¿Cómo ocuparse de un hámster?

¿Cómo ocuparse de un hámster?

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

95 fichas consejo

Con su pequeño tamaño y su vivacidad, el hámster es una mascota apreciada por grandes y pequeños. Pero esta entrañable bola de pelo es un roedor sensible que requiere unas condiciones de vida adaptadas, entre hábitat, equipamiento, lecho y alimentación. Descubre cómo cuidar de tu hámster de la mejor manera posible.

Características importantes

  • Tipo de jaula
  • Equipo
  • Ropa de cama
  • Alimentación
Ver roedores

  1. La jaula de tu hámster, ya sea de barrotes, madera, plexiglás o un terrario, debe ser lo más grande posible, pero también debe estar bien ventilada y ser fácil de desmontar
  2. En cuanto al equipamiento, son imprescindibles un comedero y un bebedero, así como una rueda en la que tu roedor pueda corretear. También puedes añadir una casa, túneles, un baño de arena o accesorios para roer. 
  3. Entre el cáñamo, el lino, el maíz o el algodón, por ejemplo, el lecho se elegirá en función de los hábitos de tu hámster, así como de tu presupuesto. 
  4. Recuerda que su alimentación estará compuesta por pellets listos para usar, pero también por heno y diversas verduras y frutas.
Ver el catálogo de ManoMano
Hámster

Sí, existen cientos de razas de hámster, pero solo cinco están más particularmente adaptadas a la vida de mascota.

El hámster dorado o sirio

Con su bonito color naranja y sus 13-15 cm, es el mayor de los representantes de su especie. También es el más extendido de los hámsteres domésticos por su carácter dócil. Acostumbrado a su contacto desde muy pronto, se dejará coger y mimar fácilmente tanto por los niños como por los adultos. 

El hámster ruso

Mucho más pequeño, de unos sus diez centímetros, su pelaje es de un tono gris con rayas en el lomo. Es independiente pero dócil. Por otro lado, es muy dinámico y por ello necesitará una jaula lo suficientemente espaciosa para que pueda evolucionar y correr con tranquilidad. 

El hámster chino

De cuerpo alargado y pelaje gris-marrón, este hámster tiene un aspecto similar al del ratón. Como es tímido y un poco salvaje, habrá que tener un poco más de paciencia para acostumbrarlo a ti y hacerlo sociable. No es especialmente mordaz pero puede ser muy agresivo con sus congéneres. 

Hámster de Roborovski

De pelaje marrón-blanco y unos 5 centímetros, es el más pequeño de los hámsteres enanos. Muy vivaz y activo, a este hámster no le gusta generalmente que lo manipulen y, por tanto, no es adecuado para los niños. Los barrotes de su jaula deben estar lo suficientemente apretados para que no pueda colarse, a menos que elijas un modelo con paredes de plástico. 

El hámster siberiano

Si bien se parece al hámster ruso, es un poco más grande, pero también más raro. Su pelaje marrón dorado y su vientre blanco pueden volverse completamente blancos en invierno. Tímido, pero vivaz y juguetón, el hámster siberiano es fácil de domesticar.

Si el carácter del hámster varía de una raza a otra, y por supuesto de un individuo a otro, presenta sin embargo algunas características comunes a todos:

  • El hámster es un animal amistoso y sociable, pero no le gusta necesariamente que le toquen. Si tienes niños, opta por un hámster dorado, que será más fácil de domesticar y abrazar. Empieza a domarlo a una edad temprana;
  • los hámsteres no son muy agresivos, a menos que no estén acostumbrados a tu olor y tu voz, y les sorprendas, por ejemplo, cuando están durmiendo.  Nunca lo cojas ni lo manipules a la fuerza. Ten paciencia. Un hámster que muerde es un hámster que tiene miedo o dolor. En este último caso, es necesaria una visita al veterinario;
  • la mayoría de los hámsteres son solitarios y no les gusta convivir con otros. Sin embargo a los siberianos y roborovski les gusta vivir en pareja, pero se corre el riesgo de tener muchas camadas. Si deseas adoptar dos hámsteres del mismo sexo, opta por dos hembras en lugar de dos machos ya que probablemente se pelearán;
  • los hámsteres son animales vivaces que necesitan hacer ejercicio. Por lo tanto, hay que sacarlo regularmente de su jaula. Al hámster dorado se le puede dejar regularmente en libertad en la casa,  aunque se corre el riesgo sin embargo de que mordisquee algunos cables eléctricos, lo que es más difícil para las otras razas, más pequeñas y más rápidas. La solución puede ser un corralito donde pueda disfrutar con seguridad de su libertad, pero también una pequeña bola de actividad en la que colocarás al animal, teniendo cuidado con los peldaños y escaleras en los que podría caer. Es más que recomendable añadir una rueda dentro de la jaula en la que pueda desahogarse a su antojo;
  • el hámster no siempre es paciente. En cuanto empiece a enfadarse y/o a morder, devuélvelo a su jaula, a su entorno tranquilo.
Ver el catálogo de ManoMano
Jaula

El hámster es un animal bastante robusto, siempre que se cuide su salud preservándolo de las corrientes de aire, manteniendo regularmente su jaula y eligiendo con cuidado su alimentación:

  • El hámster puede estresarse muy rápidamente, por lo que es importante respetar su calma y su modo de vida, de lo contrario lo veremos decaer;
  • para evitar enfermedades respiratorias y oculares, el hámster debe estar protegido de las corrientes de aire y las variaciones de temperatura;
  • parásitos: las pulgas, las garrapatas y los ácaros pueden hacer que se rasque hasta el punto de lesionarse y agotarse, de ahí la importancia de un buen mantenimiento de su jaula. Si éste ya está infestado, es necesario realizar una desinfección completa del entorno y utilizar un acaricida bajo prescripción veterinaria;
  • una dieta inadecuada puede provocar diarrea o incluso una intoxicación alimentaria. El hámster también es propenso a la obesidad, por lo que debe poder pasar el tiempo libre dentro y fuera de su jaula. También hay que tener cuidado con la comida demasiado pegajosa, que puede quedarse atascada en su papada y que el animal ya no podrá vaciar con lo que será necesaria la intervención del veterinario;
  • si tu hámster se aburre y pasa demasiado tiempo lamiéndose, el pelo que traga en grandes cantidades puede formar bolas que se acumulan en su estómago, provocando falta de apetito y pérdida de peso. También en este caso es necesario consultar al veterinario;
  • los incisivos de tu hámster crecen a lo largo de toda su vida. Por lo tanto, es necesario desgastarlos regularmente royendo pequeños palos de madera, por ejemplo, porque si se alargan demasiado el animal no podrá comer correctamente;
  • los hámsteres también son propensos a los tumores, al igual que los ratones y las ratas. Si observas una masa bajo la piel, puede que requiera de una cirugía.

Animal especialmente activo, el hámster necesita una jaula suficientemente grande. Como mínimo proporciónale una casa de 50 cm de largo, por 30 a 40 cm de ancho y 30 cm de alto. al final, cuanto más grande sea el hábitat de tu animal, mejor será.

La jaula de tu hámster también debe estar bien ventilada para evitar los malos olores y la acumulación de amoníaco presente en su orina. También debe ser lo más fácil posible de desmontar, para facilitar su limpieza. 

Procura también situarla lejos de las corrientes de aire y de la luz solar directa, en un lugar tranquilo, ya que tu hámster duerme durante el día y no durante la noche. A continuación, te mostramos las distintas opciones de jaulas entre las que elegir:

La jaula de barras de metal

Si la jaula con barrotes es la más clásica de las jaulas para hámsteres es porque ofrece la ventaja de estar perfectamente ventilada, a la vez que facilita la limpieza así como el contacto con tu compañero roedor.

Especialmente económica (a partir de 20 €), la jaula con barrotes permite colgar fácilmente los accesorios, pero también que tu hámster trepe. 

Eso sí, procura que no sea demasiado alta para evitar el riesgo de caídas, a no ser que crees un suelo intermedio, y reduzcas la separación de los barrotes para que el hámster no pueda escapar. Otra desventaja es que la basura es expulsada fuera de la jaula.

La jaula de madera

Apreciada por su estética, la jaula de madera combina este material con el plexiglás, la malla metálica o los barrotes para permitirte ver a tu hámster. 

De precio asequible (a partir de 50 €), la jaula de madera es en cambio más difícil de limpiar, sobre todo porque la madera es un material que tiende a absorber la orina.

La jaula de plexiglás

La jaula de plexiglás no sólo te permite ver evolucionar a tu hámster, sino que también evita las proyecciones de arena, los riesgos de fuga y limita la transmisión de ruidos. Cuesta a partir de 40 €.

Por otro lado, la jaula de plexiglás no ofrece una buena ventilación y puede perder su transparencia con el tiempo. También es más difícil de limpiar y no permite colgar accesorios. 

El terrario

Esta jaula para reptiles está acristalada por cada lado, disponiendo solo de barrotes en su tapa. Muy estético, el terrario permite contemplar a tu hámster y evita, como los modelos de plexiglás, las proyecciones de lecho y los riesgos de fuga, limitando también la transmisión de ruidos.Las desventajas del terrario son su precio relativamente elevado (a partir de 80 euros), su escasa ventilación, su difícil limpieza y la ausencia de barras que no permiten colgar accesorios.

Ver el catálogo de ManoMano
Jaula

Algunos equipos son imprescindibles para tu hámster, otros son recomendables para su bienestar.

Un comedero, un estante y un bebedero

El comedero o cuenco debe ser de un material lo suficientemente pesado para que tu hámster no lo derrame constantemente, pero también sólido y fácil de limpiar, como un recipiente de cerámica.  Un comedero de heno te permitirá proporcionar a tu hámster heno sin que se ensucie con la arena.

Tu hámster también necesita hidratarse regularmente. Sí, el comedero en el suelo le permite beber con más facilidad, pero una botella, de plástico o de vidrio (más resistente) sujeta a los barrotes de la jaula le ofrece la ventaja de no derramarse ni ensuciarse con la arena.  

Una rueda

Esencial para el bienestar de tu mascota, la rueda le permite hacer ejercicio regularmente. Ya sea de madera, plástico o metal, es mejor elegir una rueda sólida, ya que es probable que tu hámster se enganche las patas en cualquier barra.

Algunos modelos de ruedas para hámster también son más silenciosos que otros, lo cual es una buena opción cuando tu mascota está frenética en medio de la noche. 

Una casa y unos túneles

Si no es tan esencial como el resto del equipamiento de la jaula, la casa o casita ofrecerá a tu hámster un refugio donde guarecerse durante el día. Existe en diferentes materiales: plástico, madera, cerámica... Un techo desmontable te permitirá limpiarlo más fácilmente. 

Se pueden añadir túneles y tubos, que deben elegirse lo suficientemente anchos según la raza del hámster: al menos 6 cm para un hámster enano u 8 cm para un hámster sirio. Los puentes y las escaleras también entretendrán a tu hámster y decorarán la jaula. 

Un baño de arena

Un recipiente lleno de tierra de baño permite al hámster eliminar el exceso de sebo y tener así un pelaje brillante. Sin embargo, hay que evitar la arena de playa en favor de esta arena muy fina a base de piedra pómez, también llamada arena de chinchilla.  

Suelo para jaula de hámster

Si la jaula de tu hámster es lo suficientemente alta, puedes instalar un suelo que dará a tu hámster un espacio extra, pero también evitará las peligrosas caídas. 

Accesorios para roer

Los troncos o las pequeñas ramas de madera ayudarán a tu roedor a desgastar sus dientes que crecen continuamente. Si optas por la madera de la naturaleza, debes saber que el hámster aprecia especialmente la avellana. Pero ponlos en el horno durante unos veinte minutos para eliminar todas las bacterias.

Ver el catálogo de ManoMano
Jaula

El lecho sanitario permite absorber los desechos de tu hámster. Por lo tanto, debe ser absorbente, pero también no tóxico para él. 

Lecho de cáñamo

La arena de cáñamo se utiliza habitualmente porque es suave y no se pega al pelo, y además tiene excelentes propiedades de absorción. Ten cuidado pues algunos hámsteres frágiles pueden ser alérgicos a ella.  

Lecho de lino

No polvoriento y cómodo, el lecho de lino es muy absorbente pero limita menos los olores. Por lo tanto, debería cambiarse con más frecuencia. 

Lecho de maíz

Poco polvoriento y volátil, el lecho de maíz es menos alergénico que el de cáñamo, pero también un poco menos cómodo para tu hámster. 

Camada de algodón

Especialmente acogedor y cálido, el lecho de algodón es ideal en invierno o para forrar el nido de tu amigo roedor. Pero su precio es más elevado que otros.

Ver el catálogo de ManoMano
Lecho

Para garantizar el confort y la salud de su hámster evitando la aparición de parásitos y el desarrollo de enfermedades, pero también para evitar los malos olores, la jaula de tu pequeño amigo  debe permanecer limpia y sana

En el día a día

El comedero debe limpiarse cuidadosamente todos los días, así como el bebedero del suelo. Si has optado por una botella de agua, asegúrate también de que esté limpia. 

Retira los excrementos de la caja de arena todos los días, así como los restos de comida. 

Cada semana

La jaula de tu hámster debe limpiarse semanalmente. Deberás hacerlo paso a paso:

  1. Empieza por trasladar a tu hámster a otro lugar seguro, como una pelota de ejercicio, un corralito o un transportín. 
  2. Retira todos los elementos y accesorios de la jaula: comedero, rueda, caseta, tubos, troncos, etc. Aprovecha para comprobar que están en perfecto estado y que no dañarán a tu mascota. Si es necesario, sustitúyelos. 
  3. Lávalos con cuidado, a ser posible con un producto específicamente diseñado para ello, ya que algunos limpiadores domésticos pueden ser tóxicos para tu hámster. Además, estos animales son muy sensibles a los olores. 
  4. Retira y tira toda la basura. 
  5. Limpia el fondo de la jaula con una esponja empapada en el mismo producto de limpieza utilizado para los elementos y accesorios. 
  6. Seca bien la jaula, las piezas y los accesorios con un paño, incluidos los barrotes. 
  7. Vuelve a colocar el lecho limpio en el fondo de la jaula, y luego vuelve a instalar todos los componentes y accesorios.   
  8. Devuelve tu mascota a su jaula.

El hámster es un animal omnívoro, que come un poco de todo. Su dieta puede ser variada.

Pellets

Esta mezcla de semillas lista para usar es práctica para alimentar a su roedor de forma equilibrada. La cantidad adecuada es de unos 25 g al día para un adulto.

Heno o alfalfa

Este tipo de alimentos fibrosos facilitan la digestión. Coloca el heno o la alfalfa preferiblemente en un estante diseñado para este fin y déjalo lo suficientemente alto para que tu hámster pueda estirarse para cogerlo. 

Frutas y verduras

Fuente de vitaminas, fibra y minerales, las frutas y verduras deben lavarse y darse en pequeñas cantidades.

Ver el catálogo de ManoMano
Dieta

Antes de adoptar un hámster, empieza por elegir la raza que corresponde a tus deseos, sabiendo que no es un animal muy adecuado para los niños pequeños. A continuación, ten en cuenta las limitaciones inherentes a su estilo de vida: 

  • Los hámsteres suelen ser animales solitarios que no se llevan bien con sus congéneres. Si quieres adoptar varios, necesitarás tantas jaulas como animales;
  • la jaula de tu hámster debe colocarse en un lugar tranquilo, ya que a los hámsteres no les gustan los ruidos ni los gritos. También debe estar protegida de las corrientes de aire. Sin embargo, evita colocarla en el dormitorio, ya que son animales nocturnos;
  • de ti depende adaptarte a su estilo de vida nocturno respetando sus horarios y no despertándolo mientras duerme, de lo contrario puede volverse agresivo y su salud puede deteriorarse. Así podrás interactuar con él por la noche y no durante el día;
  • tómate el tiempo necesario para domesticarlo antes de intentar manipularlo, por ejemplo, ofreciéndole golosinas colocadas en tu mano y hablándole con suavidad. A algunas razas no les gusta nada esto. Para atraparlo, también puedes presentarle una caja pequeña o un rollo de toallas de papel, en el que se meterá con gusto;
  • su jaula debe ser mantenida y limpiada con regularidad, el lecho sanitario debe ser cambiado, el agua y la comida deben ser renovados cada pocos días;
  • y por último debes tener en cuenta que la vida de un hámster es bastante corta y varía según la raza: entre 2 y 3 años de media.

Y ante la más mínima duda, acude a tu veterinario de confianza.

Ver roedores

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración, 95 fichas consejo

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Después de trabajar varios años en cadenas de televisión de primer orden, escogí dejar hablar a mi pluma y orientarme hacia la redacción y la edición.Soy tan apasionada de la decoración y del bricolaje, como de la historia y de la ciencia. Ecléctica tanto en mis gustos como en mis textos, escribo desde hace más de 25 años sobre esas temáticas.  En mi activo se cuentan obras didácticas, novelas y noticias, así como numerosísimos artículos de bricolaje y decoración. En ellos cuento consejos y trucos experimentados en mi vieja casa, renovada poco a poco.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea