¿Cómo elegir un balancín?

¿Cómo elegir un balancín?

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

95 fichas consejo

Ideal para relajarse en el jardín, el balancín es un asiento suspendido de una estructura en la que uno puede balancearse en posición sentada o tumbada. Elige tu balancín entre distintos diseños, materiales y número de plazas, teniendo en cuenta el espacio disponible, tus gustos personales y el presupuesto.

Características importantes

  • Los estilos
  • Los materiales
  • Accesorios
  • Mantenimiento
Ver balancines de jardín

El estilo del balancín debe coincidir con la estética de tu jardín o terraza. Aunque los modelos más habituales tienen forma rectangular, también los hay ovalados, lo que les dará un toque de originalidad. 

Si prefieres una decoración rústica, un modelo de madera se integrará perfectamente en el entorno, aunque necesitará un ligero mantenimiento de vez en cuando. 

Si te gusta un estilo más moderno los balancines de resina o metal serán los más apropiados. Y si tu presupuesto es reducido, elige un balancín de PVC, que deberás proteger necesariamente durante el invierno.

El espacio disponible es siempre un condicionante para el tamaño del balancín: el modelo individual cuenta con un único asiento suspendido pero los más grandes pueden tener hasta 3 o 4 plazas, que pueden ser independientes. Comprueba la carga máxima que puede soportar el balancín.

La comodidad del asiento la determina el grosor y el tapizado del balancín. Presta atención a la densidad del acolchado del asiento y a la calidad de los tejidos. Sin olvidar que el techo del balancín, debe agradarte por su estética, pero también protegerte del sol y de una lluvia ligera.

Ver el catálogo de ManoMano
Balancín

La estética del balancín depende en gran medida de los materiales elegidos para la estructura, pero también su longevidad y su precio.

Balancín de madera

Los balancines de madera tienen un aspecto natural y cálido. Podrás elegir entre modelos fabricados con maderas europeas (pino, roble, acacia, alerce, etc.), que además debe estar tratada para resistir la humedad, y la madera exótica (teca, itauba, eucalipto, etc.) que resisten la putrefacción de manera natural.

Todas estas maderas se clasifican en una escala del 1 al 5 según su resistencia a la humedad, insectos u hongos, siguiendo un orden de menor a mayor. 

Deberás realizar un mantenimiento regular para mantenerlas en buen estado con cera, aceite, lasur o desengrasante si se trata de una madera exótica.

Los certificados FSC (Forest Stewarship Council) y PEFC (Pan European Forest Certification) garantizan que las distintas maderas provienen de bosques de cultivo sostenible.

La base del asiento de los modelos de madera acostumbran a ser lisos, y raramente disponen de muelles o base acolchada. Esto no impide que puedas añadirle cojines para aumentar la comodidad.

Balancín de acero

Los balancines de acero tienen un aspecto más moderno. Ya sean de acero inoxidable o de acero epoxi, resisten bien los rayos UV y una posible corrosión. 

Pero es importante prestar atención a su peso y su tendencia a calentarse bajo el sol, por lo que el uso de cojines es casi imperativo.

Y si bien no necesitan ningún mantenimiento especial, cualquier arañazo, por pequeño que sea, puede levantar la capa protectora de resina epoxi y dejarlo indefenso ante el óxido. Para remediar este problema, algunos modelos se pintan por cataforesis, una técnica de pintado que aumenta considerablemente su resistencia.

Balancín de aluminio

El balancín de aluminio ofrece una estética y diseño contemporáneo. Son especialmente resistentes a las condiciones meteorológicas (lluvia, calor, hielo, etc.) y a la corrosión.

Estables pero ligeros, los balancines de aluminio son fáciles de transportar o mover y no necesitan ningún tipo de mantenimiento. Aunque como ocurre con los modelos de acero, tienden a calentarse bajo el sol.

Balancines de ratán o resina trenzada

Los modelos de balancín fabricados en resina trenzada (también llamada poliratán o ratán sintético) gozan de los beneficios de los materiales plásticos y la belleza que le otorga el trenzado. Son ligeros, a prueba de putrefacción y resistentes a la intemperie.

El mantenimiento es muy sencillo, ya que basta con utilizar algo de agua jabonosa. Comprueba que ha sido tratado para resistir los rayos UV, ya que así no perderá su hermoso color con el paso del tiempo.

Balancín de PVC

El balancín fabricado en PVC (cloruro de polivinilo), es mucho menos resistente y no puede mantenerse en el jardín con el frío del invierno. En cambio, es el más económico y es fácil de mantener.

Ver el catálogo de ManoMano
Balancín de aluminio

El techo o dosel del balancín

La tela o el tejido del techo del balancín puede ser de resina, lo que permite que pase la luz pero no los rayos UV. Pero también puede ser de poliéster o texaline (un tejido fabricado con fibras de poliéster cubiertas de PVC), que evita tanto el paso de la luz como de los rayos UV y te protege en caso de lluvia ligera

Comprueba su gramaje, es decir, el número de gramos por metro cuadrado (gr/m²) del tejido, ya que esto determina su calidad, grado de impermeabilidad y durabilidad. Cuanto mayor sea el gramaje, mayor será la calidad del tejido del dosel del balancín.

También puede ser interesante elegir un modelo con techo orientable, que podrás inclinar en función del ángulo del sol en cada momento del día.

Asiento del balancín

La base del asiento del balancín puede ser de listones de madera, acero o nylon.

Pero a excepción de los modelos de madera, el resto incluyen acabados acolchados. Esto mejora la comodidad del asiento y del respaldo. Estos cojines de exterior o fundas acolchadas deberían ser preferiblemente impermeables y desmontables para facilitar su limpieza.

Ver el catálogo de ManoMano
Cojines de exterior

Mesitas

Algunos modelos de balancín incluyen una pequeña repisa o mesita, muy prácticas para depositar desde un libro a un vaso de cristal.

Lona o cubierta protectora

Si sabes que no utilizarás tu balancín durante un tiempo, o si no es posible mantenerlo a salvo de la humedad y del hielo durante el invierno, es recomendable cubrirlo con una lona o cubierta protectora, que sea fuerte, impermeable y adaptada a su tamaño.  Por lo que se refiere a los cojines, y para preservar su belleza y cualidades, lo mejor es desmontarlos y guardarlos a cubierto.

Ver el catálogo de ManoMano
Lona o cubierta protectora
Ver balancines de jardín

Ficha escrita por:

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración, 95 fichas consejo

Silvia, periodista y escritora sobre bricolaje y decoración

Después de trabajar varios años en cadenas de televisión de primer orden, escogí dejar hablar a mi pluma y orientarme hacia la redacción y la edición.Soy tan apasionada de la decoración y del bricolaje, como de la historia y de la ciencia. Ecléctica tanto en mis gustos como en mis textos, escribo desde hace más de 25 años sobre esas temáticas.  En mi activo se cuentan obras didácticas, novelas y noticias, así como numerosísimos artículos de bricolaje y decoración. En ellos cuento consejos y trucos experimentados en mi vieja casa, renovada poco a poco.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea