Todos mis amigos y familiares quieren contar conmigo si tienen que hacer alguna actividad de bricolaje en casa, así que también estoy dispuesta a ayudarte en lo que te haga falta. ¡Espero poder resolver tus dudas!

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea