Oferta (casi) navideña: 10% de descuento con el código XMAS10¡Aprovechar!
Quiénes somos
Cuidados de la Hoya

Cuidados de la Hoya

Ester, hortelana autodidacta

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta

109 fichas consejo

Flor de cera, de porcelana o planta corazón: las hoyas son trepadoras que pueden cultivarse como plantas de interior y tienen unas de las flores más aromáticas que conocemos. ¿Sabías que hay una variedad que huele a chocolate? Añádela a tu colección y disfrútala siguiendo esta guía de cuidados básicos de la Hoya.
Ver plantas verdes

Aunque existe un buen número de variedades de Hoya, sus necesidades básicas de luz, sustrato, riego y abono son muy similares. Paso a detallarlas a continuación añadiendo algunos consejos basados en mi experiencia personal que os pueden ser de utilidad.

Las hojas nuevas de las hoyas suelen ser bastante oscuras. Cambiarán de color cuando crezcan.

Luz

Las hoyas crecen muy bien en ubicaciones muy luminosas, preferentemente sin sol directo. Por ello es habitual cultivarlas como plantas de interior. En zonas cálidas, se adaptan bien al cultivo en exterior, pudiendo soportar bajas temperaturas de manera puntual. En casa (clima mediterráneo), tenemos una en el patio, en un rinconcito donde recibe toda la luz del día pero nada de sol directo. Aguanta bien las bajas temperaturas del invierno, aunque se recomienda mantenerla en una temperatura que no sea inferior a los 10ºC. Será que la de casa se ha adaptado bien a esta ubicación.

La luz es muy importante para la floración. Si no recibe la suficiente, difícilmente florecerá. Si la planta lleva un año contigo y no ha vuelto a florecer, intenta cambiarla de sitio.

El color de sus hojas te puede indicar si se encuentra a gusto en tu casa: si cambian de verde oscuro a un tono mucho más claro, puede que estén recibiendo demasiada luz. Obsérvala con atención cuando la lleves a tu hogar para detectar estos cambios en su coloración y cambiarla de lugar si es necesario.

Las hojas de la hoya agradecen una limpieza de vez en cuando para poder respirar. Si ves que se acumula polvo, límpialas con un paño suave humedecido en agua.

Sustrato y trasplante

Las hoyas crecen bien en sustratos ligeros y bien drenados, ya que no les va bien tener las raíces en una tierra que aguante mucho tiempo la humedad. Al fin y al cabo, son plantas de hojas carnosas que acumulan reservas de agua como harían los cactus y las suculentas.

Suelo preparar una mezcla de sustrato universal con perlita, o una mezcla de turba y sustrato para orquídeas para las que están en exterior. Si observas que con el tiempo el sustrato se apelmaza o se compacta en exceso, utiliza el truco del tenedor para airearlo un poco. Tan solo necesitas clavar sus puntas delicadamente sobre el sustrato, cuidando de no romper ninguna raíz. 

No es necesario trasplantarlas inmediatamente, ya que florecen mejor si las raíces están algo apretadas. Si tienes dudas, observa si salen raíces por el agujero de drenaje o extrae con cuidado el cepellón de la maceta para verlo mejor. 

Si tienes que trasplantarla, utiliza una maceta de un diámetro ligeramente superior, de tan solo un par o de tres centímetros. 

Las hoyas son plantas trepadoras que pueden cultivarse también en macetas colgantes. Si la cultivas en vertical, utiliza tutores finos para crear una estructura a la que pueda sujetarse. Lo hará ella sola, aunque siempre aparece algún tallo que crece rastrero. Acompáñalo con cuidado hacia el tutor y sujétalo con una pinza especial para jardinería o con un cordel haciendo un nudo holgado, que no estrangule el nuevo tallo. 

Riego

Las hoyas son plantas con hojas carnosas que les sirven de reserva de agua. Los riegos serán más frecuentes en primavera y verano, intentando que el sustrato casi se seque entre riegos. En otoño e invierno puedes espaciarlos más, dejando que el sustrato se seque del todo. 

Evita a toda costa que el sustrato se empape en exceso, ya que la planta podría morir. Si utilizas platos debajo de las macetas, elimina cualquier resto de agua de drenaje y si la tienes en el exterior, protégela de cualquier exceso de agua de lluvia. La primera que tuve casi se muere después de una semana de lluvias continuadas. Desde entonces, la pongo a cubierto cuando la previsión anuncia lluvias.

No todas las hoyas hacen flores blancas. También las hay de color rosado y con aroma a chocolate (como la Hoya carnosa Krimson Princess, de hoja variegada)

Abonado

Suelo utilizar un abono universal líquido a partir de finales de invierno y hasta que veo que se empiezan a formar las primeras flores. Utilizo una dosis ligeramente inferior a la recomendada, dos veces al mes. Cuando se forman las flores, utilizo uno rico en fósforo y potasio (para plantas de flor) con la misma periodicidad.

Las hoyas suelen florecer en primavera-verano aunque no es raro obtener dos floraciones en el mismo año (incluso en otoño si las condiciones son propicias). 

A finales de otoño y durante todo el invierno, dejo de abonarlas o como mucho, las abono un par de veces durante el parón invernal.

Ver el catálogo de ManoMano
Riegos

Si tienes una Hoya kerrii y quieres hacer esquejes, corta una ramita con tres o cuatro nudos y deja solo una hoja. Tardará menos en crecer que si utilizas una única hoja como la de la imagen.

Es muy probable que estés leyendo este artículo después de comprar una preciosa hoja con forma de corazón como ésta. La Hoya kerrii es una variedad muy llamativa por la forma de sus hojas, que se comporta como la trepadora que es y precisa los mismos cuidados descritos anteriormente.

Los esquejes de una sola hoja se suelen encontrar fácilmente en San Valentín, y aunque son realmente preciosos, tardan mucho en formar nuevas hojas. El que véis en la foto, lo compré hace aproximadamente un año y aunque a menudo la saco de la maceta y veo que está formando raíces, sigue sin aparecer ninguna hojita nueva. 

La estoy cuidando como si fuera un cactus o una suculenta: poco riego y abonado mensual. 

En primavera lo trasplantaré con nuevo sustrato a una maceta algo superior, volveré a abonarla y veremos si espabila y empieza a crecer. ¡Debo armarme de paciencia!

Si te ha gustado este artículo te recomendamos visitar nuestra sección de jardinería y descubrir otros tutoriales como Cuidados de la Sansevieria o Cuidados de la Pilea peperomioides.

Ver plantas verdes

Ficha escrita por:

Ester, hortelana autodidacta, 109 fichas consejo

Ester, hortelana autodidacta

Autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparto talleres de huerto urbano, colaboro en medios especializados y en 2014 publiqué mi primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Productos relacionados con esta ficha consejo

  • Millones de productos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

  • Cientos de expertos en línea