Alimentación para caballos

2 productos
Filtros
Precio (€)
Calificaciones
Marcas

Alimentación para caballos

Alimentación para caballos: Información para ayudarte a elegir

Para alimentar correctamente a tu caballo, es importante que conozcas sus necesidades, regidas por su metabolismo y las actividades diarias. El propietario también debe tener en cuenta las condiciones de vida del animal. Así, un caballo que vive en un establo no se alimenta de la misma manera que otro que vive en la naturaleza. En principio, el caballo es herbívoro. Por lo tanto, se supone que debe pasar la mayor parte de su tiempo pastando. No obstante: - Necesita una dieta equilibrada para satisfacer las necesidades de su organismo según su tamaño, edad y grado de actividad; - su ración diaria debe incluir los alimentos necesarios para mantenerse en buen estado físico y poder desempeñar su cometido; - resulta indispensable proporcionarle una cantidad de alimento suficiente para favorecer el tránsito intestinal. Además, la fibra necesaria para un buen tránsito intestinal procede principalmente de la hierba, el heno o la paja. A diferencia del ganado, los caballos no son rumiantes. Esto hace que su sistema digestivo sea más frágil. Y su organismo no les permite vomitar. Por lo tanto, es importante racionar bien los alimentos para evitar problemas estomacales. Los profesionales generalmente recomiendan preparar de 4 a 5 comidas al día con una cantidad razonable para cada una. Los caballos se distinguen por ser animales activos, robustos y con predilección por los espacios abiertos y los entornos naturales. Por lo tanto, para satisfacer sus necesidades energéticas, debe, entre otras cosas, alimentarse con lo siguiente: - Pastos (para los équidos criados en praderas) o forrajes (paja, heno, etc.); - alimentos procesados y concentrados (pellets, cereales en su forma natural, productos que contienen tortas, cereales y suplementos vitamínicos y minerales); - frutas y verduras (zanahorias, manzanas, etc.). Es imperativo adaptar la dieta del caballo a sus características y estilo de vida. Los requerimientos nutricionales de un caballo dependen, principalmente, de su raza, tamaño, edad, fisiología, temperamento y del trabajo que lleven a cabo diariamente. Por lo tanto, es necesario considerar estos diferentes criterios para determinar el tipo de ración más adecuada y el alimento que su organismo necesita Lógicamente, una yegua lactante tendrá una dieta muy distinta de la de un caballo de carreras. La comprobación del estado general del caballo también permite reajustar la dieta de este sobre la marcha. Al comprobar regularmente su estado de engorde, es posible reevaluar su ración para ayudarle a alcanzar su peso óptimo. Es imprescindible ajustar la cantidad de hierba que se le da al caballo en función de la estación y del entorno en el que se encuentra (pradera, prado, recinto, etc.). Así, el forraje debe suministrarse de forma más regular y sustancial para un equino en lecho artificial. La dieta de un caballo se adecua según su estado general de salud y su ritmo de vida. En caso de duda, conviene consultar a un profesional (veterinarios, entrenadores, criadores, etc.), quienes podrán darte consejos prácticos y garantizar el bienestar del animal.

El ecommerce líder en bricolaje, casa y jardín de Europa

  • Millones de productos

    Muchos más que en una tienda, y sin necesidad de recorrer pasillos y pasillos

  • Entrega a domicilio o en punto de recogida

    Tú eliges

  • Cientos de expertos en línea

    Como tener a muchos Macgyver pero en línea